jueves, 11 de junio de 2015

❥ Umbilicalidad

Me gustan estos momentos. Estos, en los que me quedo sola y la casa se convierte en algo parecido a un óvulo en el que fertilizan y multiplican todas las células de mi calma.

Paseo por ella, me expando, descalzo mis pies y mis paredes, dejo que las esquinas –tan marcadas- se relajen y suavicen. La casa entera escupe entonces una especie de quejido tosco, un suspiro hondo, como de bosque, como de brisa, como si expulsara de sus pulmones la contaminación acumulada de palabras y hollín. Se relaja y se desliza en un vaivén de respiración tranquila. Es entonces, preñada de mí, cuando me busco.

Normalmente encuentro pedazos de mí misma bajo la cama, sueños de medianoche que lanzo al precipicio del colchón y que se evaporan como vampiros al amanecer. Encuentro allí, bajo los subterráneos de la habitación, trozos de mi sonrisa, migajas de proyectos que se enroscaron entre pelusas de hastío para olvidarse a sí mismos y el sudor de los suspiros que alimentan, a raudales, el hambre de nuestra canción.

Me desentraño y me esparzo, me acometo a pedazos de alma contra el suelo. Luego me quedo con ellos en la mano como si fueran jeroglíficos de la antigüedad, piezas perdidas de distintos puzzles que no encajan entre sí y que ya no recuerdan siquiera qué vuelo, qué anhelo, qué luz.

Y es que hay olvidos qué, sin saberlo, nos lanzan al abismo del recuerdo.






18 comentarios:

  1. Escribí esto hace algún tiempo, pero releyéndolo me doy cuenta de que sigo "desentrañándome" exactamente igual.

    (Y además me encanta)

    Qué cosas...

    ;)

    ResponderEliminar
  2. "Me desentraño y me esparzo, me acometo a pedazos de alma contra el suelo"

    Como me gusta leerte, no puedo decir nada más, como me gusta leerte¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Xavi!!! :)

      Besitossssss

      Eliminar
  3. La próxima vez que me queda sola en casa, que la disfrute ordenada y perfumada me desentrañaré, me buscaré y me recompondré. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen ejercicio, Ester (incluso si la casa no está ordenada ;)

      Besitos, preciosa

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Son necesarios, verdad?

      Besitos, Abril

      Eliminar
  5. Hola !! No dejes escribir nunca!! Un abrazo enorme! !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Karmen, preciosa, otro abrazo gigante para ti!

      Eliminar
  6. Muy lindo aderezas la vida verdaderamente!

    El desencuentro, y recogimiento de nosotros mismos envueltos en pedazitos del alma...
    suspiros, sueños preñados . . .
    "Encuentro allí, bajo los subterráneos de la habitación, trozos de mi sonrisa, migajas de proyectos que se enroscaron entre pelusas de hastío para olvidarse a sí mismos y el sudor de los suspiros que alimentan, a raudales, el hambre de nuestra canción"
    Linda la foto de la habitaciòn, y al final esa bella flor!
    Abrazos
    con todo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos en los que paseamos por nuestras propias veredas internas son tan necesarios para reordenarse el alma que creo que es un ejercicio que todos deberíamos hacer más a menudo.

      Gracias siempre por tus cálidas palabras, Francisco José, un fuerte abrazo!

      Eliminar
  7. Quede esparcida por tu espacio. Supones una recomposición en mi mente cuando entro aquí y leo cosas como estas.
    Hasta pronto chica de las margaritas espero volver pronto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Gloria, ojalá que ese cambio en el que vas a estar inmersa sea positivo y de aquí poco volvamos a tener tus palabras.

      Muchos besitos, preciosa, y suerte en todo!!!

      Eliminar
  8. Momentos así son muy necesarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buffff, ya lo creo...

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. Tú eres maga.
    Por eso tu casa es mágica.

    Besos.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***