martes, 12 de mayo de 2015

❥ Ni del viento...

Reaprendo a paladear la pausa y de nuevo descoso palabras del dobladillo de mi falda. Soplo algún verbo mal conjugado. Estiro con fuerza del hilo y corto de base las viejas hebras para dejar caer a peso la tela de la emotividad. Creo que la he tenido retenida todo el invierno ahí, en el dobladillo, haciendo contrapeso con el hueco de la clavícula. Hay vacíos bajo el pliegue, desde luego. Espacios propios, queridos, cosidos a mano y que hay que saber mimar. Yo suelo rellenarlos de helio, abrazos, sugus, luz y música (sobretodo cuando necesito volar). Y si algo he aprendido es que no vive más quien más corre ni quien más cosas hace por segundo. Vive quien es capaz de fluir en paz con el tiempo tejiéndolo a un ritmo propio, llevándoselo al paladar, gozándolo (ummmm "gozar" qué verbo tan rotundo, no?, tan excitante...y tan esquivo a veces).Y no es fácil, no, pero que nada fácil. A mí me urgía salir a caminar sin prisa, coger flores pequeñas, cantar hacia adentro (como cuando era niña) y enraizar con tres giros mis pies sobre la tierra. Tan propensa soy a la ingravidez del viento...




Las flores silvestres (tan sencillas y cercanas) me parecen la esencia misma de la primavera. Son, junto a las margaritas, las únicas flores con las que me identifico.


¿Y tú?





11 comentarios:

  1. De las margaritas me gusta su sencillez :) A mí me encantan las rosas arcoíris o rojas, son preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Rosas arcoíris" tienen hasta el nombre bonito... :)

      Eliminar
  2. Mis preferidas son las violetas silvestres , las que huelen de maravilla.... si encuentro alguna en mis paseos me arrodillo para deleitarme con su aroma..... En realidad me gustan todas las flores , contemplarlas alimentan mi alma me alegran la Vida...

    ResponderEliminar
  3. Eres una modista muy creativa y las margaritas son el broche de ese vestido. A mi me gustan las amapolas. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La naturaleza nos brinda esas satisfacciones para todos los sentidos, besos

    ResponderEliminar
  5. Que hermosa la naturaleza, que manía que tenemos en cubrirla de asfalto.. :'(

    ResponderEliminar
  6. Me encantan todas las flores silvestres, adoro las violetas, hace muchos años que no puedo disfrutar de su aroma, mis preferidas son las margaritas, adoro ver un campo de amapolas, y desde luego me gustan todas. Hoy que intento coser, he disfrutado mucho tu forma de hilvanar las palabras. Un beso lleno de admiración y cariño.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan las flores en su medio natural, quizás con ese latido invisible de la tierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. me encantan todas las flores, pero claro las que te encuentras casualmente en el campo no se pueden comparar con las que compro en los puestos berlineses :)

    ResponderEliminar
  9. Yo soy "la chica amapola", en facebook, en otros blogs que ya desaparecieron (no por mi voluntad), la gente se acostumbró a pensar en mí cuando veían amapolas.

    Son sencillas, naturales, modestas, delicadas y efímeras... son preciosas.

    Besotes

    ResponderEliminar

  10. La belleza está en lo pequeño. Las flores silvestres son pequeñas ergo, las flores silvestres son bellas.... como las fotos cuentan.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***