martes, 14 de enero de 2014

Luz rara

El día tiene una luz rara. Es de aquellas veces en las que sales a la calle y como te olvides las gafas oscuras el resol te pega tal golpe en la retina que te obliga a caminar entornando exageradamente los ojos, como si pretendieras visualizar con más nitidez un punto en el horizonte. Quizá los días así, de luz rara, sirvan para eso, para que una se auto-obligue (por dios, que "verbo" tan apretado) a enfocar lo importante desestimando las esquinas de lo superficial. No sé, hoy he pensado en ello y en las cosas pequeñas que enfoca el corazón cuando le quitas paja inútil, cosas simples y sencillas que a mí personalmente me hacen soberbiamente feliz. Porque yo resucito con esos pequeños destellos de luz cotidiana y recordar esa certeza ha sido como una bocanada de oxigeno directa al paladar. Me he sentido tan liviana que se lo he dicho inmediatamente a M, sabes nena?, ayer hice el primer brownie de chocolate de mi vida y me quedó de lujo!


Para todos vosotros, que os lo merecéis por estar siempre ahí, bien cerquita!

miércoles, 8 de enero de 2014

Saltos, ramas, esencias..

Cuento las horas hasta mañana y siento que tengo el alma escondida entre los dedos, y estos, apretados en una caricia sin presión. He decidido resguardarme así el alma cuando los nervios me zarandeen tanto como hoy. Eso y salir a recoger pequeñas ramas con D, dejar que el invierno del bosque me cubra con su capa de bruma dulce y conseguir así que la inquietud quede confundida en un letargo. Mañana será un día de buenas noticias médicas, debe serlo, así que frenaré el reloj de las expectativas y caminaré convencida de poder saltar sobre ellas una vez más.





martes, 7 de enero de 2014

Buffff, cuesta..





...recoger las miguitas de magia y darle cuerda (forzosa) al reloj de la normalidad…