jueves, 16 de octubre de 2014

Tiempo irreversible






Una de las cosas que me está trayendo el otoño es la voluntad (de momento firme) de salir cada tarde a caminar un ratito. Conozco y reconozco mis límites físicos, pero aún así intento traspasarlos cada día una línea, un paso, un milímetro más. A veces el dolor me duele en el peor sitio y la voluntad se vuelve tan traslúcida que me cuesta un horror remontarla, pero soy cabezota, mucho, e insisto. Por suerte R, el otoño y los chuchis me acompañan y hacen más llevadera la cruzada. Los críos...bueno, los críos se apuntan día sí, día no y día tampoco. Cada vez les cuesta menos despegarse de nosotros, prima más el quedar con sus amigos o disfrutar de un ratito a solas en casa, jejeje. Es ley de vida, claro, y hay días en los que me alegra que así sea y otros en los que me apena tremendamente ser consciente de que el tiempo, como su infancia, vuela de forma irreversible. En fin, de lo irreversible aprendo a hacerme un nudo en los zapatos y seguir caminando, procurando mirar lo menos posible hacia atrás, algo a lo que soy demasiado propensa. Ahora intento disfrutar más del horizonte frente a mi nariz, del aroma de los días que me traen, enteritos, nuevas posibilidades. Seguimos aquí, seguimos en pie, retengamos la vida en los pulmones y celebremos cada día como lo que es; un regalo invaluable, un montoncito de tiempo irreversible.

En la foto de la izquierda, mis chuchis :)

Me encanta el sol de tarde...




❀ . ❀ . ❀

11 comentarios:

  1. Con que gusto me apuntaba yo a esos paseos, Irma¡

    ResponderEliminar
  2. No dejes de caminar, además de saludable, despeja la cabeza y eso es bueno. En lo de tus hijos, ni pienses, es ley de vida y no lo vas a remediar,
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Algunas leyes de vida no tienen remedio, es mejor aceptarlas. La de veces que he hecho el payaso, la de pizzas que he pagado, la de fiestas que he sufrido... todo por tenerlas en casa, pero al final pasa lo irremediable. Disfruta de los paseos.

    ResponderEliminar
  4. Como digo,los dias se suceden y aúnque no hay nada nuevo bajo el sol,cada amanecer es una nueva aventura..Disfruta de tu vida... Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Disfruta del camino, y no mires atrás nada más que para rememorar buenos momentos y recordarte viejas enseñanzas ;)

    Un abrazo,
    Patri.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, siempre se puede aprender a vivirlas propias circunstancias.
    Mi admiración por una decisión que solo puede dar beneficios
    ¡Adelante!
    Felicidades y besos
    André

    ResponderEliminar
  7. Vengo de la mano de Ester y un placer leerte y compartir sentimientos, me quedo en tu casa.

    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  8. Como me gustaría caminar a tu lado, el paisaje es precioso, y la compañía no hace falta que diga nada, lo único que no me gusta del otoño son las tardes cortas, pero me encantan los colores de los diferentes árboles. Yo también salgo a caminar, aunque sea a la pata coja. ;) Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Caminar por estos sitios te tiene que hacer enormemente feliz!
    Con estas imagenes, parece que desprende un halo especial!
    Y mientras, a disfrutar de los cuchis y de los crios mientras se dejen Porque ya se sabe...cuando van creciendo, van haciendo su vida...pero seguro que siempre están aquí :-)
    Besitos y que pases un feliz finde!

    ResponderEliminar
  10. Menudo entorno para pasear, qué maravilla.

    ResponderEliminar
  11. Yo te acompaño, si quieres!!!
    un besote!!!

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***