miércoles, 1 de octubre de 2014

Esa otra primavera


Que el otoño me recompone es un hecho. Y no sólo porque es la estación en la que mejor me encuentro físicamente (cosa que me motiva) sino porque además me regenera interiormente. El otoño es belleza, es tregua, es mi arrullo particular, mi estación. Pero esta vez siento que me recompone de distinta manera. No sé si por aquello de “si siempre haces las cosas de la misma manera obtendrás los mismos resultados” pero he empezado a mover fichas en diferentes direcciones y posturas. En especial he recolocado mi ánimo mirando al sol, al horizonte, a las posibilidades, a los cambios y, sobre todo, a la calma que ofrece el bajar los brazos y dejarse llevar. Últimamente tenía la sensación de revivir un bucle demasiado ahogadizo, repleto de responsabilidades de todo tipo (mías y de los demás), esa manía mía por intentar abarcarlo todo, por controlar las estructuras de ese mecano que hace más amable la vida. No siempre es así y compruebo que es bueno (más que bueno, incluso saludable) el derrumbe de piezas que permite nuevas formas, nuevos giros. Hay que saber delegar, abrir la mano y dejar que todo fluya sin más.

Como si fuera fácil, eh?

Yo estoy aprendiéndolo, o al menos intentando ponerlo en practica poco a poco, día a día. Por suerte el otoño -esa otra primavera de mi alma- es un buen aliado.





17 comentarios:

  1. El mero hecho de estar en movimiento,pensando intentando darle la vuelta a la situación,creando nuevos puntos de partida o de restauración,es lo que hace seguir a delante y sobre todo saber que estamos vivos,por que el inmovilismo lleva al apolillamiento tanto mental,como físico e inevitablemente a la muerte del cuerpo y del alma... Me alegra volver a leerte. Buen y fructifero otoño..:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, esos pensamientos mueven la maquinaria y crean las inercias vitales. Por cierto,como me ha gustado esta frase tuya "el inmovilismo lleva al apolillamiento tanto mental,como físico".

      Gracias siempre, Hellen, besitos!

      Eliminar
  2. ¡qué sí que a veces es bueno, romper la baraja y empezar de nuevo la partida.El toño es ideal para intentarlo, Renovarse es vivir.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Renovarse es vivir", ya lo creo..

      Besitos, Andres

      Eliminar
  3. Bonita y recomendable entrada, soy aficionada al otoño y lo persigo. Y soy partidaria de aprender, no hace mucho aprendí a decir No. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del No es una asignatura que, mal que me pese, aún suspendo, pero estoy en ello...(buuuf) Me alegra comprobar que somos unos cuantos los amantes del otoño ;), besitos a montones, Ester

      Eliminar
  4. Yo también necesito el otoño para encontrarme... Siempre me sorprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, el otoño es como un abrazo, siempre digo que llega con tres estaciones de retraso.. ;)

      Besitos, Ana

      Eliminar
  5. Dí que sí, es una etapa perfecta para cambiar y remotar todo de la mejor manera, yo también estoy en ello. Me encanta octubre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también! Octubre y Noviembre son dos meses entrañables para mí... :)

      Besitos!

      Eliminar
  6. Á mí el Otoño también me recompone, creo que es una estación de renovación, en verano se me van las ganas de escribir y siempre vuelven por esta época.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, "renovación" esa es la palabra que lo define. El otoño nos reactiva, es pura inspiración...se va el calor, aún no llega el frío y en parte, muy en el fondo, nos reiniciamos con el curso escolar.

      Otro bien fuerte para ti

      Eliminar
  7. Sencillamente Mairló..tienes ángel en tus letras... sus alas reconfortan ánimos, «esa, otra primavera», me encanta como le has dado la bienvenida a este otoño.

    Mi abrazo desde mi mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú llevas ese ángel en los ojos, tu nombre lo certifica. Gracias preciosa por ese cariño que siempre llevan tus palabras.

      Muchos besitos

      Eliminar
  8. Bajar los brazos y dejarse llevar. Es verdad, suena tan fácil y en realidad es tan complicado... Te deseo éxitos en el camino.

    +besos

    ResponderEliminar
  9. Es maravilloso eso de aflojarse por dentro y dejar que la vida resuelva.

    ¡Felices cambios!

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***