lunes, 2 de junio de 2014

Ventanas de un domingo pasado por calma




No es que el día de ayer tuviera grandes titulares, pero sí fue un domingo diferente, atípico porque tuve una mañana de silencio absoluto en casa, es decir, ni marido ni niños, cosa muy, muy rara y también, muy, muy gustosa porque me permitió disfrutar de unas horas de calma conmigo misma. Sin prisas, sin voces, sin obligaciones inmediatas, solos mi tiempo y yo. Desayuné como una auténtica reina (ya quisieras tú, Leti!), tostadas recién hechas con mermelada (nunca me pongo margarina), mis galletas preferidas y café. Releí una revista de cocina (ando muy, pero muy vaga para leer libros, esto es algo que merece otro post) y recibí al mes de junio con la mirada puesta en un sol tímido que se acercaba a mi cocina. Luego comí en casa de mi madre y pasé la tarde con ella, hablando, divagando, cafeteando, riendo como dos niñas. Es curioso, pero cuando vivía en casa de mis padres discutía con mi madre casi a diario, chocábamos como dos erizos (supongo que es casi un clásico jeje). Fue al independizarme y abandonar el nido familiar cuando realmente ella y yo nos unimos como una auténtica piña. Tengo un lujo de madre, lo digo con todo el orgullo del mundo, no sé qué hubiera hecho sin ella en muchos momentos de mi vida.

Al irme me cargó con mil cosas (como somos las madres! jejeje), entre ellas ese cactus. En realidad no es uno sino varios cactus juntos (¿alguien sabe su nombre?, me lo dijo pero no consigo acordarme) lo puse en un rincón soleado del jardín y me quedé un buen rato mirándolo. No sé, pero los cactus tienen algo que me hechiza desde siempre. En fin, sólo espero que no se me muera, se acomode a este clima de montaña y sea feliz.

❀ ❀ ❀

19 comentarios:

  1. Gracias por abrirnos las ventanas de tu vida y demostrar lo feliz que se puede ser con las pequeñas cosas. el nombre del cactus te lo busco y te lo digo, ahora mismo no recuerdo, se que es de la familia de un endemismo de aquí ,de las islas, por aquello de ser vecinos cercanos del continente africano. Tambien me gustan los cactus (otra cosa en la que coincidimos al igual que lo de la mantequilla) porque su capacidad para sobrevivir en condiciones extremas son toda una lección de vida.
    Besitos de lunes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu domingo,escribes muy bien!!!

    ResponderEliminar
  3. Esos días son el alimento de una semana completa. Gracias por mostrarnos que no solo comes margaritas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Del cactus no se nada de nada pero esos desayunos rodeado de tranquilidad valen su peso en oro, y si le pones de fondo una música suave que yo me sé mano de santo.

    Feliz semana,

    ResponderEliminar
  5. Un gustazo de domingo... de compartir la calma... (quiero una tostada ummm)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi junio es intenso, muy intenso...todos los junios son iguales... cargaditos de estrés, pero me voy a dar el gustazo del poquito tiempo que tengo libre, para mi...voy a guardar unos minutines para disfrutar con tu rinconcito. Aquí se encuentran pedazitos de vida...es otro regalo para mi canastilla emocional. Gracias Ló y se muy feliz.
    Abrazotedecisivo guapa

    ResponderEliminar
  7. Mis junios son siempre de vértigo, llenos de estrés...pero me pienso dar el lujazo de esos momentines que tengo para mi, pasarme por este rinconcito a disfrutar...aquí se respira la vida, este espacio está lleno de ella. Además tu casita virtual es otro regalo para mi canastilla emocional. Mil gracias y abrazotedecisivo. Se muy feliz Ló.

    ResponderEliminar
  8. La familia es lo mejor del mundo.

    Un abrazo, Mair Lo :)

    ResponderEliminar
  9. A mi también me gustan los cactus, y los días con tiempo para una misma :)

    ResponderEliminar
  10. oye que cargas muy bien las pilas para el resto de la semana .. un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. bien por ti, no me gustan ni las tostadas ni la mermelada, la soledad si, y como escribes también un cariño

    ResponderEliminar
  12. QUE BIEN!!! cuando se disfruta en la tranquilidad de decidir por una misma.
    Esta crasa creo que pertenece a la família de las ECHEVARRIA, pero tampoco estoy totalmente segura.
    Te dejo enlace para que lo compruebes.
    A CUIDARLA , pero poco riego necesita si acaso solecito y aire y una vez en semana un chorritín de agua. Hace unas florecillas muy bonitas.
    BESOS NIÑA :))) http://www.consultaplantas.com/index.php/fichas-de-plantas-de-la-d-a-la-l/791-cuidados-de-la-planta-echeveria-echeverio-conchita.html

    ResponderEliminar
  13. Juraria que l'altre dia no vaig pogue entrar.

    Les tardes solitaaries, de tant en tant, van bé.
    Les mares i les filles !!!! a mi em va passar cosa similar....

    Els cactus estaràn encantats en el racó asignat i seràn feliços..

    Gran abraçada

    ResponderEliminar
  14. Me apunto a las tostadas! ! Qué delicia de desayuno, parece que fue un domingo tranquilo de esos que dejan muy buen sabor de boca.
    Si consigo saber el nombre del cactus te lo haré saber.
    Un besito! !!

    ResponderEliminar
  15. Hermoso tu domingo, tus fotos y tu relato.Un fin de semana de éstos te imito-pues me has inspirado-, y paso un domingo así, como vos, en calma.(Yo suelo llenarme de actividades)
    En cuanto a especies de cactus no se nada, pero estoy armándome un rinconcito con ellos.Espero ir aumentando poco a poco mi "colección",porque me encantan.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. A estos domingos los llamó... «pequeños placeres de la vida, que nos alimentan bien el alma». Da gusto, leer tus letras, tu forma de concebir los momentos, y de plasmarlos así...tal cuál. Eres un sol, tu luz llega.. De los cactus decirte que son especiales, en su aparente robustez, guarda algo especial. Necesitan muy poca agua, y claridad.
    Abrazos desde mi mar

    ResponderEliminar
  17. Es lo típico, a mí me pasó lo mismo con mi mamá y ahora, que la tengo tan lejos, más unidas que nunca. Me alegra que hayas tenido tan lindo domingo y hayas disfrutado de la calma y la compañía al mismo tiempo.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***