lunes, 30 de junio de 2014

El néctar de las cosas sencillas

30 de Junio y no me parece que sea verano. Hace fresco, me froto los brazos bajo los tirantes del vestido y me pregunto por qué me empeño en no ponerme algo de manga larga. La razón es simple, el pasado sábado me decidí (por fin) a hacer el dichosito cambio de ropa en el armario y mi cerebro se niega "¡jóder que es verano!", me grita. Es verano, pero el clima está tan enredado como el mundo o como yo misma. No consigo convencerme de ninguna tregua ni mucho menos encontrar el momento de disfrutar de mis nuevas sandalias o de las noches largas de terraza, estrellas y melón. 

Sin esperarlo mi hermano me trae un bol llenito de ciruelas recién cogidas del árbol, "¿no querías hacer mermelada?" me pregunta, no puedo evitar pegar la nariz y olerlas. Sonrío porque de pronto algo salta desde el trampolín infantil de mi memoria, algo parecido a un recuerdo o una certeza. "Ahí está" -me digo- "justo ahí". Agazapado, macerado en el néctar de las cosas sencillas, ahí adormece el verano.





Y habrá que despertarlo, no?? ;)

* Mermelada de ciruelas claudias:
(fácil-fácil)

- 500gr de ciruelas
- 250gr de azúcar
- 1 cucharada sopera de zumo de limón

1- Deshuesar,  lavar y trocear las ciruelas sin pelarlas (es lo más pesado), colocarlas en un bol y añadir el azúcar. Mezclarlo todo y dejarlo reposar y macerar una hora más o menos.
2- Colocarlo todo en un cazo y añadir la cucharada de zumo de limón, calentar a fuego medio durante una media hora más o menos (removiendo de vez en cuando).
3- Cuando esté hecha dejarla templar e introducirla en un tarro previamente esterilizado, se conserva unas tres semanas en la nevera y está riquísima!




❀ . ❀ . ❀

11 comentarios:

  1. Original,sencilla y tierna forma de hacer llegar tus conocimientos culinarios... Aqui en los Andes estamos a 10 ª 3000m s/n/m y con mantita... Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Una pinta estupenda!!!!! Con tu permiso me quedo con la recetilla jejejeje, en mi casa también recogemos fruta para la mermelada de vez en cuando y la receta que hacemos es parecida [a veces queda genial echando unas hojas de menta o un poco de canela en el tarro)

    La verdad, es que aquí tampoco hace todo lo bueno que debería y parece que el tiempo está loco... la semana pasada hemos estado teniendo unos días de bochorno horribles y, por la tarde terminaba en tormentas eléctricas.

    En la cama aún tengo una manta puesta y, aunque algún día ha hecho calor, no puedes salir de casa sin la chaqueta porque en algún momento cambia el tiempo del día y hace frío.

    En fin, hoy he aprovechado para ir a la playa y aunque el viento venía del nordeste (aquí se relaciona con viento frío y desagradable) me he dado un chapuzón.

    Y he aprovechado porque en el telediario dicen que mañana vuelven las luvias...
    Ains!!!

    un besito, guapetona!

    ResponderEliminar
  3. A mi este fresquillo ya me gusta.También es cierto que yo no cambio la ropa de armario...
    En cuanto a las ciruelas, me encantan y me recuerdan el aroma del verano. Que envidia lo de hacer mermelada...ya se puedo hacerla...
    Besines

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la receta, lo intentaré.
    Con lo del verano, a mí me pasa igual, siempre llevo una chaquetilla en la bolsa. Pero se ve que en otras zonas se asan, a ver si se reparte el tiempo veraniego.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué gusto dar llegar a tu espacio de letras, Mairló ! Si es que hasta una receta nos regalas... ¡Qué rico! Tu blog huele a verano, fresco, dulce, y alegre. Sabes, me pasa un poco como a ti, es 30 de junio y no encuentro ese momento justo donde empieza mi verano, pero estoy segura que en unos días, aparecerá...así como de repente, ese instante donde mi alma se vista de «verano azul».
    Aprovecho, para desearte un muy feliz verano 2014 amiga, que lo disfrutes muchísimo. Un abrazo grande desde mi mar

    ResponderEliminar
  6. Ummmmm otra receta!!!!! sabes? hice los buñuelos de calabacín y exquisitos! probaré estas... mañana inauguro vacaciones, a ver... me apetece de melocotón :)
    Besos veraniegos

    ResponderEliminar
  7. El verano nos suele traer dulces recuerdos de nuestras vacaciones de la infancia y de nuestros pinitos amorosos de la adolescencia. El verano nos trae esa fruta refrescante y esas noches cálidas, a veces demasiado, que nos inspiran para hacer el amor. Pero !ojo!, las bicicletas son para el verano pero el melón, por la noche, es muy indigesto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre un gusto leerte Marilo, si tu añoras el verano imagínate yo , pero sospecho que este año nos quedaremos sin el, como aquí dicen : 10 meses de invierno y dos de infierno, un saludo

    ResponderEliminar
  9. El verano sin ser mi estación favorita, he de reconocer que es tan alegre que solo apetecer estar en la calle. Y de esa mermelada, ni que decir, tiene una pinta, que me voy a atrever a hacerla.
    Feliz verano.

    ResponderEliminar
  10. No me agradan los efectos del calor sobre el organismo, ni el exceso de luz sobre las cosas. Pero comparto tu cariño por esos recuerdos veraniegos de la infancia en donde la salud todavía no era importante y la luz era tan solo un aliado en el afán por apurar cada segundo de las vacaciones.

    Gracias por las dos cucharadas de mermelada, la de cerezas y la de tus "cosas sencillas", a cual más rica, sin duda.

    Besos, Irma.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***