martes, 6 de mayo de 2014

Un lugar

Adoro ir a la laguna. A ver, en realidad no es una laguna sino un pantano pequeño, pero no sé, desde el primer momento que lo descubrimos lo bautizamos así, "la laguna de la Duna", que además rima. La laguna está relativamente cerca de casa, pero con mi rodilla rozando la monumentalidad decidimos coger el coche y ahorrarme así el trayecto. Por cierto, esto me recuerda una cosa que he decidido: en cuanto pueda voy a sacarme el carné de conducir (algo que merece otro post...porque entre otras cosas a mi edad me da pereza y vergüenza a partes iguales, bueno, gana la pereza por goleada, la verdad)


Ir a la laguna me reconcilia con mis pies. Una vez allí el tiempo se detiene y durante el corto circuito que implica el paseo voy dejando capas de pesadumbre tras de mí. Se podría decir que es un lugar que me equilibra al cien por cien o casi. Bordear el agua, acercarme a la orilla, contemplarla al caminar y ver como cambia su luz me invita a enterrar los pensamientos con espinas en el fondo del olvido, o del absurdo (que debe ser una zona oscura, poco ventilada y llena de arenas movedizas).

Es importante tener un lugar en el que refugiarse cuando el plomo de los días y las preocupaciones te impregnan las pestañas y el ánimo.

Yo soy afortunada y al margen de estos tengo varios "lugares" imprescindibles. Lugares dónde soy sin más y con todo. Pero estos lugares son tan especiales que tienen piernas, brazos y unos corazones que son el motor, el circuito y el sentido entero de mi vida.

Por cierto, al volver de la laguna e ir a buscar el coche, no pude evitar llevarme este pedacito -diminuto- de calma.
Os lo dejo aquí.. :)



(el sonido está muy bajito, recomiendo subirlo)

❀  ❀  ❀

26 comentarios:

  1. Qué lindas fotos y qué bueno encontrar un lugar que nos guste, donde podemos disfrutar y encontrar paz :)
    Me encantó el videito, a mí también me transmite mucha calma el sonido del agua. Soy nueva por acá y tengo que ponerme al día con tus post. El blog que encontré es el que vas a dejar en stand-by, así que me quedo por estos rumbos :P...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aymará!, acabo de echarle un vistacillo a tu blog y me parece muy interesante, después de comer pasearé con más calma, he visto por ahí alguna recetilla de lo más interesante ;)

      Un besito y bienvenida!

      Eliminar
    2. Gracias por tan linda bienvenida =D

      Eliminar
  2. A mi me sucede algo parecido con el mar, cuando estoy delante de esa inmensidad se me van todos los males. Que fotos más bonitas, las de los brillos me transmite mucha calma y por cierto, anímate con el carne y si necesitas ayuda con las practicas cuenta conmigo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah bueno, el rey de los refugios, el mar!!, a mí también me sucede, pero no lo tengo tan a "pie", me queda un pelín más lejos (no mucho, por suerte).

      Lo del carné aún va para largo, eh?, buff quina mandraaaaaaaaaa! ;)

      Petons, Xavi!

      Eliminar
  3. Que tesoro tener algo así cerca. El sonido del agua relaja, hace que una se sienta en otro plano

    Yo tengo lugares, mejor dicho un lugar que me equilibra y es Cadaqués.Y también personitas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wuau Teresa, Cadaqués es un lugar mágico, muy especial, la verdad es que para mí todo el Alt Empordà lo es :)

      Muchos besitos, preciosa

      Eliminar
  4. Es bueno... es de lo mejor diría yo, tener un lugar (o varios) para sentirse así... tengo que buscarme uno jajaja
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo tienes Sylvia, cierra los ojos y piensa en un lugar dónde te gustaría estar. A veces ese lugar es un recuerdo, un rincón, un giro, una canción o una persona..

      (o varias ;)

      Besitos!!

      Eliminar
  5. Qué calma, qué paz, qué todo!!

    Y, sobre todo, que suerte tener "la laguna de la duna" cerquita de casa.


    El riachuelo genial. Es muy muy relajante. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duna es mi perra jajaja, creo que la laguna también es uno de sus sitios preferidos para corretear y bañarse como una posesa (como buena labradora que es le apasiona el agua)

      Te ha gustado el riachuelo? :), hubiera querido grabar más pero mi móvil no me lo permitía, a ver si otra vez lo consigo...

      Gracias a ti por tu calidez, preciosa, besitos!

      Eliminar
    2. Me ha encantado, Mair Ló!!!

      Y Duna que suerte que tiene la tía de tener cerquita la Laguna (adoro los animales)
      jejejejje
      Besoteeees

      Eliminar
  6. Yo tengo varios lugares así en mi vida, y la suerte es que puedo ir a pie desde casa (lo hago a menudo). Lo malo es que no tienen riachuelo. Una lástima.

    Qué vídeo más rechulo, da serenidad a pesar de ser tan cortito.


    Que disfrutes de tu laguna Dunera (y un achuchón a la perra :-))

    ResponderEliminar
  7. Lo primero de pereza y verguenza nda de nada,ponte pilas y si te apetece hacerlo a por ello... Tu relato me ha recordado de cuando niña mi madre nos llevaba a mi hermana y a mi a pasear descalzas por el campo,decía " Así cogemos la energia positiva de la tierra".. Lugares comunes que para nosotr@s son magicos,por recuerdos,por serenidad,por energias,por vida la fin y al cabo.. Un abrazo y gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  8. Benditos lugares que nos hacen volver a sentir parte de una naturaleza ,integrandonos en ella ,sintiéndonos vulnerables y humanos.
    Saludos y que tu rodilla vuelva a su estado natural lo antes posible.

    ResponderEliminar
  9. Pues es una pena, pero yo no tengo muchos de esos lugares que te salvan los malos días. Bien que me gustaría! Y eso que vivo al lado del mar, en un sitio bien bonito, pero no he encontrado mi rincón especial...

    + besos

    ResponderEliminar
  10. Como bien dices, es muy bonito tener un lugar donde acudir y sentirse bien...

    Nunca es tarde para nada, sácate el carnet.

    Beso.

    ResponderEliminar
  11. Entré a buscar una receta por blogger, y allí te he visto entre mis blog favoritos. Como siempre un placer leerte, pero sobre todo verte de nuevo. Me encanta tu pantano, y ese pequeño vídeo, con uno de los sonidos más hermosos que existen, me ha dejado loca. Todos tenemos lugares donde, como yo digo, recargar las pilas, yo tengo primero mi mar, y después un jardín público maravilloso, en los dos sitios me siento como nueva. Un besote grande.

    ResponderEliminar
  12. No hay nada como la naturaleza para curarnos de la vorágine de la vida diaria, un simple arrollo hace maravillas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  13. tenia un lugar,en realidad mas de uno,por un lado un bosque al que podia ir en bici,o tambien andando,pero la flojera me podia jeje,asi que iba en bici de paso paseaba por esos caminos propios de los sitios cercanos a tierras de cultivo,pues en ese bosque habian cerca tambien gente que trabajaba la tierra,me sentaba en la sombra de un gran arbol y me quedaba tranquilo,relajado,que bonito es tener lugares asi,el otro sitio que tenia hacia el otro lado era el mar,tambien podia ir en bici o a pie y alli es donde mas veces he ido a relajarme,me gusta el mar pero cuando no es temporada de verano,he disfrutado de toda la playa para mi solo,es fantastico,hace mucho que no voy a ninguno de esos dos lugares,ya va siendo hora de ir,te felicito por ese lugar que tienes,somos afortunados,suerte con lo del carnet,si te animas claro,a tu edad dices,no te ves muy grande eh,asi que adelante,a sacarlo.por cierto,quien conducia el coche?no serás tú verdad? digo,sin carnet y conduciendo.

    ResponderEliminar
  14. Una preciosura Ló, una preciosura como todas tus entradas...sabes? yo tampoco tengo el carné de conducir...no se nunca lo necesité...de jovencita siempre quise sacarlo y después...ya con pereza me he negado...y creo que ya nunca lo tendré...a lo que nunca renunciaré desde luego, es a estos rinconcitos de paz y calma.
    Mi abrazotedecisivo y gracias por tanto bonito que nos regalas.

    ResponderEliminar
  15. Esos lugares a los que a veces llegamos sin saber como hemos ido, o los otros a los que acudimos porque lo necesitamos, por algo se llama madre naturaleza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Madre mía, qué gozada de blog, me encanta su look, tu forma de escribir, lo que transmites... Me ha encantado conocerte, Mair, me vas a tener por aquí a menudo.

    ResponderEliminar
  17. Siempre es un placer pasear por tu blog, por este tu rincón de letras tan vivas...gracias por traernos este pedacito de calma y sosiego. También soy de las que tengo esos «lugares imprescindibles» para recargarme de energía. El mar o esa mirada al verde esperanza de la sierra que rodea un pequeñito pueblo..
    Por cierto nunca es tarde para aprender a conducir...con dicha y ganas todo se puede.
    Abrazos desde mi mar.

    ResponderEliminar
  18. La madre naturaleza nos proporciona rincones que vibran en nuestra frecuencia, sí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Uuuhn. He cerrado los ojos y he sentido como la calma me abrazaba.
    Besos.
    (el carnet de conducir y tener coche da: i-n-d-e-p-e-n-d-e-n-c-i-a. Y es bueno cultivarla). Prueba.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***