viernes, 7 de marzo de 2014

Mi juventud era una casa

Envejezco.

Hace algunos años que es oficiosamente oficial. Envejezco y no es que lo lleve mal en absoluto, pero tampoco bien, para qué fingir. Envejezco y mentiría si dijera que formo parte de ese grupo de personas que afirman que a una determinada edad se alcanza la plenitud o que adora sus arrugas porque las considera líneas de vida, aprendizajes o lecciones.Yo no. Al menos hoy. No. Que mal, eh?. Me hubiera encantado, palabrita, de hecho siempre creí que sería así, pero no. Y ya puestos confieso que lo que más me fastidia (iba a utilizar otro verbo) de envejecer es que no me siento ni más sabia, ni más plena, ni más realizada, ni más en paz, ni exfoliada anímicamente, ni más nada. Al contrario, cada vez me noto más hambrienta de vida y silencio, cada vez me escurro más -ombligo adentro- y me pierdo entre mis caóticas cordilleras sin importarme un pepino los juicios ajenos. Me jode (jó, perdón) sentir que estoy tan agotada como sedienta, que la vida se me queda corta, corta, coooorta y larga, larga, laaaaaga a la vez. Pura contradicción, así es como una se arranca las escamas de lo aprendido para volver a relamerse la duda. Desaprendo, cada día un poco más, y al hacerlo es cuando realmente cierro los ojos al sol y me siento liviana.

Envejezco.

Hace años que es oficiosamente oficial. Y aquí estoy, seis pasos más allá del meridiano, sosteniendo a pulso la sonrisa en el espejo y retroalimentando -con infantil pasión- a todos los pajaritos azules de mi cabeza.


27 comentarios:

  1. Te diré un tópico, ni mirar el pasado ni visualitzar el futuro, simplemente vivir... Petonets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir el ahora y aquí, un buen tópico, Toni ;))

      Molts petonetsssss!

      Eliminar
  2. Sí... es una especie de muchas ganas por creer que la decadencia comienza y que no puede ser lo mismo... a mí me pasa porque tengo la sensación de que la gente de alrededor no la disfruta como yo desearía hacerlo... pero hay que intentarlo. Y yo intento cada día buscar la forma de hacerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decadencia...que palabrón. A veces el tiempo te convierte en una pieza de tetris y no siempre una sabe encajarse bien las fichas, no. Pero eso no significa que no valoremos o disfrutemos de la vida a tope, a que no?, y oye....que es bueno también cagarse en las arrugas y la madre que las parió! y luego reírse a carcajadas, anda que no ;). Besos, guapa

      Eliminar
  3. ¿Y qué?, tiempo vivido que mucho no vivieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Tracy, la vida es un regalo y hay que agradecer el pasado y comerse el tiempo a tajadas por los pies. Pero sabes esos días de rebelión interna en los que descuentas y te dices "mecagoentó". Pues así.

      Eliminar
  4. a mi me gusta pensar en el ahora, pero un paso a la vez, feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay que perder esa inercia, nunca. Besos!

      Eliminar
  5. Pensar en mañana ni en el tiempo que pasó, no hace el presente más llevadero, sino que nos llena de incertidumbres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Mair Lo , yo creo que eso son temporadas , mi querida amiga ... La verdad , esa dicha que yo muchas veces , estoy como tú , que parece que mi alma , se a ido de mi cuerpo y esta alojada en un cuerpo mejor que el mio.
    Anda , amiga mia alegrate por un ratito , ya que dentro de unos días sera día de fallas y el día de San José .
    Te deseo , una feliz tarde , besos de tu amiga Flor.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que esta es la entrada más llena de vida que he leído en mucho tiempo.

    Besos Mairlo

    ResponderEliminar
  8. Coincido con Ja al. Al final, lo único más cierto tal vez, es que los años que vamos acumulando nos confirman lo vivos que hemos estado y que seguimos estando, con todo lo que ello implique. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Físicamente o sea el aspecto que es el que nos saluda por la mañana pues es ese y plis plas, hay que buscar amigas mas viejas, mas estropeadas y que vistan peor. Por dentro eso ya es cosa nuestra, mientras aun nos sorprendan algunas cosas, y nos ilusionen otras no vamos mal. Hay días en que lo vemos peor, pero hay que esperar, peor será el año que viene. Un abrazo y a comerse el mundo

    ResponderEliminar
  10. Envejecer es especialmente duro si nuestro estado anímico no es, como suele ser, en estas circunstancia, el idóneo. Es difícil aceptar que hemos llegado al punto de inflexión de nuestra vida, ese a partir del cual no es bajada, un declive imparable. Por eso debemos aplicarnos el cuento de que, como el pasado ya no existe y el futuro está por venir, concentrémonos en el presente que es lo único real y tangible. Carpe diem.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sentirte más liviana es dejar en el camino los duros pasos del ayer, no envejeces, eres distinta, somos distintos al pasado.

    Besos,

    ResponderEliminar
  12. Si desaprendes ¿qué mas puedes pedir?
    ¡¡Guauu!
    ¿Envejeces?
    ¿Y cómo se hace eso exactamente si eres capaz de desaprender rutinas?
    Si desaprendes lo aprendido y eres capaz de ver por primera vez, ¿hay algo viejo?
    Seis después del meridiano es una edad perfecta.
    De "mayor" quiero ser como tú.

    Saludos a esa niña. Te envío una mariposa...

    Pd. Hay algo que no envejece, que siempre es igual, en la niña y en la anciana. Cuanto más desaprendas, más cerca de ello estás... La mariposa sigue volando y su trayectoria es impedecible. ¡Abre bien los ojos o te la perderás! Desaprendiendo el último pestañeo, todavía no ha pasado eso sin edad...

    ResponderEliminar
  13. Lo- Irma- I llueve: sabes que te haces querer mucho cuando escribes que envejeces con tanta elegancia? todos lo hacemos pero TU lo sabes hacer muy bien. Hoy hace un sol brillante que duele...

    ResponderEliminar
  14. Yo prefiero pensar que crecemos y que el crecimiento no tiene nunca fin. Algo así como un árbol que sube, sube y sube. Aunque a veces pasemos por pisos que no molan nada, en otros hay vistas maravillosas.

    Salud y abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Contradicciones que, quieras que no, realmente sí te hacen más sabia, más persona y, como cualquier niño diría, más mejor.

    ResponderEliminar
  16. Es cierto que el tiempo pasa muuuuuuy de prisa pero creo que no hay que agobiarse ni comerse tanto la cabeza con lo mismo, sencillamente disfruta de cada momento, cada lugar, de las personas a las que quieres y ¡vive!.
    El problema es que antes la gente envejecía sin temor porque asumían el recorrido pero ahora, en estos tiempos de plena juventud perpetua, la mayoría no lo tiene para nada asumido y eso sí es un grave problema.
    Besitos vivos, sin más.

    ResponderEliminar
  17. Pues que sigas envejeciendo...eso es señal de que sigues VIVA, en todos los sentidos de la hermosa palabra...yo también siento un poco lo que tú, me siento muy bien, pero me da por riaú que el tiempo pase tan rápido...bueno a estas alturas me dan tantas cosas por riaú.
    Abrazotedecisivo

    ResponderEliminar
  18. Sí, a mí me da tanta pereza seguir cumpliendo años que este año me he propuesto comenzar a cumplir hacia atrás.
    Ainsss!!!

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado el texto. Muy bien escrito y muy emotivo! un besote

    ResponderEliminar
  20. vamos chiquilla que no se envejece es solo una palabra, semantica al fin, lo unico que pasa es que el cuerpo y la mente trabajan a velocidades diferentes pero te acostumbras rapido, si asi lo quieres, sonrrie a la vida y ella te sonrreira a ti

    ResponderEliminar
  21. de acuerdo estoy con algunas opiniones,que la vida sigue,que hay dias en los que nos sentimos con el animo en el piso y todo nos pesa mas,pero también estoy de acuerdo contigo,porque no? si un dia despierto renegando de los años que tengo porque no decirlo?esta bien,me gusta tu entrada cargada de sinceridad, has descrito muy bien tu estado de ánimo y lo has hecho de una manera que resulta atractiva a la vista,saludos a la distancia,estaré paseando por tu blog.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***