martes, 25 de noviembre de 2014

❥ Recién llovida

Le he desabrochado dos botones a la tarde, la sentía apretada en la cintura, no me asfixiaba...pero casi. Ahora la noto holgada, cómoda, apetecible. Afuera el cielo invita a llovizna y yo inspiro fuerte y me apunto a conjugar el verbo. Lloverme me sienta tan, pero tan bien... Me hace sonreír, sí, sobretodo con los ojos, y al hacerlo el tercer botón de la tarde...flisss!, se desabrocha por sí solo. A veces es una mera cuestión de actitud, me digo a mí misma, el poder de la sonrisa coloreándose, desabrochando nudos, expandiendo terreno en el alma...



❀ . ❀ .

miércoles, 19 de noviembre de 2014

❥ Todos los miércoles merecen una canción...(y un collage)


Noviembre empezó despeinándome la sonrisa...y ahí sigue, cosquilleándome el corazón...(gracias a todos por tanto cariño!). 1- estrenar mi kindle leyendo "La promesa" de mi querida Carol Munt es de las grandes maravillas que me ha traído noviembre, 2- el capricho del cielo en cada amanecer, contemplarlo desde la ventana de la cocina me resultan tan hipnótico que me cuesta despegar los ojos de ese hechizo, 3- cocinar una de las grandes maravillas del mundo que es, sin duda, la tortilla de patatas (ummm), 4 y 5- el desayuno de un domingo por la mañana, esa luz del sol recién peinado, probar los mini gofres y descubrir que el día posee todo un lienzo de horas por estrenar, 6- recordar a mi Tuca y el día en que le hice esa foto, tenía yo 13 años, 7- años, años, años, cumplir tantos como deseos...(o más), 8- la mirada perdida de mi Duna contemplando el atardecer, o al menos eso parece.., 9- las flores que me regaló mi madre el día de mi cumple, contemplarlas me pinta un millón de sonrisas en el corazón, 10- como el otoño, Noviembre, sus colores, su maravilla...






Daphné - "Une petite Cantate"



¡Feliz miércoles a todos!


❀ .  ❀ .  

jueves, 13 de noviembre de 2014

❥ 1...2...3.............4 años!


Cuatro años desde que pulsé la primera letra en el blog, cuatro años que enmarcan un puñado bien grande de sentimientos y emociones que quedarían suspendidas en lo absurdo si no fuera por vosotros, que dedicáis un ratito de vuestro tiempo a sentaros aquí, a mi vera. No me cansaré de repetiros que es vuestra compañía el mejor hilo para engarzar todo este ramillete de palabras y luz.

Hoy de nuevo este blog está de aniversario y os doy las gracias por hacerlo posible! 

❀     ❀     ❀

miércoles, 12 de noviembre de 2014

❥ Todos los miércoles merecen una canción...


Y una sonrisa, y un suspiro intenso y azul, muy azul (como ese cielo de hoy), y un cerrar dos minutos los ojos para paladear la calma de unas notas que hoy son muy, muy suaves...

Muse - "Ruled by Secrecy" 



¡Feliz día a todos!




❀ . .

viernes, 7 de noviembre de 2014

❥ Pasa la vida...


...y una, afortunadamente, va cumpliendo años...

Hoy, invito!  :)


❀  .  ❀  .  

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Todos los miércoles merecen...


...una canción. ♫

 Death Cab For Cutie - "I Will Follow You Into The Dark"






 .   . 

domingo, 2 de noviembre de 2014

❥ Antes de que los niños despierten..

Domingo 10:39h y hace casi cuatro horas que circulo. Lo bueno de levantarme temprano con R. es que hacemos la cama juntos, desayunamos de la misma forma y luego, cuando él se marcha con su club ciclista y yo me quedo con la soledad instalada, me recreo leyendo, escribiendo, haciendo fotos o viendo amanecer. Es una magia recién estrenada. Como el día. Como mi mes, Noviembre..




❀ .  ❀ .  

miércoles, 29 de octubre de 2014

Todos los miércoles....

...merecen una canción. 

Y hoy, aprovechando que el otoño parece querer quedarse (¿?), apetece un ratito de Eric Clapton..



"Autumn leaves"
Eric Clapton



¡Feliz miércoles!






viernes, 24 de octubre de 2014

Decisión tomada

Pues sí, me ha costado lo mío pero finalmente he decidido dar el salto y me he comprado un lector electrónico, un kindle para ser más exactos, hoy mismo lo he encargado. Como he dicho me ha costado lo mío tomar la decisión, prescindir de ese otro magnetismo de un libro como es su tacto, su olor, incluso el encanto de pasar páginas me ha costado un horror, pero es que ni mis ojos ni mis estanterías aguantan más. Es que voy leyendo los libros y no veo la letra!, la maldita presbicia que cada vez me tiene más frita. 

En fin, que ya está hecho, supongo que me llegará la semana que viene. Eso sí, como no tenía ni pajotera idea de como funcionan los kindles (o cualquier libro electrónico) he estado mirando vídeos, informándome un poquito, en fin...


¿Vosotros habéis dado el paso? ¿alguien tiene kindle? ¿cuál es vuestra opinión?


¡Feliz fin de semana! :)




. .

miércoles, 22 de octubre de 2014

Todos los miércoles merecen una canción...


Y hoy apetece mucho escuchar "I Never Learn" de Lykke Li...




¡Feliz miércoles!



❀ . ❀ . ❀

jueves, 16 de octubre de 2014

Tiempo irreversible






Una de las cosas que me está trayendo el otoño es la voluntad (de momento firme) de salir cada tarde a caminar un ratito. Conozco y reconozco mis límites físicos, pero aún así intento traspasarlos cada día una línea, un paso, un milímetro más. A veces el dolor me duele en el peor sitio y la voluntad se vuelve tan traslúcida que me cuesta un horror remontarla, pero soy cabezota, mucho, e insisto. Por suerte R, el otoño y los chuchis me acompañan y hacen más llevadera la cruzada. Los críos...bueno, los críos se apuntan día sí, día no y día tampoco. Cada vez les cuesta menos despegarse de nosotros, prima más el quedar con sus amigos o disfrutar de un ratito a solas en casa, jejeje. Es ley de vida, claro, y hay días en los que me alegra que así sea y otros en los que me apena tremendamente ser consciente de que el tiempo, como su infancia, vuela de forma irreversible. En fin, de lo irreversible aprendo a hacerme un nudo en los zapatos y seguir caminando, procurando mirar lo menos posible hacia atrás, algo a lo que soy demasiado propensa. Ahora intento disfrutar más del horizonte frente a mi nariz, del aroma de los días que me traen, enteritos, nuevas posibilidades. Seguimos aquí, seguimos en pie, retengamos la vida en los pulmones y celebremos cada día como lo que es; un regalo invaluable, un montoncito de tiempo irreversible.

En la foto de la izquierda, mis chuchis :)

Me encanta el sol de tarde...




❀ . ❀ . ❀

miércoles, 15 de octubre de 2014

Todos los miércoles merecen una canción... y un premio!


Hoy, no sé, pero me apetece una de esas canciones suavecitas y envolventes, qué os parece?...

"Sky Blue sky" de Wilco



Y no queda ahí, no, no, este miércoles la canción viene con un premio bajo el brazo!, desde el precioso blog: Entre suspiros y un café -recomiendo visitarlo porque es del todo enriquecedor- me llega un regalito (gracias, preciosa!) que ha supuesto toda una sorpresa y que quiero, como no, hacer extensivo a todos quienes dedicáis un ratito de vuestro tiempo acompañándome en ésta andadura de letras, fotos y cotidianidad.



La norma, si no me equivoco, es nominar a 7 blogs que me parezcan inspiradores, cosa difícil, porque todos los de mi lista lo son para mí, pero en fin, aquí van siete:

1. Barcos de papel
2. La Fragua
3. Ein Tag mit Pepa
4. My World
5. Es paperets
6. Autodidacta
7. Mar y Estrellas


¡Feliz día a todos!



. .

miércoles, 8 de octubre de 2014

Todos los miércoles merecen una canción


Y ésta me parece perfecta para remontar la mañana (y el día entero)

 No os perdáis el vídeo, a ver quien se resiste a moverse... 

;)



Pegadiza, eh?

¡Feliz miércoles!





❀ . ❀ . ❀

martes, 7 de octubre de 2014

Siete días tiene Octubre…



Siete días tiene Octubre y ya me roba el alma. Empezó con ese amanecer de arriba a la izquierda, entre un extraño tráfico en el cielo, les llaman Chemtrails y sinceramente no le encuentro demasiada lógica a tanto circuito aéreo, todas esas X marcadas en el cielo, no sé...en fin, misterios...(o no). El amanecer y el otoño, aún juguetón con las temperaturas (llevo a los críos medio disfrazados por la vida, ¡no sé qué ropa ponerles!, bueno...eso al pequeño, porque el mayor, con 14 añazos, ya decide cada mañana qué ropa se pone, un alivio para mí, la verdad), lo que decía, a pesar de lo elevado de las temperaturas el otoño se proclama, esos colores en el bosque, esas setas (que en catalán se llaman "Apagallums", cosa que no sabía) esas hojas, esos tonos, son inconfundiblemente otoñales. El otoño, el bosque, las hojas...y muchos momentos para recordar a mi abuela Pilar que en estos días hubiera cumplido 100 años...(cuánto, cuánto, cuánto te añoro, yaya). El recuerdo de mi abuela, nuestros paseos y en el centro de todo (siempre tú ♡). Tú y un montón roscos, porque desde que me encapriché de un molde azul (me falta cocina para tanto cacharro) no he dejado de hacerlos. Roscos, enroscarme y perderme robándole ideas al libro de Jamie Oliver, que te adoro Jamie, pero eso de los 15 minutos no te lo crees ni tú, y de nuevo pasear y quedarme prendada ante esos atardeceres que te traspasan más allá y te funden en esa maravilla. 

Siete días tiene Octubre, siete, y ya me enamora...



❀ . ❀ . ❀


miércoles, 1 de octubre de 2014

Esa otra primavera


Que el otoño me recompone es un hecho. Y no sólo porque es la estación en la que mejor me encuentro físicamente (cosa que me motiva) sino porque además me regenera interiormente. El otoño es belleza, es tregua, es mi arrullo particular, mi estación. Pero esta vez siento que me recompone de distinta manera. No sé si por aquello de “si siempre haces las cosas de la misma manera obtendrás los mismos resultados” pero he empezado a mover fichas en diferentes direcciones y posturas. En especial he recolocado mi ánimo mirando al sol, al horizonte, a las posibilidades, a los cambios y, sobre todo, a la calma que ofrece el bajar los brazos y dejarse llevar. Últimamente tenía la sensación de revivir un bucle demasiado ahogadizo, repleto de responsabilidades de todo tipo (mías y de los demás), esa manía mía por intentar abarcarlo todo, por controlar las estructuras de ese mecano que hace más amable la vida. No siempre es así y compruebo que es bueno (más que bueno, incluso saludable) el derrumbe de piezas que permite nuevas formas, nuevos giros. Hay que saber delegar, abrir la mano y dejar que todo fluya sin más.

Como si fuera fácil, eh?

Yo estoy aprendiéndolo, o al menos intentando ponerlo en practica poco a poco, día a día. Por suerte el otoño -esa otra primavera de mi alma- es un buen aliado.





jueves, 4 de septiembre de 2014

El placer de detener el tiempo


Septiembre. Cuatro páginas deshojadas y el día gris, dulce. Soy de las que en Agosto, con todo el tiempo vacacional por delante, no consigue abrir un libro o pegar una puntada por mucho que se lo proponga. No sé, soy consciente que el verano llama a los viajes y a la aventura tanto como a la lectura y a los hobbies de relax. Invita al descanso, a detener el tiempo y paladearlo así, entre líneas, en su jugo, despacito. Y si es con un gin tonic en la mano, mejor que mejor. Pero yo no puedo, el verano me aparta de todo aquello que implique sedentarismo. Sus días largos y esa luz brillante y tentadora me incitan a callejear, a salir, a no parar. Además este año el calor ha sido tan moderado que ha conseguido que hiciera las paces con esta estación que siempre he aborrecido de principio a fin (¡odio el calor!). Quizá por ello, porque el calor no ha sido intenso y el dolor ha cesado un poco, por lo que no he parado quieta ni un sólo día. Es ahora, cuando el verano ya va caminando de espaldas, cuando se me relaja el alma y empiezo a recuperar esos buenos hábitos que tanto me apasionan. Y el blog, por supuesto, es uno de ellos :) 

Os dejo aquí una de las canciones que me han acompañado este veranito:



¿Y vosotros qué tal? 

¿os ha tratado bien el verano?

:)



❀ . ❀ . ❀


viernes, 4 de julio de 2014

Hoy no necesito más

Escucho a Luz Casal y me encanta. Su voz me transporta inevitablemente a otro tiempo, otra etapa en el plano vital de mi memoria. Me regocijo en ello. Siento que hoy no necesito más que ese palpito dulce y esa luz. "Sencilla alegría". De nuevo me dan ganas de saltar entre esas dos palabras, rebozarme entre sus letras y libar todas las coordenadas de polen.




Espero que disfrutéis del vídeo y la canción... :)

¡Buen fin de semana!




❀ . ❀ . ❀

jueves, 3 de julio de 2014

Fantasmas

Hoy he soñado con Tomás y Emilia. 

Estaban en la calle, caminando lentamente por la acera de enfrente. Al verlos les llamaba a gritos, cruzaba corriendo y abrazaba a Tomás efusivamente... ¡Madre mía, cuanto tiempo! -gritaba eufórica- ¡más de veinte años sin vernos! (por entonces yo era una veinteañera alocada y ellos estaban a punto de jubilarse). ¿Y tú? -me preguntaban- ¿como estás? ¿te casaste con R? ¿tienes hijos? ¿eres feliz?, sí a todo, contestaba emocionada. En mi sueño Tomás estaba prácticamente igual, pero a ella, a Emilia, la veía consumida, envejecida y callada, tan transparente como un fantasma. A nuestro alrededor todo tenía un aura grisácea, extraña y gelatinosa. Y es curioso pero en  mis sueños -incluso en mis peores pesadillas- nada me duele nunca, nada en absoluto, todo tiene la medida perfecta de ingravidez.

Al despertarme y mirar el móvil he descubierto que ésta madrugada han intentado piratearme la cuenta de correo. Lo bueno de tener amigos informáticos es que gracias a ellos tengo todos los datos del intruso y ya he iniciado los tramites de la denuncia. Mientras lo hacía las imágenes de Emilia no dejaban de venirme a la cabeza. Aquella aura casi de cristal, su cara como un espejismo sonriéndome como solía hacer, con aquella dulzura en sus ojos... ¿Qué habrá sido de ellos?, ¿vivirán aún?. En fin, cosas raras que sueña una y cosas raras que pasan en los correos mientras una sueña. Para qué coño querría alguien hackearme la cuenta del blog?


miércoles, 2 de julio de 2014

Fotomatón...(o la chorrada del día)


Despeinada, 
recién levantada 
con las gafas puestas 
y, ante todo,
muy en paz.




(( Es lo que tiene tener un poco de tiempo libre y cero ganas de hacer algo provechoso como leer, escribir o idear, que a una le da por hacer chorradas así, se olvida de la edad que tiene y, no contenta con ello, lo sube al blog.))


❀ . ❀ . ❀


martes, 1 de julio de 2014

Contonéame, Julio...

Julio es un mes que me cae simpático sin saber por qué. Me pregunto que traerá en su equipaje...de momento hoy arrancaré su primera hoja con ilusión, sin peso y con los pulmones llenos de oxigeno. Quiero que esa inercia me contamine el ánimo, que Julio me instale el ritmo en las caderas y me contonee los andares. Así, así, como cuando cocino y bailo porque no puedo estarme quieta, así. 

Julio me sabe a regustillo de mermelada de ciruelas y coca de anís, ¡qué rica!, sí, sí, sí, Julio promete, me trae deseos de pies descalzos y bailes nocurnos desde el lateral amable de la hoguera. Así que para celebrarlo he hecho un calendario, si a alguien le apetece descontar páginas como pétalos no tiene más que copiarlo :)





❀ . ❀ . ❀


lunes, 30 de junio de 2014

El néctar de las cosas sencillas

30 de Junio y no me parece que sea verano. Hace fresco, me froto los brazos bajo los tirantes del vestido y me pregunto por qué me empeño en no ponerme algo de manga larga. La razón es simple, el pasado sábado me decidí (por fin) a hacer el dichosito cambio de ropa en el armario y mi cerebro se niega "¡jóder que es verano!", me grita. Es verano, pero el clima está tan enredado como el mundo o como yo misma. No consigo convencerme de ninguna tregua ni mucho menos encontrar el momento de disfrutar de mis nuevas sandalias o de las noches largas de terraza, estrellas y melón. 

Sin esperarlo mi hermano me trae un bol llenito de ciruelas recién cogidas del árbol, "¿no querías hacer mermelada?" me pregunta, no puedo evitar pegar la nariz y olerlas. Sonrío porque de pronto algo salta desde el trampolín infantil de mi memoria, algo parecido a un recuerdo o una certeza. "Ahí está" -me digo- "justo ahí". Agazapado, macerado en el néctar de las cosas sencillas, ahí adormece el verano.





Y habrá que despertarlo, no?? ;)

* Mermelada de ciruelas claudias:
(fácil-fácil)

- 500gr de ciruelas
- 250gr de azúcar
- 1 cucharada sopera de zumo de limón

1- Deshuesar,  lavar y trocear las ciruelas sin pelarlas (es lo más pesado), colocarlas en un bol y añadir el azúcar. Mezclarlo todo y dejarlo reposar y macerar una hora más o menos.
2- Colocarlo todo en un cazo y añadir la cucharada de zumo de limón, calentar a fuego medio durante una media hora más o menos (removiendo de vez en cuando).
3- Cuando esté hecha dejarla templar e introducirla en un tarro previamente esterilizado, se conserva unas tres semanas en la nevera y está riquísima!




❀ . ❀ . ❀

viernes, 27 de junio de 2014

...porque acaba siendo verdad.




"El mundo hay que fabricárselo uno mismo, 
hay que crear peldaños que te suban, 
que te saquen del pozo. 

Hay que inventar la vida 
porque acaba siendo verdad."

                                 Ana María Matute





❀ . ❀ . ❀



martes, 17 de junio de 2014

70% ingrávida

Percibo el cambio, empezó siendo muy sutil, lo dejé crecer porque me dije que quizá suponía una necesidad que despertaba y se hacía vigente incluso en cosas chiquitinas, como ésta. Percibo el cambio incluso en el blog, noto como poco a poco lo voy conectado a esa parte de mí (que debe ocupar un 70%) que escribe, fotografía y paladea cosas sencillas, cotidianas, sin peso. El otro treinta por ciento no tiene nada que ver pero me equilibra. Pertenece al lado más críptico y complejo, más de cueva y hoguera, más compacto, más hermético y que últimamente adormita a golpe de luz. Luz que dejo entrar por la ventana, que se cuela por esas cerraduras abiertas que no necesitan llave, que disfrutan colándose por aquí y compartiendo con vosotros mis ratillos de cotidianidad, mis pensamientos, mis desvaríos (como este de ahora mismo jeje) e incluso el relieve de mi cansancio.

Este blog funciona a pilas de emotividad y ya os aviso que irá a más, que este rincón se consolida como la estación central (y virtual) donde no siento vértigo en mostrar(me) las ventanas abiertas de mi pequeño universo.







❀ . ❀ . ❀

jueves, 12 de junio de 2014

Cosillas de jueves...


Calor, calor, calor....me pregunto si resistiré a un verano que promete aliento de hoguera, buffff...de momento intento asirme a las cosillas que me reconfortan, como ésta canción y este vídeo que no puedo dejar de escuchar y mirar porque me tienen robado el corazón. Impresionante de verdad....y por ello no podía dejar de compartirlo con vosotros :)

Merece la pena, ya veréis...



Por cierto, ya sabéis lo dada que soy a experimentar jejeje, pues bien, he abierto una cuenta en Pinterest, (¿alguien tiene?)...y bueno.... de momento no me entero de ná! jajaja

Os dejo el enlace: 




❀ . ❀ . ❀


martes, 10 de junio de 2014

Las golondrinas lo saben bien


Es raro. Raro en mí, claro. R dice que no entiende por qué siempre me da por tejer cuando hace calor, yo tampoco así que le doy la razón y silbo, fiuuuuuuu.

Yo qué sé...pero es cierto y no sé el motivo ni tampoco me preocupa. Tejo, tres puntos altos y dos cadenetas, al hacerlo mi mente se lanza por el balcón y se vuelve ingrávida. Es como si al seguir esa sencilla mecánica una parte de mí pudiera relajarse y volar con más facilidad, "como cuando vas en tren o en autobús", le comento, te llevan y tú te relajas mirando por la ventanilla. Pues tejer en parte es eso, una ventanilla. Y es raro, sí, raro en mí, vale. Pero en cada punto hay un pensamiento, un recuerdo, un proyecto. En cada cambio de color tejo una lista inconsciente (tan dada como soy yo a las listas) de cosas por hacer, por soñar, por sentir, incluso por comprar. No es sólo lana, no es sólo crochet, es un ritual de silla cómoda, ventana y vistas panorámicas a mis propias cordilleras internas (las golondrinas lo saben bien, me observan divertidas al pasar). Quizá sólo ellas comprendan que en parte y en secreto tejo la formula mágica para huir del dolor, que en cada proyecto inocente se me abre un mundo aparte y el suelo pesa menos, o un poco menos

El verano va llegando y yo me enzarzo en una colcha kilométrica (al menos eso espero), nunca antes había hecho cuadraditos de Granny Square y lo confieso, casi di brincos de alegría cuando terminé el primero...

¿Se nota, no? ;)))













❀ . ❀ . ❀

viernes, 6 de junio de 2014

Paradise

Me duelen las manos, esa es la primera información que recibe mi cerebro (o que emite) nada más despertarme. Mientras apuro el café leo en la prensa que un asteroide llamado "la bestia" pasará cerca de la Tierra este fin de semana. "La besssstia" susurro para mi misma mientras sonrío...(me pregunto quien le habrá puesto el nombre, ¿Álex de la Iglesia?).
 
Arriba en el reproductor del blog Lily & Madeleine y una canción "Paradise" que sin saber por qué me remonta a mis treinta años y a aquella maravillosa etapa de absoluta ingravidez.


1.- Suelo encontrarme por casa este grupito de amigos de juguete, el otro día no pude resistirme a fotografiarlo, me parece que juntos y revueltos forman un pequeño caos de lo más entrañable.
2.- ¿Os había presentado al pequeño Sam?
3.- Me gusta el sol de tarde sobre las cortinas, me acerca al verano de melocotón y su calma..
4.- El otro día en casa de mi madre me reencontré con los zapatitos de flamenca que llevaba de niña. Sé que la escala engaña y que apenas puede apreciarse su tamaño real pero palabrita que caben en la palma de una mano. Me contaba mi madre -y de hecho tengo fotos que lo certifican- que me los ponía constantemente y zapateaba por toda la casa, "tacatacatá, sólo te faltaba dormir con ellos puestos", puntualizaba. Mientras la escuchaba los recuerdos (todos-toditos formato vintage) se me descolgaban de la memoria, me parecía casi imposible que mis pies hubieran podido caber alguna vez en ellos.
5.- Las margaritas proyectando su sombra. También ellas se divierten sacándole la lengua a la luz... ;)


Buen fin de semana!


❀ ❀ ❀

lunes, 2 de junio de 2014

Ventanas de un domingo pasado por calma




No es que el día de ayer tuviera grandes titulares, pero sí fue un domingo diferente, atípico porque tuve una mañana de silencio absoluto en casa, es decir, ni marido ni niños, cosa muy, muy rara y también, muy, muy gustosa porque me permitió disfrutar de unas horas de calma conmigo misma. Sin prisas, sin voces, sin obligaciones inmediatas, solos mi tiempo y yo. Desayuné como una auténtica reina (ya quisieras tú, Leti!), tostadas recién hechas con mermelada (nunca me pongo margarina), mis galletas preferidas y café. Releí una revista de cocina (ando muy, pero muy vaga para leer libros, esto es algo que merece otro post) y recibí al mes de junio con la mirada puesta en un sol tímido que se acercaba a mi cocina. Luego comí en casa de mi madre y pasé la tarde con ella, hablando, divagando, cafeteando, riendo como dos niñas. Es curioso, pero cuando vivía en casa de mis padres discutía con mi madre casi a diario, chocábamos como dos erizos (supongo que es casi un clásico jeje). Fue al independizarme y abandonar el nido familiar cuando realmente ella y yo nos unimos como una auténtica piña. Tengo un lujo de madre, lo digo con todo el orgullo del mundo, no sé qué hubiera hecho sin ella en muchos momentos de mi vida.

Al irme me cargó con mil cosas (como somos las madres! jejeje), entre ellas ese cactus. En realidad no es uno sino varios cactus juntos (¿alguien sabe su nombre?, me lo dijo pero no consigo acordarme) lo puse en un rincón soleado del jardín y me quedé un buen rato mirándolo. No sé, pero los cactus tienen algo que me hechiza desde siempre. En fin, sólo espero que no se me muera, se acomode a este clima de montaña y sea feliz.

❀ ❀ ❀

viernes, 30 de mayo de 2014

Reinventar la luz...


Hace ya algunos años, justo al empezar ésta andadura, alguien me dijo que un blog era "como una pequeña casa". Me gustó esa comparación, quizá por ello disfruto tanto cambiando el color de sus paredes, colgando nuevos "cuadros" en sus márgenes, experimentando con la plantilla, jugando, siempre jugando..

Katie Melua arriba en el blog (ya sabéis que podéis pausar el reproductor fácilmente), es una canción que ya compartí en su día pero que hoy me acompaña desde primera hora. Me encanta la dulce cadencia de su voz, ¿no os parece que hay voces que son perfumes?


Pequeño collage

1.- La paz de Duna cuando descansa al sol, ese cruzar de patas que siempre va acompañado de un suspiro hondo y largo. Mirándola resulta fácil relativizar, apartar la bruma y sumergirse en su calma.
2. - Me apasiona la lluvia en el cristal, podría quedarme horas (exagero, claro) viéndola dibujar formas en la ventana.
3. - Recuperar un instante, reinventar la luz y los colores, aferrarse al buen ánimo.
4. - Soy una coleccionista nata de piedras, me apasionan desde niña y creo haber contagiado ese entusiasmo a mi hijo pequeño. El otro día encontramos esa piedra blanca en pleno bosque, nos extrañó su forma perfectamente redondeada, es una piedra de río lejos de casa, pensé (no había ningún río cerca).
Cuando la cogí, no sé bien porqué pensé en Javier Sierra y sus Adamantas, ¿será ésta también una piedra mágica?, seguro que sí, porque llevo varios días revolucionada (las hormonas también ayudan, que sí),  con unas ganas locas de desenroscarme el maldito dolor de rodilla y salir a bailarme la vida entera...


Feliz fin de semana a todos... :)


❀ ❀ ❀

martes, 27 de mayo de 2014

El guardián de nubes...

El sol es un guardián de nubes. Que sí, que lo sé bien, disimula pero cuando le viene en gana las saca del bolsillo derecho del pantalón y las coloca ahí delante para desaparecer un rato ;). 

Mi humor de ayer estaba así, despeinado, enredado, acumulado, y aunque el texto de la entrada anterior lo escribí hace ya tiempo se me amoldó como un guante al corazón. Porque a veces a una le falla el almíbar de los ojos y estalla ante la vida. Y este blog, este pequeño rincón atemporal, es una cajita dónde recojo todos mis estados, tanto los vaporosos como los sólidos. Así soy yo.


Por la tarde, después de la lluvia, el cielo me regaló una escena preciosa. Me sonreí al contemplarlo porque así me sentía..."ennubecida" perdida pero aferrada a esos rayos de sol que siempre me desnudan la esperanza. Le dije al astro rey que a pesar de todo me guardara bien las nubes, ya sabes, por si otro día necesito desaparecer, descargar la bruma y lloverme el alma.


❀ ❀ ❀


lunes, 26 de mayo de 2014

Egagróprilas


Llueve. Cambio el color del blog, me distraigo mientras escucho el burbujeo de los macarrones al hervir. Hace nada he quitado la radio y sus malditas voces para regalarme unos minutos de silencio sepulcral. Me pregunto qué marca la diferencia. Dónde empieza y termina esa línea divisoria que forma una frontera, una aduana entre tú y otros, es algo que me cuestiono desde niña. Cada vez me resulta más difícil pasar desapercibida y amoldarme a la cubitera anatómica, mezclarme entre las mujeres de mi edad y seguir las conversaciones como una autómata. Me ahoga esta sociedad, siento que me difumino, que desaparezco en mí. Me extingo dentro de un cráter ahogadizo en el que me pueden las ganas de enviar a la gente a la mierda y decirles que me aburre inmensamente tanto borreguismo. La sociedad es una lacra para sí misma, está plastificada, tan embutida en su piel de neopreno colectivo que no transpira, no resurge, no muda, no escupe, no evoluciona.

Me cansa todo ese teatrillo circense en el que parece obligatorio digerir los tópicos sociales y adaptarse al patronaje para no ser considerado un rara avis. Pues lo soy, lo soy con todas mis células y todas mis líneas. Lo soy desde el eje de mi feminidad hasta el centro abierto de mis complejidades, todas, incluso las mentales. A veces, cuando la espiral aprieta y el inconformismo me araña el cielo de la boca, tengo ganas de palmear y despertarme (con mi gente) en otra época, otro lugar, otro cielo.


Otra vida.



viernes, 23 de mayo de 2014

Enciéndeme una flor..

Descoso una a una mis cicatrices para hilvanarme la ternura en las manos. Estos días dejo que lo sencillo se apodere de mí y es precisamente en el centro de esa pequeña luz donde atrinchero mis ganas y recargo mis fuerzas. Me digo a mí misma que cada viernes subiré al blog un pequeño collage de instantes, pero lo digo con la boca chiquita, eh?, porque me conozco y sé que a veces yo, sé que no siempre me, sé que..


1- Cajita-conejo a rayas hecho en el cole por J (ya sin bombones dentro, snifff)..
2- Si fuera hada viviría entre esos pequeños pétalos.
3- ¿Encendemos una flor?
4- Lo encontramos sobre un container de basura, desahuciado, sucio y con un brazo roto. Mi peque se enamoró de él nada más verlo (admito que yo también), esos ojillos negros brillantes tenían historias que contar y prometían achuchones, así que nos lo llevamos a casa, lo lavamos, mimamos y zurcimos. Desde entonces nos parece que "Ninu", el peluche orejotas, no ha dejado de sonreír... :)


 ¡Feliz fin de semana!  :) 




 ❀ ❀ 

lunes, 19 de mayo de 2014

Breverías + video


Despertar en domingo y burlarse del reloj y su tiranía. Sonreír feliz como un peluche junto a una ventana. Desayunar sin prisa. Permitirse caprichos (y churros). Tus cereales de choco. Mirar al cielo (ser nube). Sonreír feliz como una rana verde fosforito. Besar tu frente de cepillo. Adormitar sobre una silla roja. Poner miguitas de magdalena a los gorriones. Contemplarlos en silencio. Sentir el viento. ¡Ya tenemos cerezas!. Plantar los pequeños cosmos (¿de qué color serán las flores este año?). La felicidad de un minúsculo huerto. ¿Porqué me dará tanta paz la ropa tendida al sol?. Margaritas y abejas. ¿Y tú de quien eres?. Mirar de nuevo al cielo (ser destello). Hacer empanadillas caseras con mucho cariño. Vinito. Ensalada de patata rica-rica. Helado de vainilla y cereza (¿quieres?). Sonreír feliz. Sonreír como Duna tumbada en el jardín. Sonreír, sonreír, sonreír..



(Ahora me ha dado por hacer videos! jejeje, eso sí..dura poquito, recomiendo conectar el audio y subir volumen porque la canción es...¡bellísima! :)

❀ ❀ ❀

miércoles, 14 de mayo de 2014

El humor está en el aire...

Me considero una persona de risa fácil, en serio, de hecho mi madre sostiene que sonreír fue una de las primeras cosas que hice al nacer. La sonrisa, pienso, es de los mejores regalos que pueden hacerte. La sonrisa es como un buen beso o un abrazo, te abriga, te calma, te colma, te excita, te enamora... La sonrisa es curativa, el mejor de los analgésicos (capaz de arrancarte el dolor de cuajo), es...no sé, algo así como la mercromina del corazón o la primavera de las emociones, y a mi me encanta la gente que sonríe con la boca, con los ojos, con los andares, hasta con las manos he visto pegar alguna que otra carcajada. 

Y yo sonrío, sonrío porque me gusta hacerlo, porque me nace. Salvo cuando me cuentan un chiste. Entonces la sonrisa –dientes y labios incluidos- ¡zaca! se me cae al suelo plana. Lo confieso, no me gustan los chistes. Pero nada, ni un poquito, ni un “así”, nada de nada, es un hecho. Incluso me fastidia bastante que me los cuenten. La razón? la desconozco, pero me pueden contar un chiste buenísimo y quedarme tan fría como una estatua de mármol (lo disimulo, eh?). Supongo que una de las razones es saber de antemano que la persona que lo cuenta espera que te rías (normal), y no hay nada que más me mate la risa que esa expectativa. En fin, soy así de rancia y boba, qué le vamos a hacer. 

Anoche, cuando los críos ya dormían, nos dispusimos a ver “En el aire”, el programa de Andreu Buenafuente (grabado del día anterior, claro, porque lo dan tan de madrugada que soy incapaz de estar despierta). Confieso que el humor de Andreu es terapéutico para mí, en mayor o menor grado siempre consigue sacarme sonrisas. Ayer no fue una excepción, pero lo que de verdad consiguió hacerme reír de lo lindo fue este vídeo justo al final del programa...


(yo tampoco sabía que un hamster tuviera tal capacidad de almacenaje! jaja)

Aisss sí, lo prometo son precisamente éstas, las cosas más sencillas, espontáneas, absurdas e incluso infantiles las que más me enamoran.  Me fui hacia la cama sonriendo como una niña por el pasillo..

:)



❀ ❀ ❀

viernes, 9 de mayo de 2014

Dancing in the kitchen


Últimamente voy acelerada, ansiosa. Camino por la casa sintiendo el runrún constante, como si me faltara por hacer mil cosas, como si estos brazos pudieran abarcar (que no pueden) mucho más. No estoy en calma. Me despierto por las mañanas con la sensación de no llegar, no sé a qué ni a cuánto, ni siquiera a dónde. Me digo que quizá parte de culpa la tenga la cortisona, pero en realidad hace ya mucho tiempo que siento una ansiedad arremolinada aquí justo, en pleno pecho (más bien tirando al lado izquierdo, donde el hambre vital me muerde las esquinas del corazón)

Cuando me siento así me da por cocinar. Y mira que yo soy poco cocinitas, eh?, pero no sé, cocinar, buscar recetas y experimentar me permite mantener activas las manos y calladita la mente. La casa se llena de olores, la mesa de platos y yo de harina. Pongo música y la cocina se convierte en una diminuta nave espacial en la que incluso me contoneo y canto a mis anchas, “dancing in the raaaaaiiiiiiiinnnn”, por cierto, yo soy cero fan de eurovisiones pero este año confieso que me gusta la canción de Ruth (la he dejado en el reproductor de arriba por si alguien quiere escucharla)

El otro día encontré en una revista del 96 (flipa) una receta de buñuelos. Arranqué la página y la colgué en el corcho de la cocina para que no se me olvidara hacerla, y menos mal, menudo éxito en casa!. Tengo que decir que es de las que a mí me gustan: facilísima-facilísima y riquísima-riquísima.



Aquí os la dejo por si os animáis a hacerla. 

BUÑUELOS DE CALABACÍN
*- Ingredientes (4 personas):
- 2 calabacines
- 2 huevos
- 150gr de harina
- aceite
- 1/4l. de leche
- 1 ajo (opcional)
- sal y pimienta

Se lavan los calabacines, se cortan las puntas y se rallan, se cuelan bien, apretando para suelten el máximo de agua posible. Una vez hecho se introducen en un recipiente junto a los huevos, el ajo (bien picado), la leche y la harina. Hay que mezclar bien hasta lograr una masa suave (como un puré), bien integrada y sin grumos. Salpimentar al gusto.
Calentar el aceite en una sartén y con la ayuda de una cuchara vais echando pequeñas cantidades. Freírlos hasta que queden bien dorados por ambos lados. Yo recomiendo no hacerlos muy “gordotes” porque pueden quedar crudos en el interior. Al menos en casa nos gustan así, más bien planitos. 

Et voilà!, servir y comer :)


¡Buen fin de semana!


❀ ❀ ❀



jueves, 8 de mayo de 2014

A un milímetro




Y seguro que la distancia entre una letra y otra es un simple salto de voluntad. 
Como me gusta Albert y esa inercia/energía suya capaz de mover universos..



❀   ❀   ❀

martes, 6 de mayo de 2014

Un lugar

Adoro ir a la laguna. A ver, en realidad no es una laguna sino un pantano pequeño, pero no sé, desde el primer momento que lo descubrimos lo bautizamos así, "la laguna de la Duna", que además rima. La laguna está relativamente cerca de casa, pero con mi rodilla rozando la monumentalidad decidimos coger el coche y ahorrarme así el trayecto. Por cierto, esto me recuerda una cosa que he decidido: en cuanto pueda voy a sacarme el carné de conducir (algo que merece otro post...porque entre otras cosas a mi edad me da pereza y vergüenza a partes iguales, bueno, gana la pereza por goleada, la verdad)


Ir a la laguna me reconcilia con mis pies. Una vez allí el tiempo se detiene y durante el corto circuito que implica el paseo voy dejando capas de pesadumbre tras de mí. Se podría decir que es un lugar que me equilibra al cien por cien o casi. Bordear el agua, acercarme a la orilla, contemplarla al caminar y ver como cambia su luz me invita a enterrar los pensamientos con espinas en el fondo del olvido, o del absurdo (que debe ser una zona oscura, poco ventilada y llena de arenas movedizas).

Es importante tener un lugar en el que refugiarse cuando el plomo de los días y las preocupaciones te impregnan las pestañas y el ánimo.

Yo soy afortunada y al margen de estos tengo varios "lugares" imprescindibles. Lugares dónde soy sin más y con todo. Pero estos lugares son tan especiales que tienen piernas, brazos y unos corazones que son el motor, el circuito y el sentido entero de mi vida.

Por cierto, al volver de la laguna e ir a buscar el coche, no pude evitar llevarme este pedacito -diminuto- de calma.
Os lo dejo aquí.. :)



(el sonido está muy bajito, recomiendo subirlo)

❀  ❀  ❀

viernes, 2 de mayo de 2014

Me pareció que la flor se lamía el corazón..


1977

No, no es que sea ese mi año de nacimiento (ojalá jeje) sino un filtro de Instagram que nunca antes había utilizado y que ahora me hechiza. Quizá porque ese colorido irreal me transporta a un tiempo de infancia aterciopelado y dulce, o quizá, -seguramente- porque tengo aborrecidos absolutamente todos los filtros de Instagram. No lo sé, como tampoco sé la razón por la que no acabo de sentir que es primavera hasta que no pongo margaritas en la ventana de la cocina. Tenerlas ahí se ha convertido en toda una tradición. Me gusta verlas mientras cocino, mientras les preparo el desayunos a los niños o me tomo un café con azúcar de calma.


Margaritas, sol, primavera.. y un café a media mañana. Diminutos pétalos de cotidianidad que consiguen lamerme a mimos el corazón y hacerme sentir bien. Muy, muy bien.

¿Y a ti?

¿Qué cosas te lamen el corazón?

:)


❀ ❀ ❀

martes, 29 de abril de 2014

Más


Martes 12:52h, me atrinchero entre palabras y margaritas. Inspiro hondo al teclear, es tan reconfortante siempre volver a este rincón... Decido convertirlo de nuevo en estación central, remover la tierra, sembrar palabras, fotos y luz, volverlo más cotidiano, más fértil, más familiar, más de bolsillo, en definitiva más de mí -si cabe- y mi pequeño mundo. 

"Antony & The Johnsons" en el blog (casi apetece volar al escucharla, verdad?) y tres ventanitas de Instagram. Pequeños pensamientos de bolsillo, breverías sin más.



1- El árbol que quería acariciar las flores...
2- ¿Me lo corto?
3- Instante de serenidad al atardecer..




❀ ❀ ❀

lunes, 28 de abril de 2014

...a mi son.


He puesto música en el blog, es un pequeño reproductor situado justo arriba (puede cerrarse fácilmente), por hoy lo dejaré...pero pretendo quitarle la reproducción automática, es que ando como loca con esa canción "My favorites things" versionada por Olivia Ong, una voz que descubrí hace unos días y que me hechiza. 

No sé, quizá sea porque el ritmo suave está muy acorde conmigo estas semanas en las que transcurro despacio, muy despacio. Cada vez tengo más días de tipo "que el mundo siga mi ritmo" y no a la inversa. Mi mente protesta, claro, pero mi cuerpo se encarga de bajarle los humos. La primavera no es la estación de la salud para mí, los cambios de clima representan pequeños brotes que son como collejas de dolor impertinente. Intento esquivarlas de esa forma, transcurriendo lo más despacio que puedo. Que el mundo se adapte a mi ralentí de gueisha -me digo a mí misma sin mucho convencimiento- que en estos días el mundo baile a mi son.


When the dog bites, when the bee stings
When I'm feeling sad, 
I simply remember 
my favorite things
and then I don't feeel so bad!



viernes, 7 de marzo de 2014

Mi juventud era una casa

Envejezco.

Hace algunos años que es oficiosamente oficial. Envejezco y no es que lo lleve mal en absoluto, pero tampoco bien, para qué fingir. Envejezco y mentiría si dijera que formo parte de ese grupo de personas que afirman que a una determinada edad se alcanza la plenitud o que adora sus arrugas porque las considera líneas de vida, aprendizajes o lecciones.Yo no. Al menos hoy. No. Que mal, eh?. Me hubiera encantado, palabrita, de hecho siempre creí que sería así, pero no. Y ya puestos confieso que lo que más me fastidia (iba a utilizar otro verbo) de envejecer es que no me siento ni más sabia, ni más plena, ni más realizada, ni más en paz, ni exfoliada anímicamente, ni más nada. Al contrario, cada vez me noto más hambrienta de vida y silencio, cada vez me escurro más -ombligo adentro- y me pierdo entre mis caóticas cordilleras sin importarme un pepino los juicios ajenos. Me jode (jó, perdón) sentir que estoy tan agotada como sedienta, que la vida se me queda corta, corta, coooorta y larga, larga, laaaaaga a la vez. Pura contradicción, así es como una se arranca las escamas de lo aprendido para volver a relamerse la duda. Desaprendo, cada día un poco más, y al hacerlo es cuando realmente cierro los ojos al sol y me siento liviana.

Envejezco.

Hace años que es oficiosamente oficial. Y aquí estoy, seis pasos más allá del meridiano, sosteniendo a pulso la sonrisa en el espejo y retroalimentando -con infantil pasión- a todos los pajaritos azules de mi cabeza.


jueves, 27 de febrero de 2014

I'd love to kill you..



La tarde gris penetra por la ventana con su reguero de luz asfáltica. Yo enciendo un cigarrillo, no recuerdo la última vez que lo hice, lo enciendo por  recuperar  un antiguo ritual de humo. Cierro los ojos y el cigarrillo se me consume entre los dedos, escucho a Katie Melua y dejo que su voz de terciopelo me acune la espiral.

De pronto, durante esos breves minutos de miel  y acordes, siento que reinvento una esquina de sol, el suelo deja de ser plomo entre mis huesos y todo vuelve a su sitio.



( Katie Melua - "I'd love to kill you" )





Recomiendo escuchar la canción,
es realmente PRECIOSA...

martes, 14 de enero de 2014

Luz rara

El día tiene una luz rara. Es de aquellas veces en las que sales a la calle y como te olvides las gafas oscuras el resol te pega tal golpe en la retina que te obliga a caminar entornando exageradamente los ojos, como si pretendieras visualizar con más nitidez un punto en el horizonte. Quizá los días así, de luz rara, sirvan para eso, para que una se auto-obligue (por dios, que "verbo" tan apretado) a enfocar lo importante desestimando las esquinas de lo superficial. No sé, hoy he pensado en ello y en las cosas pequeñas que enfoca el corazón cuando le quitas paja inútil, cosas simples y sencillas que a mí personalmente me hacen soberbiamente feliz. Porque yo resucito con esos pequeños destellos de luz cotidiana y recordar esa certeza ha sido como una bocanada de oxigeno directa al paladar. Me he sentido tan liviana que se lo he dicho inmediatamente a M, sabes nena?, ayer hice el primer brownie de chocolate de mi vida y me quedó de lujo!


Para todos vosotros, que os lo merecéis por estar siempre ahí, bien cerquita!

miércoles, 8 de enero de 2014

Saltos, ramas, esencias..

Cuento las horas hasta mañana y siento que tengo el alma escondida entre los dedos, y estos, apretados en una caricia sin presión. He decidido resguardarme así el alma cuando los nervios me zarandeen tanto como hoy. Eso y salir a recoger pequeñas ramas con D, dejar que el invierno del bosque me cubra con su capa de bruma dulce y conseguir así que la inquietud quede confundida en un letargo. Mañana será un día de buenas noticias médicas, debe serlo, así que frenaré el reloj de las expectativas y caminaré convencida de poder saltar sobre ellas una vez más.





martes, 7 de enero de 2014

Buffff, cuesta..





...recoger las miguitas de magia y darle cuerda (forzosa) al reloj de la normalidad…