miércoles, 20 de noviembre de 2013

..más que bien..

Entre una calada y cinco sorbitos de otoño M me cuenta que en enero operarán a S. Al final la vaciarán a modo de prevención y para evitar riesgos -me dice- demasiados fibromas en poco tiempo, y ya conoces los antecedentes familiares, no?. Afirmo con la cabeza y se me atascan en los labios un montón de palabras mudas. Recuerdo entonces el impacto que tuve de niña cuando oí por primera vez esa expresión; “al final van a vaciar a la tía E” le comunicaba mi madre a alguien por teléfono, y tras cerciorarme de que había escuchado bien la frase me imaginé a la pobre tía E tumbada en una camilla de hospital mientras un doctor le quitaba el alma, el esqueleto humano y todo el algodón interno.

“Espero que todo vaya bien ésta vez”, dice M sosteniendo la frase en un suspiro lento. Claro que va a ir bien, le contesto, S está rellena de algodón de azúcar dulce, todo va a ir más que bien.