martes, 23 de julio de 2013

La sal de los huesos


"Envejecer es obligatorio, pero madurar o crecer es opcional", me decía M hace ya algunas semanas en pleno patio del cole. La música sonaba, los niños corrían celebrando el fin de curso y una brisa cálida y juguetona intentaba ponerle alas a sus palabras. Lo había leído no sé dónde, me explicó, y lo corroboraba con un gesto rotundo en la cara. Yo puse ambos hemisferios cerebrales en funcionamiento sin muchas garantías..¿qué opinas? me preguntó, que qué opino..¿yoooo? -contesté- ¡si aún me hago trenzas!, y se echó a reír como una niña. 

Hoy al observarme ante el espejo (sin mucho ánimo) me ha nacido un jardín luminoso entre las pecas y las ojeras y he recordado las palabras de M, lanzadas como un tópico asumido, que ambas compartimos. Es cierto, yo aspiro a no madurar jamás, no al menos de esa forma rotunda y sin retorno, no hasta el punto de cortarme las trenzas "por tener una edad" y no "porque me da la gana". Pero sí he sido plenamente consciente de que ésta es, posiblemente, la última tregua. Nunca volveré a estar tan bien como hoy, y no me refiero a una cuestión de arrugas o belleza, en absoluto, si no a la ingravidez controlada del dolor.

Sinceramente....no me importa, le temo más al declive del alma que a toda la sal de los huesos.

Trenzada :)



12 comentarios:

  1. COnsciente de una última tregua... tengo una sensación similar (por otros motivos) pero sí, así es...

    Nunca renuncies a ese alma con trenzas, yo no haré nunca al alma con rizos...

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  2. ¡muy bien !!! Así se piensa !!
    Besos de miel.
    LINDO MARTES !! :)

    ResponderEliminar
  3. Siempre nos haremos trenzas en el alma! Eres de esas que tengan la edad que tengan aman la vida, lo se, lo veo en tus palabras y lo saboreó en tus imágenes!

    ResponderEliminar
  4. El declive del alma...pues sabes? Si el alma se apaga... Nos quedamos sin trenzas y sin madurez, asi que creo que tambien tendríamos que cuidar que eso no ocurra, y si, soçamente si uno quiere le llega la madurezy se corta las trenzas. Gracias por tus pensamientos, son especiales.

    ResponderEliminar
  5. Como dice "Toro", es que eres una princesa y así has de verte siempre.
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo, a punto de cumplir los 50, no volvería a los 20...lo siento...
    Y mira que lo pasé bien...

    ResponderEliminar
  7. No me asusta la vejez "a la vista" me preocupa volverme regañona, triste o aburrida. No me puedo hacer trenzas, me corté el pelo muy, muy corto, me levanto peinada y me siento muy a gusto, dedico el tiempo del secador o la peluquería a comentar en vuestros blogs. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  8. A pesar de que se vayan acumulando años (y eso siempre es bueno)se puede/se debe mantener el espíritu infantil, porque son los que más disfrutan de las cosas buenas de la vida.
    Besos de color azul (como la goma de tu trenza).

    ResponderEliminar
  9. Cierto. Hay que preocuparse más de esa fractura que la de la estética. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  10. Sabes? te comprendo perfectamente :)
    Bonita trenza
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  11. Aunque inevitable, es estresante el paso del tiempo :)

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***