martes, 4 de junio de 2013

Punto de miel

Hoy he soñado con abejas, igual que tú. Quizá esa sea la causa de este bienestar repentino, el haber coincidido en un sueño fugaz. Últimamente me ha dado por recuperar viejas aficiones, antiguos hobbys que consiguen proyectarme hacia el centro de mi misma esquivando el laberinto de contradicciones que suelo encontrarme en el camino de mis pensamientos. Antes solía hacerlo al leer...pero últimamente y por más que lo intento no consigo concentrarme, a la segunda línea la vista se me va y los problemas cotidianos me caen desde las pestañas. Trabajo. Futuro. Trabajo. Presente. Trabajo. Trabajar para no perder el trabajo. Problemas, inquietudes, nervios y ese dolor que me acompaña incombustible desde niña. Y de pronto cojo un ganchillo y sonrío, sonrío porque desde los 12 años no sujetaba uno entre las manos y todo fluye, ¡todo!, hasta las risas en mi entorno...(¿tú haciendo crocheeeeeeet?, pues sí, yo, y en cada punto dejo un gramo de sal, ¡qué gusto!). Ahora mismo pienso en abejas de miel mientras espero a mi pequeña jauría. Abejas y lana fucsia.  Desde hoy recordaré tejerme los sueños en cadeneta..

Momento de relax


(Por cierto,  espero solucionar en breve lo de los comentarios...)