martes, 11 de junio de 2013

09:33h y aún tengo sueño


Ay sí..mucho, mucho, mucho sueño. Hoy sólo pienso en mi cama, sábanas blancas y la ventana del parque proyectando esa penumbra tan gustosa. Tengo sueño, ayer me quedé dormida como una marmota en el sofá -pero dormida profundamente, eh?- y después, obvio, no me podía dormir. El reloj marcaba la hora del diablo y yo daba vueltas entre sábanas de lejanía que ahora me pesan sobre los párpados. Pienso en mi almohada mientras unto mi tostada con mermelada de arándanos, ¿¿salvajes??, ay sí, ¿por qué no?. Salvaje e intenso me sabe todo mejor, sí. Incluso el desayuno.