martes, 16 de abril de 2013

Antojo

No sé que le pasa a esta tarde, pero no corre, no pasa, no fluye. Doy vueltas como una abeja atrapada en un tarro, quiero salir de la oficina y a la vez quiero volver a entrar, que el día renazca, que vuelva a parirse a sí mismo, que se torne amanecer para convencerme de que hay un día entero por delante con nuevas y ronroneantes oportunidades de color azul. Hago una pausa fugaz y salgo al patio...¿porqué me hechizarán tanto los patios interiores?, ¿qué clase de magnetismo ejercerán en mí?..me relajo allí, en medio de todo y de nadie, recorro las siluetas de las personas que lo habitaron mucho antes que yo, las saludo con los parpados cerrados mientras pienso -sin saber- en cerezas rojas y nectarinas..

"Mandoline"


¿Os gusta la ilustración?, pues deciros que es de Irma Gruenholz, una ilustradora que me encanta y a quien descubrí hace algún tiempo de esa manera en la que se descubren las grandes sorpresas, por puro azar.

Os dejo su página por si queréis verla: 





51 comentarios:

  1. Los patios interiores me protegen.
    Me siento bien en ellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, Toro, algo tienen que te abrazan..

      Besos

      Eliminar
  2. Me encanta la ilustración, visitaré su página, gracias :-)

    También me gustan los patios interiores, tienen la magia de aquello que poca gente conoce o puede ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantarán sus ilustraciones y creaciones con plastilina, a mí me atraparon totalmente :)

      Estoy totalmente de acuerdo, los patios interiores poseen un magnetismo especial, a mí me apasionan desde niña.. :)

      Besitos, Oski

      Eliminar
  3. Así que escribiendo en horas de trabajo.....
    bien, bien.....
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien, ¿yo? nooooooooooooooo!

      jeje ;)

      Besitos

      Eliminar
  4. Es bonita la imagen. Gracias Mairló.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rafael...una pasada de imagen, celebro que te guste.

      Besito

      Eliminar
  5. Yo pienso en ese patio y me veo mirando a los ojos de Mairlo mientras me como unas jugosas cerezas del valle del Jerte, una de mis pasiones.

    Una conjunción perfecta, unos ojos de mujer y una delicia para el paladar.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos pasión, Sau!!! uhmmm cerezas y buena compañía..¿qué más se puede pedir?

      Gracias por tu dulzura.. :)

      Un besito con abrazo extra fuerte

      Eliminar
  6. Siempre es un placer descubrir la buena onda de tus letras...Hoy, nos traen calma, sosiego y un color azul que me encanta, junto con el recuerdo de aquel patio y su olor a jazmín. Hoy, aquella sonrisa de mi abuela, atrapa mi memoria.
    Un abrazo desde mi azul mar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo feliz que me hace saber que mi entrada te ha traído recuerdos de tu abuela, me hace feliz, Ángeles...de verdad, merece siempre la pena abrazarnos a los buenos y cálidos recuerdos de las personas que hemos querido.

      Un besito, cielo

      Eliminar
  7. Siempre que te veo me atraes como un imán. Nací en una casa con patio interior :) no hay día que no lo recuerde. Te mandaré en mensaje un poema que me hizo mi amiga del alma, la que hoy hace seis meses que nos dejó, para mi es una joya, a ver si te lo puedo mandar a la noche.
    Me encantó la pagina de la ilustradora, las casas me gustaron mucho. Un beso preciosa, no estoy entrando a los blog, pero cuando te veo por aquí me alegro mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede, Pepi, que siempre que me dejas tus palabras azules me haces volar. A mí, como a ti y como a Ángeles, los patios interiores me devuelven a la infancia, a lo dulce de ella, a las tardes de verano en casa de mi abuela Pilar, regando las flores, leyendo, jugando...qué tiempos tan dulces!, es por ello por lo que los patios siempre me inspiran tranquilidad. Como tus palabras, preciosa. Estaré encantada de que me envíes el poema, sé seguro que debe ser maravilloso.

      Un besito

      Eliminar
  8. Hay rincones acogedores... y es estupendo tener uno para que empiece a fluir el día, cargando ánimos.

    :)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo disfruto a ratitos y siempre que puedo, hay un silencio tan acogedor allí...

      ¡Ahhh, el silencio, como lo atesoro, Abis!

      Besitos, guapa

      Eliminar
  9. Hola guapa , pues sabes el patio que tengo en mi casa , ese si es particular y solo mio , si yo no quiero que llueva , pues no llueve , y si es verdad que parece que estes mas protegido, esto me recuerda cuando era pequeñaja cuando iba a casa de mi abuela , solia jugar al "Chambori" con mi prima en el patio de mi abuela , oye una foto muy bonita me gusta mucho .

    Mañana te enviare un E-mail , vale asi que no te preocues , besos guapa .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso, los patios nos llevan a todos a la infancia y a los abuelos, me encanta... :)

      Disfruta de ese patio particular, mi niña! (y cuéntame, andaaaaa!)

      Besitos

      Eliminar
  10. Vaya...y yo que te iba a echar la bronca porque nos privas de tus pensamientos....Los patios interiores...recuerdo cuando estuve en Sevilla, esos patios con esas caídas de agua...hacen soñar.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he estado nunca en Sevilla pero sí que es verdad que sus patios son puro ensueño... :)

      Besitos muchos, A.L

      Eliminar
  11. Encerrada en un tarro... patios interiores... Freud te diría que... :)
    Un cielo azul, cerezas rojas... ¡Un tarro de Sugus!


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que Freud me descubriera nada que no supiera ya jejeje ;))

      Uhmm un tarro de Sugus de piña, Verso, has dado en el clavo..¡qué antojo!

      Versibesitos!

      Eliminar
  12. ¡Me encantó ! A veces pasa, vas de un lado a otro , como si no supieras qué cosa es lo que quieres... son momentos...

    Besos de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos arrastramos últimamente sobredosis de ansiedad, María del Carmen..y se traduce en esa sensación de desamparo anímico, un querer pero no saber, un necesitar pero no entender..

      Gracias por tu calidez..

      Un besito

      Eliminar
  13. Visitaré su página, tiene buena pinta, a ti te ha sevido para ilustrar bonitas palabras.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustará, Ester.. :)

      Un besito con alas

      Eliminar
  14. Que bello texto Mairlo. A mi me pasa algo parecido a lo tuyo en los patios interiores. Me pasa en construcciones antiguas y sobre todo en sitios prehistóricos (como las cuevas). Pongo mi mano en donde tantas veces las pusieron ellos,les saludo y les presento mis respetos. Como ahora hago contigo al mandarte un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufffffff las cuevas!, no sabes como me atraen también...hasta el aire me parece sagrado en ellas..

      Gracias, Karras...te dejo un besito

      Eliminar
  15. Un bello texto como siempre con esa luz especial que te caracteriza. El tiempo a veces se detiene o anda más pausadamente, es algo que constato muy a menudo, pero hay almas que ayudan a sentirlo con más intensidad y alegría.
    La ilustración me encanta, es curiosa la casualidad, ya que llevo dandole vueltas desde hace un tiempo a la cuestión de buscar una mandolina, me encanta su sonido sobre todo en una parte del Tubular Bells de Mike Oldfield donde sus trinos se tornan poesía (en la versión de 2003). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber frenar el tiempo es una virtud de la que yo carezco, Carver, a veces lo intento, contemplar las cosas que te rodean hace que todo tome un ritmo más pausado. Sabes dónde sí siento que tiempo se detiene e incluso se alarga?, en el bosque, en contacto con la naturaleza, ahí sí que consigo desprenderme de los pensamientos con peso para aferrarme a la certeza de que sólo somos tiempo con piel. Y desperdiciamos tanto ese tiempo..

      Me alegra (mucho) de que la Mandolina de mi tocaya te haya servido!, conozco la magia Tubular Bells y sigue estremeciéndome a pesar del tiempo..

      Un besito

      Eliminar
  16. Pues si, preciosa ilustración...
    y tu texto, siempre relajante su lectura.

    y "Mairló" sigue sonando por las tardes en Madrid ;)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhmm no sabes (sí sabes) lo mucho que me gusta que Mairló suene de tu mano! ;)

      Besitos, Des

      Eliminar
  17. Sosiego en tus palabras y paz en la imagen, perfecta unión para navegar en el tiempo como en un sueño.
    Por cierto a mi tambien me gustan los patios interiores, sobre todo si son muy antiguos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto contigo la pasión por los patios interiores antiguos, tan preñados de las voces de quienes los disfrutaron, cuantas historias cuentan..verdad?

      Besos, José Manuel

      Eliminar
  18. Es preciosa, como tu recuerdo de las cerezas y las nectarinas. Mmmm...

    ResponderEliminar
  19. El mejor patio lo hace el que no tiene barreras ni muros que lo convierten en tal... ¡fruta...! la que tú quieras, por aquí le ponemos los plátanos, pero con pintitas, que son los nuestros...con gofio están... ¡para comérselos! Besos desde Sotavento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...mientras no sea el de una prisión..

      A mi me pasa que cuando estoy en un patio, José Gerardo, no veo muros ni barreras sino todo lo contrario.. :)

      Uhmmmm plátanos canarios, qué ricos, por favor!

      Besitos

      Eliminar
  20. Un gustazo, por puro azar te descubrí yo, y no sabes la de margaritas que has traido con tus entradas a mi vida.
    Pues disfruta mucho de esos patios interiores y de tus cosas Ló y sigue compartiéndolas porque es un gustazo leerte.
    Mi abrazotedecisivo con esencia a cereza y nectarina jejejeje. Muacks guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita eres, Sara! y que suerte que el mundo de los blogs me haya acercado a una persona tan dulce y luchadora como tú..

      Un besito, cielo

      Eliminar
  21. genial lo que hace esta artista!
    gracias por la recomendación
    muchos cariños y cerezas
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es increíble...¡y con plastilina!

      Me alegra que te haya gustado, Romina...un besito!

      Eliminar
  22. Es verdad, ¡qué bellos son esos patios interiores! Tan bellos como tus lineas Mairló. Me has dejado con un aluvión interior de imágenes y pensares. Muchas gracias. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  23. Es dificil saber porqué te fascinan los patios interiores, pero quizá porque son un reflejo de esos espacios abiertos dentro del alma. Allí se puede respirar aire fresco y a la vez, se encuentra la intimidad personal.

    Me ha gustado este post.

    Saludos chica de los antojos, ya me abriste el antojo de las cerezas!!!

    ResponderEliminar
  24. Me encantan tus palabras, hay tardes que son así..., tal cual la muestras.A mí también me encantan los patios interiores y cualquier contacto con un pedazo de naturaleza y un poco de luz.
    La ilustración es preciosa también.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Los patios interiores son vidas que nos rodean, cada una en un camino, batallando por caminar hacía alguna parte...

    Conozco la ilustradora, es de lo más tierno

    Besinos

    ResponderEliminar
  26. Los antojos son peligrosos. Sobre todo si no tienes lo que te apetece por casa.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***