martes, 5 de marzo de 2013

Invisible


Recuerdo, desde el primer minuto de consciencia, haber sentido el peso de una ausencia. Un peso como una sombra, extraño e inexplicable, ensanchando las paredes de un vacío sin nombre. La verdad es que siempre he sentido que algo le falta a este mundo, que no acabo ni acabaré nunca de encajar en su radio social, que raspo por las paredes de asfalto y me golpeo con las esquinas de todos sus límites. He crecido ignorando a propósito esa condición incondicional, ser consciente de la diferencia y lamerme la insatisfacción con toneladas de saliva emocional me hace compatible con la sociedad. He tenido también la gran suerte de enamorarme de las cosas pequeñas que me hacen volar, las inapreciables, las que se pegan a la suela de los zapatos de todos los ciudadanos del mundo. A veces funciona y casi me siento etérea. A veces no, y el suelo de mi tolerancia se torna de alquitrán. Cuando esto sucede, me giro, cierro los ojos y me vuelvo invisible.


31 comentarios:

  1. Sigo sin apenas tiempo para visitaros y de nuevo tengo que pediros disculpas por ello..

    :(

    Besotes a todos!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que no consigues hacerte invisible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos, en algún momento de la vida, quisiéramos también ser invisibles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si te sientes así es porque aún estás incontaminada, y eso es maravilloso.

    ResponderEliminar
  5. Muy a menudo no comprendo el mundo en el que habito. Tu solución me parece práctica.

    ResponderEliminar
  6. Es una buena coraza, pero desde esa burbuja en que te guareces no dejes de escribir. Eres genial. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  7. voy a tomarte la palabra y usar la invisibilidad de vez en cuando, no me irá mal...

    ResponderEliminar
  8. Invisible... ten cuidado de que no te pisen D:

    ResponderEliminar
  9. Si fuese tan sencillo pasar a vapor... invisible

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  10. Aunque tengas poco tiempo no has conseguido ser invisible, tus buenos sentimientos hacen que brilles con luz propia.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Entiendo esta sensación, y es que hay dias que es la única manera, el mecanismo que utilizamos para eso que nos duele...

    besos

    ResponderEliminar
  12. Nunca serás invisible porque tu amor por las cosas pequeñas te hace acercarte a ellas, esas son nuestras pequeñas felicidades, sentir la brisa que acaricia, las olas del mar, mirar a las nubes que van, recoger esa pequeña flor en el campo, llenarte de naturaleza cuando caminas un sendero.

    Las pequeñas cosas.

    ResponderEliminar
  13. Hermosas palabras niña. Siempre me gusta encuharme en ti.

    ResponderEliminar
  14. Comparto esa sensación, esa intuición de ausencia y ese rellenarla con el placer de las pequeñas cosas. Es tan lindo lo que dices, llevan todas tus palabras tanta verdad consigo... o al menos yo las comparto desde lo más profundo de mi ser.

    ResponderEliminar
  15. Una persona que dice "lamerme la insatisfacción con toneladas de saliva emocional", es muy díficil que logre hacerse invisible. Ahora te vemos quince.

    Besos y ánimos

    ResponderEliminar
  16. Una canción para ti...
    para cuando te vuelvas invisible:

    http://www.goear.com/listen/45577c6/en-este-mundo-raro-los-secretos

    besos

    ResponderEliminar
  17. que bien explicas la ausencia o falta de alguien ...me encanta como escribes ! besoss

    ResponderEliminar
  18. La ausencia pesa pese a ser invisible. Haciéndose invisible... ¿crees que uno se libera del peso?


    Bss

    ResponderEliminar
  19. A veces quieres ser invisible y a la vez que el universo se difumine. No ver, que no te vean, dejar pasar el tiempo y volver a encontrar esa chispa que te hace conectarte de nuevo con el mundo en el que te ha tocado encajar.
    Y así, hasta la próxima vez en que quieres desaparecer de la vista de todos.
    Un abrazo de ánimo.

    ResponderEliminar
  20. Somos unos cuantos los que no sentimos así. Y llegué a la conclusión que poco me importa volverme visible en una sociedad en la que hay que brillar con lentejuelas continuamente, y donde tantos necesitan mostrarse todo el tiempo, porque si los demás los ven, entonces existen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hubo un tiempo (muy largo) en el que yo también sentía que no encajaba, que no entendía el pulso de esta humanidad tan desconcertante que formamos. Incluso creía que me merece una explicación, que el mundo se debía parar para escucharme. Ya no, Mariló. El mundo puede vivir (o morir) perfectamente sin mí y no hay motivo alguno que requiera de sus explicaciones. Vivo e interactúo, pero no soy más que viento.

    Como siempre, es enriquecedor leerte y detenerse en tus pensamientos.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Yo también soy un poco invisible cuando me interesa :-)

    ResponderEliminar
  23. En estos momentos...si consigues ser invisible...o sentirte al menos ...eres una privilegiada....yo hace tiempo que no encajo en el mundo...me he construido mi propio puzzle de cositas pequeñas...donde encajamos todos a la perfección...esas cositas y yo.
    Mi abrazotedecisivo guapa

    ResponderEliminar
  24. Ya hace algún tiempo que estoy desapareciendo aunque me resisto a volverme invisible del todo. siempre qued algo. Muy buen texto. :-) Besos.

    ResponderEliminar
  25. Yo ando igual, no te apures!

    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Si te funciona,¡genial!, pero lo malo de volverse invisible aunque sea un rato es que puedas perderte cosas interesantes e importantes o simplemente perder la oportunidad de vivir, ese rato.
    Como todo, la vida tiene momentos transparentes y tupidos pero creo que todos tienen que ser vividos, disfrutados o sufridos...
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  27. Me encanta tu forma que tienes para describir los sentimientos, comparto mucho lo que dices.Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***