miércoles, 16 de enero de 2013

Gravedad 0


Hoy he disfrutado caminando por la calle, sin prisa, con las manos en los bolsillos de mi abrigo gris, contemplando como la gente trazaba y recorría sus propios circuitos internos. A veces me gusta observar los pies de los demás, los zapatos que dejan huellas invisibles en un asfalto completamente ajeno a la hoguera de las emociones. He disfrutado caminando, corría un aire tan frío (lo adoro)..tan renovador que he podido sentir como se llevaba todas las plumas de mi pensamiento. Todas. No sé, por momentos me he sentido rotundamente feliz, llena de una felicidad azul, sencilla, saltarina, como de gorrión. Y es que cuando me libero de mi misma me vuelvo tan etérea, tan ingrávida, tan de aire..

Volátil

24 comentarios:

  1. Y realmente lo sos, un alma hermosa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque tú me lees con ojos dulces, Humo.. :)

      Un besito, preciosa

      Eliminar
  2. Separo un párrafo que me ha gustado especialmente: "...A veces me gusta observar... los zapatos que dejan huellas invisibles en un asfalto completamente ajeno a la hoguera de las emociones..."
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu sensibilidad es todo un placer, Rafael.. :)

      Un besito, poeta

      Eliminar
  3. Curioso, observar los pies y no la cara......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... :)

      Me gusta observar los pies de la gente al caminar (esto tiene mucho que ver con mi infancia, pero esa es otra historia) y si voy a paso lento también les leo las páginas de la cara, no creas...y sobre todo los ojos, que son el índice del alma.

      Besote, Kikas

      Eliminar
  4. Cuando era jovencilla y hablando con las amigas: pues yo en lo primero que me fijo es en los ojos, pues en las manos, en el culo (la mas atrevida) Yo en los zapatos. Tengo una relación especial que han heredado mis hijas y voy camino de contagiearsela a mis nietas.
    Una foto preciosa que le sienta muy bien a tu abrigo gris y tu felicidad azul y saltarina. Abrazos con bufanda

    ResponderEliminar
  5. Mairló, tú pequeño pero jugoso texto no solo me libera, me dejo caer en su poderoso algodón. Es como un amasijo de Lino seco, que se introduce en el agua para formas las cuerdas que se unen a mi alma.
    Me ha encantado de veras.

    un abrazo

    Antonio

    SILENCIO
    Cuando los galgos sueltan sus patas
    raspando la tierra, éstas suspiran
    ansiosas por poseer su presa y
    los astros se revolucionan
    buscando la materia que
    los dosifiquen, invirtiendo
    las horas de los día,
    camuflando sus silencios
    entre las jaras del rio.
    Molina 1/01/13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué belleza, poeta..

      Gracias por tu sensibilidad y mi emoción

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. A veces es bueno y recomendable volar y dejar esas hogueras que a veces queman el alma y esperar que el viento frío se lleve el humo de los rescoldos.
    Por cierto compartimos afición de mironas de pies, son una parte del cuerpo por la que (no se porqué motivo)siento atracción al igual que por la manos que a veces dicen más que las palabras.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, tan... Puro. No puedo describirlo de otra manera.

    ResponderEliminar
  8. Que gusto niña, de veras, me alegro de que te hays sentido asi.

    No se que tendrá esa sensación de sentirnos bien que nos convierte en plumas ingrávidas...

    Yo me fijo en los ojos en las manos y en los zapatos...

    besinos

    ResponderEliminar
  9. Me fijo bastante más en las manos... poco en los pies...
    Me alegro de esa sensación volátil de felicidad que dure! (que resorte interno hará que funcione repentinamente ehhh... si lo pudieramos controlar)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  10. Muy buenas noches señora.
    No sabía yo que hubiese un sugus de café, a mi de pequeña me encantaban los azules, es decir, los de piña que sabían a todo menos a piña jajajajajaja
    Tienes una página muy especial e interesante, te felicito por tu gran entrega. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones este espacio tan personal, recuerda que un blog es como un hijo recién nacido, crece y evoluciona con el paso del tiempo hasta convertirse en una persona de éxito y respetable, pero para ello hay que saber cuidarlo todos los días.
    Te sigo, así que seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

    Si me lo permites, me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Lo he dedicado a escribir literatura personal (relatos, cartas, reflexiones), además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    Un gran abrazo desde Málaga y gracias por compartir un trocito de ti.

    ResponderEliminar
  11. Que manía con el frio...jajaaj, bueno si tenemos una taza de chocolate delante...(tu y yo)jejeje.Petons xocolatats.

    ResponderEliminar
  12. La forma de andar de los demás, como deslizan los pies, como avanzan otros con paso firme..., es otro universo a analizar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. que has dado un paseo renovador , con frio ,viento y te has quedado nueva ! besosss

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué loco! Vos mirás los pies, yo miro las manos de las personas. Me gusta la imagen de las plumas de tu pensamiento. ¡Beso va, Mairló!

    ResponderEliminar
  15. Cuando niña me distraían los pies de las personas. Si viajaba en un bus, una micro o incluso caminando, lo mismo me sorprendía ensimismada en los pies. Observaba los zapatos, los tacones, los colores y los pies. No sé, me acordé de eso. Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. La experiencia de "ser" desligado del "uno mismo". Que no hay mejor forma de ser uno mismo que esa, por cierto.

    ¡Qué lujo! Yo hace meses que vivo atado a problemas y más problemas y más problemas, aparcando muchas cosas para centrarse en salir adelante. Compromisos...

    Así que disfruta también por los demás. Un placer...

    ResponderEliminar
  17. A mi me gusta mirar los zapatos de la gente... disimuladamente, claro. Si tuviera una polaroid, un muro de zapatos mejejeje Siniestro D:

    ResponderEliminar
  18. De cría era tan vergonzosa, que más veía zapatos que caras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Mairló:
    Me sumo a este blog, como un seguidor más, porque veo que eres una persona con gran temple ante la adversidad y que tal actitud la manifiestas por medio de textos sinceros y puros.
    Hay veces en que la sinrazón de este mundo pareciera no caber dentro de uno; es entonces cuando conviene cambiar de entorno, salir y caminar. Los problemas vuelan y los ánimos se reconstituyen. Lo explican muy bien en tu entrada.
    Cuando fijo mi atención en los calzados, creo descubrir a las personas. El gusto por cierto tipo de calzado deja en claro su cultura y el estado de conservación, su cuidado por los detalles.
    Las botamangas de los pantalones hablan de la prolijidad de quien los porta, o de quien debiera velar por el buen gusto de la prenda: bordes deshilachados, o las botamangas enrolladas, son pruebas demostrativas de falta de atención. Ni hablemos de la higiene de tal zona.
    Increíblemente, me gustaba el Sugus azul, aunque solo fuese por el color, pues el de menta o el de limón eran los más ricos. Nunca se salvó de ser comido ninguno de ellos.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  20. Decía una canción:

    "...aire,
    soñé por un momento que era aire,
    oxígeno, nitrógeno y argón,
    sin forma definida...ni color..."


    extraña y siempre placentera sensación...volar...

    abrazos

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***