jueves, 22 de noviembre de 2012

Y robar nubes

Ya es oficial, cada vez me gusta menos hablar con la boca y más con las orejas. Se me da bien escuchar, me gusta. Las palabras que me llegan desde otras bocas me penetran tan a fondo (a veces incluso demasiado, pero no puedo evitarlo, por mucho que lo busco no me he encontrado jamás el interruptor de las orejas) que me las llevo puestas y luego converso con ellas en privado. Hoy S hablaba en el coche, hablaba y hablaba sin parar, me hablaba de los niños, de su suegra, de la Navidad, de la maldita dieta, de tantas cosas por segundo que me he visto forzada a desdoblarme y dejar una parte de mí conversando en piloto automático mientras la otra, fugitiva, se esfumaba a kilómetros de allí.

"Y esas nubes espolvoreadas?" 
-me decía a mí misma-
"míralas.."

Creo que siempre ha sido así, desde niña. El mundo golpeándome el oído y yo lejos, muy lejos, perdida en la  ensoñadora cruzada de robar nubes tras el cristal.

Tras el cristal

martes, 20 de noviembre de 2012

Nacer torcida

La escucho hablar. Lo hace de forma pausada y con ese sonido de arena que a mí me electriza la dorsal porque es capaz de captar toda, absolutamente toda mi atención. La escucho. Tiene mi edad y la cabeza tan bien hilada que la admiro irremediablemente. La escucho y pienso en mi yo pequeño dando giros sobre la vertical, dando volteretas y ella allí, recta, con los pies alineados, las cosas claras, la letra centrada y arenosa, centrada y lineal, centrada y perfecta. La escucho. Las partículas de sus consonantes forman grumos sobre mis párpados. La escucho y cuanto más lo hago más me crece la certeza de que en algún momento de mi vida me torcí sobre el eje hasta convertirme en una minúscula espiral.

Margartitas de sol

domingo, 18 de noviembre de 2012

Gotas sabor frambuesa



Llueve, me arrimo a la ventana con mi pequeño bol de frutas. Tarareo Greensleeves, muerdo el verbo y sonrío, hoy todo me sabe tan rico, tan a frambuesa..

Adoro las gotas con flequillo..


viernes, 16 de noviembre de 2012

Burbujas-Premio llenas de abrazos..


Como decía en un post de por aquí abajo tengo varios abrazos (premios) aún por repartir, pero ésta vez voy a empezar por el final, por el último que he recibido y que me llega de la mano de Mónica (gracias, preciosa!) y su blog "Pensando a gritos". Veréis, la primera vez que entré en su blog me atrapó la descripción bajo el título: "Despertar es darle una nueva oportunidad a los sueños", inmediatamente pensé..."uy, este lugar va a gustarme..". Luego llegó el encanto, el hechizo, la dulzura de sus textos, ese bienestar que transmiten las personas que saben escribir con tinta del corazón. Mónica es así, tiene el don, la cualidad de transmitir, enamorar y abrazar con sus palabras. Así lo refleja en su blog, no dejéis de visitarla, os encantará..


El abrazo (es que lo de "premios" a mí me cuesta, prefiero considerarlos "abrazos") se llama “Una burbujita llena de…” y tal cómo dice Mónica cada uno de nosotros debemos rellenarla de lo que queramos y pasarla a otros blogs. Pues bien, yo quiero llenarla con ese hilo mágico que borda los sueños y que tanta falta nos hace en estos días: esperanza, y hacerla extensiva absoluta y rotundamente a todos.

Este barquito de nuez lo hizo mi hijo mayor cuando tenía 4 años.
Ojalá vuelva a soplar para todos ese viento a favor..

Y ahora me toca lanzar la burbuja a otros 5 blogs...y aquí es dónde a mí se me cruzan los cables, pero bueno, por fortuna tengo más abrazos por repartir :).

Le paso la burbuja a..

* Sandra y su "Friccionario Breve"
* Angeles y sus "Barcos de papel"
* Marta de "Un mundo loco"
* Ester, mi querida "Autodidacta" 
* Abismo y sus "Palabras al Abismo"
* Rafael y su "Hora bruja"

(((Que sí, que sí...que son 6 pero ¿desde cuando yo sigo las reglas? jejeje)))

¡Lotes de esperanza para todos!

:)

jueves, 15 de noviembre de 2012

Las moscas del olvido

¿Sabéis esos días en los que por fin encuentras un poco de tiempo y sientes que tienes muchasmuchas ganas de escribir, muchasmuchas ganas de leer y muchasmuchas ganas de hacer muuuuchasmuchas cosas y al final ni haces, ni escribes, ni lees, ni muchasmuchascosas nada?

Pues así.
Tooooda la mañana así.

Quizá la culpa la tenga toda ésta luz concentrada en las paredes,
o el insomnio de mis pies,
o las moscas del olvido,
o la melancolía, 
-dulce y evocadora-
 de ese cielo azul-parchís.


Las moscas se ríen a carcajadas de los insecticidas..(las he oído)

martes, 13 de noviembre de 2012

Dos años entre margaritas

Sábado, 13 de Noviembre 2010

 Por probar 

 "Inicio este blog de forma medio extraña y medio difusa, quizá por ello me siento tan cómoda en él. Porque no tiene esquemas, ni propósitos, ni expectativas. Sólo palabras y pensamientos, sólo mi ventana y este deslizar de dedos sobre letras. 
                                                                         Ya veremos.."

Estas son para TODOS vosotros...¡ GRACIAS POR ACOMPAÑARME!

"Ya veremos.."

Me hace gracia releerlo ahora y es que hoy hace dos años ¡dos! que nació este blog :)

En su inicio y durante bastante tiempo lo titulé "La chica que comía margaritas" en honor a la foto que puse de portada y en la que servidora salía medio camuflada detrás de unas margaritas "salvajes". Unas margaritas que yo misma sembré, cuidé y mimé hasta que se hicieron tan enormes que creí que podría trepar por ellas como en la famosa habichuela mágica. Unas margaritas que englobaron el corazón de un tiempo de mi vida en el que fui muy, rabiosamente feliz. Bien confesado sé que empecé este blog no sólo para ejercitar los dedos y desgranar sin más la cotidianidad (obvio que también) sino para comunicarme conmigo misma y recuperar la esencia de aquella chica que, tras todos aquellos pétalos, se comía la vida a mordiscos de sol.

Hoy quiero agradeceros a todos el acompañarme, de corazón. No siempre puedo visitaros, no siempre puedo contestar vuestros comentarios ni agradecer vuestra generosidad (aún tengo varios abrazo-premios pendientes de compartir)..pero ahí estáis, a mi lado, compartiendo instantes y enriqueciendo con vuestra calidez este viaje en el que he encontrado, encuentro y sé que seguiré encontrando gente maravillosa...(algunos de vosotros ya formáis parte activa del tapiz de mi vida). Bufff hoy estoy ñoña, sí, pero y qué? jeje ;)

Y quiero aprovechar también para lanzaros una Atención, pregunta, ¿qué titulo os gusta o gustaba más? ¿"SugusCafé" o "La chica que comía margaritas"?

Ya veis, de pronto tengo curiosidad...

:)

Un beso y de nuevo ¡gracias por ser y estar!


sábado, 10 de noviembre de 2012

Purpurina para el corazón


No hace mucho J me decía.."mama, porqué no nos vamos al Otoño?". Y me di cuenta de que mi niño pequeño concebía las estaciones como lugares.. (sonreí como sonrío ahora al recordarlo). Pero..¿no sería fantástico?, viajar a la primavera en autobús, hacer parada en el invierno y luego tomar un tren rumbo al verano...

"Oiga, por favor, deme un billete para la primavera"

Otoño "4 estaciones"

En fin, locuras, pero es como la música...siempre me ha parecido que hay canciones que son paisajes (y pasajes) que una camina desde la primera nota. Lugares repletos de callejuelas, esquinas, escaleras, desiertos, senderos. Rincones, muchos, perdidos en el recuerdo y que toman consistencia palpable en la memoria. Hoy me senté en la orilla de Watermark y me perdí en el oleaje de sus notas de plata. Porque sí, porque esa canción es tan tintineante y tan nuestra que me parece purpurina para el corazón..

jueves, 8 de noviembre de 2012

Como meteoritos de azúcar


Recuerdo que cuando cumplí los 40, y glups ayer hizo cinco años de eso, me di de bruces contra muchos tópicos, muchos. Pero eso sí, el más punzante, el que más me dolió en el bordillo esmaltado de los dientes (por aquello de darme con el canto) fue el de la famosa "plenitud" que tanto y tanto me anunciaron mis amigas (sólo algunas, por fortuna). “Ya verás, Ló…ya verás, los 40 son la edad de la plenitud en la mujer,  mírame..yo me siento estupendamente, más yo, más plena, más segura, más requetesexual, más blá, más reblá y de blábla ni te cuento!..pero mucho más, eh?, ya verás”. Yo soplé los 40 con las expectativas chorreándome por las orejas...y no vi llegar a doña plenitud por ningún rincón de mi mapa vital. Esperé un tiempo..a ver, nosé.. igual cómo soy tan infantil se retrasa un poco (o baja del cielo con un paraguas como Mary Poppins). Uno, dos, tres, cuatro años. Nada. A cinco años "vista" sigo sin "verla" ni sentirla y es más, no creo que la vea/sienta nunca. Eso sí, he lamido y lamo pequeños granitos de plenitud,  algo así como meteoritos de azúcar en mi día a día, destellos de momentos en los que siento que mi alma encaja como un guante en mi cuerpo y este a su vez se amolda como algodón en el mundo, en la sociedad, entre la gente, ah!...la gente…

Sé que la plenitud existe, desde luego. Existe en esos maravillosos momentos en los que soplas 45 velas y tus hijos aplauden como locos y te abrazan y abrazas y engarzas no uno, no, sino cien mil deseos de esos que abarcan la salud, el amor, el trabajo y un montonazo de chuches de piña. La plenitud reside en el lunar de mi ingle cuando tú lo lames al amanecer, es el sabor del primer café del día, es el olor de mis hijos al dormir, es la presión ejercida por toda la familia (perros incluidos) para conseguir eliminar esa maldita burbuja que quedó bajo el aironfix del libro de mates. 

Pero la plenitud del “yo me siento más segura, más fina, más íntegra, más cuerda, más equilibrada, másmásymás” sinceramente no la he encontrado jamás.
Y no la he encontrado porque...yo qué sé!, porque soy rara y me encanta serlo. Además a éstas alturas del baile me da una pereza horrible rebuscarme la sensatez en el ombligo. 


miércoles, 7 de noviembre de 2012

Birthday wishes


¿Os apetece soplar un deseo?

Hoy invito yo.

Imagen de la red


:))))