martes, 28 de febrero de 2012

Cambios

Me apetecen cambios y empiezo por el blog, supongo que la primavera dormida ya empieza a despertarse dentro de mí y de pronto tengo ganas de luz y claridad. Los tonos pastel no son lo mío, sé que tarde o temprano volveré a la caverna de las tonalidades intimistas, me gustan más, me parece que las emociones se mantienen mejor y que las letras no me saltan sobre los hombros. Pero de momento disfruto haciendo pruebas, cambiando luces, colores, tonalidades, busco una fuente que se parezca lo máximo posible a mi letra, experimento con la plantilla...se me resiste y me sonrío, a veces creo que este blog está vivo. Lo cierto es que no creí que me sentiría tan bien ni tan LIBRE en él, es tan sólo un hervidero de ideas y emociones pero nació como necesidad de plasmar mis momentos y de pronto se me colocó en el centro justo del ombligo anímico. Sinceramente creo que teclear en este rectángulo es una forma de escucharme a mí misma.

Una gilipollez?, seguro, pero me encanta...

:)

lunes, 27 de febrero de 2012

Dolce Vita

Mis gafas +1 funcionan estupendamente y al menos ya no siento que se me caen los ojos sobre el teclado de tanto intentar enfocar las teclas. Pulso sin parar, a veces el ritmo de mis dedos no se corresponde y entra en conflicto con mi cerebro. La velocidad de crucero me lleva a la ensoñación..y ésta me reconduce a la niñez. Qué tiempos aquellos en los que la vida entera cabía entre las cuatro esquinas de una colchoneta y en ella, tumbadas, la ingravidez y yo a la intemperie de un verano abierto al firmamento.



(..no puedo escuchar ésta canción sin sonreírme... :))


jueves, 23 de febrero de 2012

Éter

Me siento en el bordillo de las 11:17h, tengo una sensación extraña, como si de pronto mi atmósfera emocional estuviera cubierta de éter. N me envía un sms diciéndome que tiene cosas que contarme, que vaya encendiendo la cafetera porque en 10 minutos pasa a tomarse un café conmigo. Mientras espero remuevo la espiral de los zumbidos bajo la oreja, la que me descoloca el dolor que me causa leer la prensa y comprobar que ni siquiera el sueño de la vida nos pertenece.




Hoy no consigo dejar de escuchar a Mariza..




martes, 21 de febrero de 2012

Vertical


Clávame el hambre
desde el rojo iris
hasta las entrañas
de fuego

Árdeme.

Incinérame la sed.

Lame lentamente
la vertical humedad
de mis espacios


Adoro la voz del fuego cuando quema (y despierta) mis sentidos..


sábado, 18 de febrero de 2012

Hechizos

Siento que ésta semana me ha absorbido desde su núcleo de gelatina, tengo la sensación de haber estado ausente de mí misma y devorada hasta el tuétano del cansancio. Por suerte hoy he quedado con Mj y A a las 14h, tengo ganas de verlas porque son mi terapia particular, nos conocemos tanto y desde hace tantísimo tiempo que cuando estamos juntas somos capaces de exfoliarnos el alma y recuperar aquella chispa que nos hace estar por encima de la gravedad, como si la vida fuera un eterno carnaval y nuestra amistad el hechizo capaz de hacernos brotar margaritas en la sonrisa.



El otro día, en medio de tanto frío me encontré con ésta flor que irradiaba luz, me pareció tan dulce y cálida que no pude evitar coger la cámara y llevarme su esencia. Hoy quiero dedicártela a tí, mi querida Conxita, por tu calidez, por la generosidad de tu corazón y porque tu ternura es el punto de unión de un cariño que nos comunica a todos.

¡Gracias, cielo!

jueves, 16 de febrero de 2012

Código(s)

Creo que la primera vez que escribí lo hice por dentro. No cogí un papel sino que me usé de lienzo a mí misma (aún lo hago). Sí, seguramente empecé a escribirme por el hueso del dedo pequeño de un pie, seguro que el derecho porque soy diestra. La base de la historia de mi vida está escrita en esos diez dedos, luego y a medida que mi cuerpo crecía decidí ir subiendo, dibujando flores de tres pétalos en los bordillos de calcio hasta que llegados a la rodilla me pudo el cansancio y descubrí la pasión por la hoja en blanco. De adolescente (me) escribía textos en espiral, todos ellos con boli verde-bosque, de esa forma conseguía que la gente que pretendía leer mi diario (o lo que fuera) se cansara al tercer giro y dejara mis paranoias en paz. Mi madre era especialista en robarme las espirales, nunca se cansaba por mucho que yo empequeñeciera la letra (de hecho -¡y a mi edad!- se me queda mirando fija y sé que aún lo hace). Hoy soy yo quien leo las espirales de mis hijos, a veces las encuentro camufladas dentro de sus dibujos, otras, la mayoría, en el fondo de sus ojos. Y nunca me canso de leerlas, nuncanuncanunca, y sé que jamás me cansaré por mucho que ellos crezcan y empequeñezcan y retuerzan las letras.




lunes, 13 de febrero de 2012

Cosas pequeñas


El jersey huele a suavizante, pego la nariz a mi manga mientras pienso en mi abuela y en aquella forma que tenía de tender la ropa sin prisa, con cariño, como si a través de aquel alambre engarzara pensamientos escritos con buena caligrafía. T me llama y me dice que le cuente cosas, qué cosas? le pregunto, no sé..cosas pequeñas, contesta, como aquella vez que te emocionaste al abrazar una secuoya, recuerdas?. Le escucho sonreír mientras busco palabras en los surcos de mi meteorito mental pero no encuentro ninguna, ni siquiera las de emergencia ¿Qué nombre le pondrías a un Netbook? le pregunto de pronto.


Me gusta el gesto de D en ésta foto cachorril,
me transmite calma..




jueves, 9 de febrero de 2012

10 min.


Tengo que salir pero antes me diseño una tarde a medida, de 10 minutos (no necesito más) pero que se me ajuste al ánimo, que me quede suelta, que me baile, me gustan las tardes holgadas en las que puedo estirarme sin tocar pared. Tengo las manos frías, creo que ya nací así..con las manos frías y el corazón nómada, tanto que a veces se me pierde por el cuerpo o se me esconde por algún laberinto de esos que ni yo sé que tengo y que descubro por pura casualidad cuando juego al escondite con mis neuras o persigo el eco de alguna emoción. Y es que tengo la piel elástica, el alma apretadita y los suspiros largos, largos, largos..



miércoles, 8 de febrero de 2012

Y luz


D. otea desde una esquina del jardín, vigila la calle con un gesto firme, tan inmóvil que me hace gracia verla ahí plantada como una estatua perruna. Desde que cumplió el año ha dejado de lado su sumisión cachorril y se ha convertido en toda una guardiana, sobre todo conmigo, desde algún rincón de su instinto canino le gusta protegerme y se apiña a mi lado como si fuera una leona en vez de un labrador. Necesito que hoy el sol se me pegue al ánimo como un chicle, aunque ahí afuera el frío y las nubes sean los reyes de la fiesta. Necesito brillo, girar, un eje rotundo de vértigo. Quizá por eso me he hecho una infusión de destellos y margaritas, para llevarme toda la luz solar al paladar de lo posible. Siento que hoy todo puede suceder, todo, hasta yo misma.



Os invito.



También, y como no, a ésta canción...uhmmmm...

¿alguien se apunta a una rodaja de locura? ;)



lunes, 6 de febrero de 2012

Campanilla


Las 12:40h y parece que el tiempo está encantado y no pasa, se me atasca. Lanzo la mirada por la ventana e inmediatamente me enamoro de la luz cristalina de este lunes, la ciudad despierta de un hechizo de nieve y lo celebra irradiando nitidez. Necesito irme, salir. A veces siento la membrana fugitiva vibrándome en pleno pecho, como si de pronto llegara tarde a algún lugar y me urgiera una bocanada de aire fresco o un pedacillo de tramo para echar a volar. B. no se da cuenta, teclea en su pequeño ordenador granate ajena a esa luz ambiental, al tiempo y a todo. La observo desde un lateral e intento absorber con avidez la sensación de calma que me transmite su gesto al teclear. Me gusta el temple expuesto en sus ojos, la seriedad de su boca, el entrecejo apretado en dos líneas intensas "como si entre ellas sostuviera el cuerpo de una idea"- pienso, no sé.. tengo la sensación de que al concentrarse tanto le crecen una especie de alas invisibles desde los omoplatos y es capaz de crear una burbuja de ausencia a su alrededor, un muro invisible que delimita su propio espacio vital y en dónde no penetra sonido alguno. Me gusta la gente que tiene la capacidad innata de desaparecer de pronto, de volar lanzándose en picado desde la minutera de un día cualquiera. Siento unas ganas locas de abordar su bolso y robarle un poco de polvillo de hadas...



viernes, 3 de febrero de 2012

Blanco sobre azul


La plaza aún conserva un sueño nevado, el viejo sauce se estira las mangas blancas mientras yo coloco un pudin en el horno y me preparo un café. Me arrimo a la ventana y observo, el silencio se pasea juguetón entre los columpios y los bancos de madera, lo observo divertida mientras dibujo tres puntos y una línea curva en el vaho del cristal. El teléfono escupe malas noticias "y sabes quien se ha muerto?" pronuncia una voz familiar, odio esos aparatos, odio los teléfonos y la forma en la que me anulan la boca y me roban las palabras. Los enredos pretenden ejecutarme la luz pero no les permito atravesar la umbilicalidad que me une a este instante, a ésta paz, a ese blanco sobre azul.

El café me sabe a memoria y a versos, siento el pequeño fin instalándose en la rotonda de un punto y aparte. La vida se deshace, pienso, se deshace como la nieve bajo el sol.