martes, 31 de enero de 2012

Pink Panther


El día se ha despertado envuelto en espirales, demasiados giros hasta para mí que estoy hecha en círculos. He abierto la ventana y a pesar del frío he sabido que no habría tregua alguna así que he cogido mi manta naranja y me he regalado media hora de invisibilidad. Después de eso me he preparado un café muy intenso y muy dulce, luego he encendido un cigarrillo y he recordado la voz de C repitiéndome con sorna que fumo mal, pero que muy mal, "siempre que te veo fumar me parece que es la primera vez en tu vida que lo haces, pareces una cría con un cigarrillo de chocolate" me soltó ayer tan ancha, es que yo no fumo -pensé- a mí lo que me gusta es el ritual...¿comprendes?, es buscar el cigarrillo, perder la vista tras la ventana, respirar hondo, encenderlo y jugar a imitar que fumo, pero en realidad sólo juego con el humo porque me hechiza ver sus formas, porque me relaja, porque le cuelgo imperdibles de pensamientos, porque... "Es porque no me trago el humo" contesté, e inmediatamente escondí mi pitillera de Pantera Rosa.







sábado, 28 de enero de 2012

Rain


Llueve, el día lo intenta. R protesta desde el salón por todos los planes frustrados a última hora "habremos de anularlo" me dice, ¿y por qué?, pregunto.

Adoro la lluvia, salir a ella, empaparme el pelo, el ánimo y la sonrisa. “Sonreír”..¿alguien observa la vereda?, qué pedazo camino lleva ese verbo en los pies..




miércoles, 25 de enero de 2012

Invierno en flor


No hay más tiempo que el que sostengo en el filo de mis pestañas, me digo mientras riego las flores de invierno y el día se deja mimar desde los pies, lo importante son los surcos del camino -me repito- los surcos....frenar, sentarse en ellos, ser conscientes del horizonte temporal. Los minutos son irrisorios, el tiempo se desmide a sí mismo, se sueña y se desvanece. Decelerar el paso, frenar, saber hacerlo sin fricción ni herida, con suavidad, frenar para recoger los pensamientos y trenzarse un destello de lucidez en el pelo.

A veces creo que hay algo sagrado en el acto de regar flores, como si al volcar el agua sobre la tierra se me derramara el hueso de una ansiedad recién parida.




(Esta canción es mágica, me enciende la sonrisa y el ánimo...)

domingo, 22 de enero de 2012

Macarrones con sol

El domingo se me deshace en el cielo de la boca. Día nítido, paseo, aroma de leña, lectura, música, risa infantil entre delantales y macarrones con sol. El instinto duerme enroscado en mis pies mientras yo me pierdo en las pequeñas cosas que le ponen raíz a mi alma.



A veces, sinceramente, no necesito nada más que un destello de sol despeinandome las pecas.


viernes, 20 de enero de 2012

Fiss

Recibo un email de mi prima desde un punto del planeta impaciente. Me pregunta cómo estoy y si he recibido su postal de Austria, le contesto que sí, que la recibí ayer y que la tengo colgada de un imán-buho en la nevera porque me hace una ilusión tremenda recibir letras palpables. Adoro las cartas que puedo tocar, saborear con las manos y llevármelas al paladar de los ojos. Cartas que están repletas de huellas dactilares y traen mochila y aromas de viaje, son tan fríos los emails...tan asépticos, le digo mientras pulso teclas de granizo, me parece que todas las palabras están deshidratadas y las emociones vienen en porciones, plastificadas o directamente envasadas al vacío.





martes, 17 de enero de 2012

Salicáceas


Le digo a T que el viejo sauce de la plaza se ha quedado pelón casi por completo, me pregunta la relación que tiene eso con los balances y las previsiones trimestrales. Le contesto que ni lo sé ni me importa, que yo soy de letras y de árboles y que desde la ventana ahora mismo estoy viendo sus ramas extremadamente alicaídas, como si no atisbara a comprender la razón por la que este año se ha quedado tan rápidamente sin sueños.




Uhhmmmm ésta es una de esas melodías que no puedo escuchar con los ojos abiertos..



( No os pasa? )




sábado, 14 de enero de 2012

el vaivén de la ilusión


Lo bueno de este blog es que me siento libre en él, lejos del círculo gravitatorio de mi entorno y situada en el eje preciso que hace rotar mis emociones. Necesitaba mi parcela escritural para desdoblarme las orejas y conjugarlas con mi ombligo hasta volver a tirar del hilo que me une al sabor de las margaritas en mi boca. Remuevo los elementos de la mujer que me conforma, la formula compleja que recorre mis venas, la sencillez se me quedó dormida al nacer.

Echo de menos a M, su amistad circular y sin escamas, aquel libar de palabras al vuelo, la vereda que fomentaba el vaivén de la ilusión. No hacía falta completar las frases que enhebraban la complicidad, ni escribirlo recto o pulido (nunca lo he conseguido, tampoco sobre la vida) sólo lanzarse a la espiral de los ojos y confabularse con las percepciones. La emoción, sí, emocionarse con las cosas sencillas, el aire en la cara, el crujir de los árboles, la voz del viento lamiéndonos la sonrisa..


Hoy invito a un destello..

¿hace?


(y también a ésta canción)

:)

jueves, 12 de enero de 2012

Partículas


Hoy, y en tiempo récord, he hecho daño a dos personas que quiero. En una fracción de segundo he sido consciente, una diminuta partícula de tiempo endureciéndose en mi lengua, llegando a mi conciencia y alcanzando el tamaño de un iceberg. ¿Dónde está la última fila del mundo cuando se la necesita?. Maldita sinceridad ésta la de mi boca, maldita mi necesidad de desquebrajarme las branquias, desoír la razón y lanzarme a lo visceral del instinto. Escupo el alma por la borda del olvido y se lo digo, no me quieras así, no me quieras tanto, quiéreme en chiquito y en zigzag. Sinceramente, a veces creo que quererme a mí no es más que un acto suicida.


martes, 10 de enero de 2012

Salir, decrecer, descreer, desoír, frenar...



No sé bien la razón, pero necesito que hoy todo sea estático y silencioso.


(Excepto la voz de Eric..)



domingo, 8 de enero de 2012

Sine Die

Las estaciones están enredadas, pienso mientras observo como el invierno se despereza entre el poso de café y mi cucharilla. Le cuesta despertar del todo, lo veo desenroscarse en el fondo de la taza mientras doy un trago lento y observo tras la ventana. Dijeron que hacía más de 50 años que las cigüeñas de septiembre no se acercaban al campanario, "pronostican un invierno cálido" afirmaron, mi cuñada se sonreía "ha sido venir a vivir tú y...", después llegó la lluvia, muchísima lluvia, después el otoño hizo un baile corto, ahora el invierno intenta despertarse a tragos de café cálido.

De entre todos los adornos navideños aquello que siempre me cuesta quitar son las luces. De hecho y por votación familiar dejaremos puestas (sine die) las del salón, las "de ver la tele con luz tenue" dice R, "las de soñar", pienso yo. Y es que a veces la penumbra me descubre ventanas....y las ventanas -como la de la foto- me proyectan al recuerdo de aquellos sueños que quedaron estacionados en el arcén de la memoria.





(Ummm...siempre que escucho ésta canción siento ganas de volar... :)



miércoles, 4 de enero de 2012

Vapor

Hace un rato, mientras planchaba los tejanos de J y el vapor me daba en plena cara (la plancha es el único acto marujeril que no hago a disgusto) le he hecho un nudo de dos lazos al vacío. El vacío, mi glorioso y sempiterno vacío, nació conmigo hace 40 y pico y a éstas alturas del meridiano vital intuyo ya que también morirá conmigo. El vacío inconfesable, insondable desde cualquier extremo, el vacío sin nombre ni causa, el gran eco que circunda mi vida sin una lógica, sin un sentido, sin un por qué. El vacío umbilical, tan mío (tanto), tan vertebral e instintivo como mis puntos cardinales. ¿Que sería de mí sin el vacío?, ¿como sería yo si la plenitud me cabalgara las venas y todo tuviera el grado de armonía precisa?. Lo sentía cuando no tenía nada, lo siento ahora cuando, teóricamente, nada (vital) me falta. Sólo cuando mis hijos llegaron me pareció sentir el completo vacío del vacío.



lunes, 2 de enero de 2012

"Z"


Hoy he soñado que iba en un barco y comía hamburguesas de carne de zorro. De zorro?? preguntaba yo completamente asqueada, "de zorro" me contestaba tajante la camarera (que por cierto era una amiga mía que no veo desde la adolescencia y que mi mente había envejecido a la brava con una especie de photoshop onírico). Mientras clavaba cuchillo y tenedor el barco empezaba a moverse de forma incontrolada y las nauseas se me asomaban al límite del escrúpulo.

Francamente, hay días en los que una agradece despertar.


domingo, 1 de enero de 2012

Pyjama day


El primer día del año me parece casi morfínico, como si todo estuviera suspendido y nada pudiera penetrar la membrana del sosiego, como si las expectativas dormitaran a la lumbre de la posibilidad y el día entero estuviera espolvoreado con canela dulce.


(Primer contraluz)




La Nuit [Les Choristes] (Bruno Coulais)