sábado, 1 de diciembre de 2012

..y cosas


Mi pequeña casa se llama Alice. Siempre, desde niña, le pongo nombre a los objetos y cosas que me hacen feliz (claro que esto lo hago para mis adentros). La bauticé así porque el primer día que puse el pie en ella -y después de una de las etapas más duras que recuerdo- me sentí como Alicia en el país de las maravillas. Por fin sentía que estaba "en casa", en mi lugar a pesar del frío paranormal que emanaba de ella, de las paredes blancas, abandonadas, y esa sensación de tristeza que parecía rasgar cada esquina. A pesar de todo eso supe que ésta sería mi casa de por vida, que mis raíces recorrían ya kilómetros bajo las subcapas emocionales de este lugar, de ese bosque, de este olor a pueblo y sobre todo, de éstas gentes que tanto adoro. 

Hoy Alice ríe cada vez que alguien me dice "pero que buen rollo me da casa tu casa, Ló". Porque si Alice es algo -a parte de arropadora- es que no es en absoluto una casa convencional. Quizá por eso me gustó, porque tenía el alma fuerte y los huesos doloridos. Como yo.

La semana pasada, por fin, nos instalaron la chimenea.  Me he oído de todo, que si las chimeneas son sucias, que si blablablí...que si blablablá...me importa tres pepinos, no concibo una casa de campo sin chimenea por chiquitina que ésta sea y por suciedad o polvillo que genere. Así que, al fin, después de dos años de desearla, hoy vamos a encenderla. No veo la hora de perderme en el hechizo hipnótico del fuego y que todo huela a leña, a calma y a (ese) calorcito de hogar.

Doble llama

29 comentarios:

  1. Pues disfruta de esa casa, (que seguro es preciosa), y más ahora con ese fuego y esas llamas que te llenarán de calor y a la vez te hipnotizarán.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    Pd... Si las llamas te hacen soñar, (que estoy seguro de ello), espero nos susurres las margaritas que te dejen.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Yo también le pongo nombre a todo, me hiciste gracia. Y aunque no lo creas también le he puesto ese nombre, Alice, a mi higuera (es un arbolito que tengo en un tiesto enorme). La mayoría de mis plantas (las que para mí son las más importantes como la enredadera que cubre una de las paredes o las hortensias) tienen nombre. Mi cámara de fotos también, se llama Posidonia.
    Adoro las chimeneas, tuve durante un tiempo en una casa en la que viví en la sierra de Madrid, y la verdad que ensucien es lo de menos menos. Es una maravilla ver el fuego, el baile de las llamas, a mí me alucina, me puedo quedar horas.
    Que la disfrutes!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. No lo dudes. Una chimenea es lo más acogedor del mundo. Dicfrútala con mantita y la bebida caliente que más te guste. :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. Mi hija también le pone nombre a las cosas (el lavaplatos se llama Chencho), incluso a alguna prenda de ropa.
    Y si, claro que las casas son la extensión de sus moradoras, las vamos personalizando y no me extraña que tu casa tenga alma y buen rollo.
    Disfruta de tu chimenea, es una buena decisión tiene mas ventajas que inconvenientes.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  5. Mientras no sea una casa encantada, majajajaja La fotografía, más que una doble llama, me parece un diablillo que solo deja entrever sus largas orejas anaranjadas.

    ResponderEliminar
  6. Genial! No creo que se sienta mas el calor del hogar, que cuando nos sentamos frente a la chimenea y dejamos volar nuestra imaginación mientras crepitan las llamas, todas las historias contadas junto al fuego son inolvidables. Las casas van adquiriendo el alma de quienes las habitan... Me encanta lo que siento cuando imagino tu casa!

    Disfruta muchísimo tu chimenea Lo. Besabrazos!

    ResponderEliminar
  7. Para mí sólo hay cuatro imágenes que me hipnotizan: contemplar el mar, un niño, animales jugando y el fuego de una chimenea. Qué suertuda eres! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla la chimenea en casa, eso sí que da calidez a una casa...
    Yo a mi coche le llamó Urbanito

    ResponderEliminar
  9. Felicidades!! pero yo no soy de chimeneas...mas bien de la a/a-
    Disfrútala a tope !! besos

    ResponderEliminar
  10. Que disfrutes de la calidez del fuego!

    ResponderEliminar
  11. Disfruta mucho tu chimenea!! Felicidades por la adquisición! Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. Pos yo alquilé una casa domòtica en un pueblo perdido que parece un diorama i lo hice porqué tenia chimenea, porque todo lo demàs me la taia el pairo que Vivan las chimeneas!! que ensucian y chamuscan las paredes de ollin i dan calorcito de hogar!! Pues. Ademas le pones unas patatas envueltas en papel de aluminio i no veas que guarnición para el pollo frito !!!

    ResponderEliminar
  13. Hay lugares que son TU lugar en el mundo. Y de ahí no te vas más. Tengo chimenea pero no la prendo por mi asma galopante pero es fascinante ver los leños consumirse lentamente. Disfrutala por mí, Mairló! Beso grande!

    ResponderEliminar
  14. qué disfrutes mucho de las horas al calor de la chimenea, un saludo!

    http://eintagmitpepa.blogspot.de/

    ResponderEliminar
  15. No hay nada como una chimenea, se puede pasar uno horas mirando el fuego cierto, además trasmite un no se qué, que nos une...

    Disfrutala mucho

    besos

    ResponderEliminar
  16. Qué descripción más hermosa. Tu casa es mágica, es tal y como la vives, como la sientes, como la percibes. Tú elegiste a Alice y ella te eligió a ti. Me llega esa magia y ese calor que desprende tu entrada, con y sin chimenea.

    Añoraba pasar por aquí y disfrutar del bienestar que me producen tus textos sugerentes. Me tumbo al fuego, yo también, para continuar leyéndote. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  17. Qua guapo!!Ya te veo con tu taza de café, contemplando esas llamas que poco a poco hacen que tu mente penetre en sus pensamientos...Y encima la estrenas con el frío!Besito en la mejilla sonrojada por el calorcito;)

    ResponderEliminar
  18. Cuanto amor y belleza trasmites en tus letras... Tu casa "Alice" sin duda, emana buena onda, al igual que tu blog; y con una chimenea, de lo más !!.
    Hoy, tu entrañable post me ha traído muy buenos recuerdos. Toda la familia arropados al calor de una chimenea...

    Seguro que esas llamas serán de lo más inspiradoras...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ¡Mmmmmm, siiii, que calorcito
    El mejor momento para estrenarla con este frío y humedad, no tengo en casa porque donde vivo no es necesaria pero me encantan las chimeneas con ese olor a tronco ardiente y místico que desprenden las llamas, seguro que Alice esta encantada con este nuevo mienbro en su haber.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  20. El calor de la chimenea es tan agradable como el calor del sol en invierno, sencillos y naturales. Tendrás que bautizar también a la chimenea, se que esto es muy personal, pero que tal Candela.

    Cálidos besos.

    ResponderEliminar
  21. Nada como encontrar el hogar en mayúsculas si... es bueno sentirse a gusto donde vives, básico diría yo... a mí me falta un poco de "feeling" con la mía, me falta sentirla cálida pero ya llegará ;)

    Y por qué es poco convencional?

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  22. Pues claro que si. bastante más suciedad nos tragamos en las ciudades y nadie parece reparar en ello. Esto es un pequeño precio por la serenidad y estabilidad emocional que ofrece. Besos y disfrútala muchos años.

    ResponderEliminar
  23. Hola Mariló. Hay un premio para ti en mi blog... ;-)

    ResponderEliminar
  24. Dos años deseando una chimenea es mucho tiempo, así que aprovechad el tiempo que esté encendida, porque ese calor, ese sonido de las llamas y esa luz tan especial que irradia al atardecer es de lo mejorcito del mundo.
    Besos con olor a madera que arde lentamente.

    ResponderEliminar
  25. Hola Mairlo, te he visto en los blog de amigos en común y me he atrevido a visitarte, me gusta lo que escribes y si no te molesta me quedo por tu casita que es muy acogedora y ahora mas con el calorcito la chimenea:)
    Sabes?, a mi también me encanta una chimenea en la casa y ese sentir tan acogedor que da, no se es algo que de toda la vida me ha gustado, cuando voy a mi pueblo en invierno lo he disfrutado mucho, sobre la casa tu casa, ella estaba allí esperándote y por eso ahora esta así de contenta y acogedora, disfruta de ella y del calorcito de la chimenea y que digan lo que digan mas contaminación tenemos en las ciudades y no hacen nada:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Qué delicia invernal...HASTA ME QUIERO IR PARA ALLÁ! ;)

    Un relato hermoso,dinámico,positivo y muy sensitivo, donde las emociones se palpan, sí, a flor de piel,como se dice...

    Hermosa foto,además.
    ABRAZOS SIEMPRE,AMIGA QUERIDA.

    ResponderEliminar
  27. Uy uy tengo tarea pendiente (varias entradas por leer) perdona pero llevo dos semanas que no levanto cabeza, me encuentro muy mal pero ahora que lo que sea que tengo me da tregua voy a aprovechar para leerte.
    Decirte que el nombre de tu casa me encanta (yo siempre digo que si algun día tengo una hija se va a llamar Alicia, precisamente por Alicia en el país de las Maravillas. Y segundo que estoy segura de que la has hecho tuya, porque eres especial, tus letras te delatan y estoy segura de que Alice tiene parte de esa calidez tuya.
    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  28. A mi también me encanta el hechizo que emana de las chimeneas. Tuve una durante muchos años, en realidad dos, pero sólo la de la planta baja es la que encendía cuando llegaba el tiempo adecuado.
    Me gustaba tanto que ahora que no las tengo es como si me faltara una parte de mi. Así que tu elección es afortunada. Yo dejé pasar la oportunidad al cambiarme de casa y en fin..., sniffff, luego es imposible. Pero no tiro la toalla, espero tener otra en cuanto me escape del mundanal ruido, si es que alguna vez puedo, jaja. Besos.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***