miércoles, 24 de octubre de 2012

La niña que cantaba nanas a las gallinas


Creo que fue a partir de los 5 años cuando dejé escritas palabras sueltas -ya sabéis, con tiza imborrable- sobre el suelo de mi vida, pequeñas migas en los flecos del aire, surcos, coordenadas en los elementos. Creo que fue sobre los 5 años, sí, quizá antes, cuando ya supe que en mi mañana necesitaría siempre un camino de regreso a la infancia. Hoy pensaba (porque a veces mi cerebro se entretiene pensando cosas raras) en lo que pasaría si, durante una hora, se nos permitiera pasear de la mano con el niño que fuimos. ¿Qué le diríamos?, ¿qué veríamos en sus ojos nuestros y qué verían en los nuestros suyos?

¿Seríamos capaces de sostener(nos) la mirada?

La niña que me habita se asoma a menudo al balcón de mis ojos, estaría tan ciega y perdida si no lo hiciera, si no me enseñara el mundo desde esa perspectiva ingrávida... La niña que me habita equilibra a la mujer que soy y mece su (enorme) complejidad con sonrisas de algodón dulce. Hace malabarismos con los días de asfalto (tan necróticos a veces), me enseña el placer de descrecer para crecer, se pega al latido y me susurra al oído la vereda azul de la esperanza. Tiene las manos tan pequeñas y frías, tan blancas y frías...

Echo de menos verla volar mientras acunaba a las gallinas..


Cuando todo mi mundo cabía dentro de un plumier..

(De pequeña yo tenía un secreto: sabía dormir a las gallinas. Y no porque las apretujara hasta casi asfixiarlas, ¡que va!, yo las arrullaba, las mecía suavemente y les cantaba nanas hasta que se quedaban dormidas en mis brazos.)

40 comentarios:

  1. Mi niña, qué hermosura de recuerdos,bañados de vuelos de infancia, necesarios...Es una historia digna de compartir a niños y adultos.
    Y me hiciste pensar y recordar que yo viví cerca de gallinas,patos,perros, y muchos árboles frutales, pero creo que en una infancia bastante diferente a la tuya. Si pudiera verme de niña y hablarme...seguramente me diría:"resiste, saldrás adelante".


    Bellísima fotografía, amiga. Muy evocadora.
    (y en la foto la gallina duerme!)
    ;)


    Te dejo mi abrazo enorme, bañada de recuerdos.
    Que tengas una hermosa jornada!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tuve una infancia fácil, Maritza, cielo...pero sí tuve dos ángeles (mis padres) con una fuerza y una luz tan infinitas que consiguieron que recuerde mi niñez como un jardín.

      Me encantaría habernos conocido de niñas, imaginas?

      Un besito, preciosa

      (para que veas que no miento, era una "dormidera" profesional de gallinas! jaja ;)

      Eliminar
  2. Yo creo que estaríamos sentadas en el umbral de la puerta de casa mirando a la gente pasar en silencio. aia. Me hiciste emocionar mucho con esta entrada, Mailo. Cuánta sensibilidad... Abrazo va!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os imagino a ambas ahí, sentadas en el umbral..observando y hablándoos con/en el silencio..

      Qué imagen tan bonita has proyectado, Sandra!

      :)

      Un besito

      Eliminar
  3. ¿Y quién te impide ir a buscar a esa niña que fuiste, tomarla de la mano y hacer todo eso que escribes?, ¿acaso no te atreves...? Pienso que podría ser muy interesante y a lo mejor esa niña, (ó niño), nos sorprendería con sus preguntas y sugerencias. Es posible que hasta viera la vida con unos ojos diferentes a los nuestros, ¿no te parece?...
    Un abrazo y feliz miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me parece, de hecho yo no sería yo si no pudiera echar mano de la niña que me habita, y cuando no puedo hacerlo (porque la vida a veces nos hermetiza, querido amigo) son mis hijos quienes me abren de nuevo los poros de la esperanza.

      Pero imagina poder hacerlo de forma "real"...¿qué le dirías al niño que eres, Rafael?

      Un besito, poeta

      Eliminar
  4. Emocionante la entrada, un ejercicio que se debería hacer con más continuidad, como mirarse en el espejo y ver a ese niño e invitarlo a salir del botiquín para ir a jugar al patio.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "ver a ese niño e invitarlo a salir del botiquín para ir a jugar al patio"

      Uauuuuuuuu...me ha encantado!!, es exactamente así, Walter, deberíamos recordar que de niños sabíamos como volar.

      Un besito

      Eliminar
  5. Mairló me has recordado la película"Los hombres que miraban fijamente a las cabras"todo un ejercicio de maestría el de dormirles,no la película.
    Bromas aparte Mairló,dejar que nuestr@ niñ@ nos habite es algo que deberíamos tener en cuenta para reencontrarnos con todo lo que fuimos.
    Besos de luz y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja oyeee pero en esa peli George Clooney no dormía a las cabras, las mataba con la mente, no? uyuyuyuy..que yo sólo las dejaba roncando! jeje ;))

      Y reencontrarse con todo lo que fuimos nos concilia con todo lo que somos, cuánta razón tienes, Morgana..

      Un besito, cielo

      Eliminar
  6. ¡¡Se me olvidaba!!En mi última entrada he dejado un regalo para vosotros,si quieres te lo puedes llevar.
    ++Besos que son gratis.

    ResponderEliminar
  7. Ahí esta. Esto es precisamente lo que nos acontece a muchos. Lo que nos quemaen la lengua y en el alma y no sabemos expresar. Todos estamos orgullosos de llevar un niño dentro, pocos le dejamos hablar. Yo intento todos los días hacer las paces con él para lograrlo conmigo, para lograrlo con el mundo para aprender a ser mayor sin dejar de ser niño. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "aprender a ser mayor sin dejar de ser niño"

      Me quedo con ésta maravillosa inercia..

      Un besito, Karras

      Eliminar
  8. Has despertado mis recuerdos, no ha sido difícil, muchas veces los evoco, no tenia gallinas, pero si muchas fiestas, muchas risas, mucha familia. Me veo con mi hermana de la mano y con la palma, otras veces corriendo por la playa…
    Me ha gustado mucho tu “cuento”, se lo voy a contar a mis peques, porque es una historia preciosa que me ha sentado de maravilla, hoy después de tantos disgustos en los periódicos, esto ha sido una lluvia de felicidad. Gracias
    Saltos y brincos muy alegres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí te he alegrado aunque sea mínimamente el día me doy por satisfecha, Ester..a mí me ha encantado imaginarte corriendo por la playa..qué sensación de libertad sobre alas, verdad?

      Besitos, abrazos y volteretas

      Eliminar
  9. Eso se llama ENCANTO, un verdadero encanto.
    Buen miércoles, bss.

    ResponderEliminar
  10. Ufff que peligro. Creo que iríamos ambas de la mano y terminaríamos haciendo cosas verdaderamente divertidas. Sobre todo aquellas que no se hacen por miedo.
    Luego te das cuenta que no era para tanto. :D
    ¡¡¡Lo de dormir gallinas es genial!!!
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la infancia el miedo está cómo difuminado por los bordes, seguro que hubiéramos sido de lo mas intrépidas...tipo Pippi Langstrump! jaja, sí..tú lo has dicho, menudo peligro!! ;))

      Un besito, guapa

      Eliminar
  11. Yo de pequeño sabía hablar con los helechos. Una buena entrada para reflexionar sobre las cosas que sabíamos hacer cuando no había filtros en los sentimientos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabíamos volar, Intimista...la infancia es la alfombra voladora de las posibilidades..

      Un besito

      Eliminar
  12. Realmente me has sensibilizado con esta entrada, tienes un estilo al escribir que me gusta mucho y me llega realmente...Y hablas de las cosas sencillas, que al fin y al cabo, son las realmente importantes.Yo todavía llevo esa niña que fui en muchos aspectos, y me gusta, por suerte.Un abrazo grande y gracias por el enlace!!!

    ResponderEliminar
  13. Que bonita entrada!
    La verdad yo creo que nunca dejamos de ser niños. Crecemos, sí y tenemosmás responsabilidades pero El Niño que llevamos dentro nunca se va y es por eso por lo que sale de vez en cuando.
    Necesita salir porque no podemos callarlo para siempre siendo adultos.

    Mmmm no sé si me he expresado con claridad... Bueno, yo me entiendo
    Jejeje
    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mas ser el adulto que soy.

    El niño feliz que jugaba es la base de todas las experiencias que me han llevado hasta mi hoy.

    ¿Que me diría? "Hola, ¿estas satisfecho del camino recorrido?"

    ResponderEliminar
  15. Yo preferiría no encontrarme conmigo de niña. Me temo que me amargaría a mí misma la existencia. Aunque quizás, fuese al revés y ahora empezase a soñar¡ A no, que ya me paso el día soñando, yo misma mismamente. ¡Qué me has liado¡
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Bellísimo Post en el cual la mirada a la infancia nos hace volver a ser niños.
    Siempre solemos volver a esas edades, donde todo era más puro y lleno de Libertad, sin cinismos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta la foto... yo tenía miedo a las gallinas cuando íbamos al pueblo de mi padre, cosas de niña de asfalto...

    Me alegro que siga habitando en tí... una suerte!
    Yo cualquier día me lío a buscar la mía, aunque no creo que quiera volver

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  18. Siempre he creido, que los adultos, somos niños disfrazados de, amas de casa, médicos funcionarios...pero seguimos siendo niños, solo que algunos se vuelven repipis o avariciosos mientras que otros miman a la niña de siempre a la de 5 años que sabía dormir a las gallinas y esas son las personas que enseñan su vulnerabilidad, las que aman y saben ser cálidas con su entorno...

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hola preciosa, aún no estoy leyendo a nadie, pero ahora pasé a ver el tema de los jueves, y al ver tu titulo me vine corriendo, otra cosa más en común, las gallinas. Siiiiii, me encantan, de chica me portaba lo mejor posible, con tal que me dejaran ir a casa de unos vecinos, los cuales tenían un montón de gallinas, yo no les cantaba nanas, pero era muy feliz dándoles el millo (maíz) y verlas corretear a mi alrededor, cuido mucho a mi niña interior, por eso en mi cocina hay gallinas por todas partes, te voy a mandar un par de fotos, je, je. Creo que mi niña y la tuya hubiesen sido muy felices juntas. Me voy a la cama con un recuerdo feliz y una sonrisa. Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Sabes que las gallinas por la noche solo tienen una pata????
    Dulce .Asombrosamente humano . Si, mas dulce que las xuches ...

    ResponderEliminar
  21. Hola Mailó , leyendo tu entrada , me hizo recordar en cuando era apenas una niña de 6 años , cuando tenia mi casa del pueblo , a mi querido perro , un pastor Aleman , y nos sentabamos en la escalera de la casa y yo jugaba a ser maestra de canto y mi perro y yo cantabamos a duos los dos , jajajaja besos de canto perruno de tu amiga Lm .

    Pd; me a gustado mucho esta entrada de verdad .

    ResponderEliminar
  22. Ya ves, y a mí me parecían unas desequilibradas.
    Preciosa te veo, la gallina estará hipnotizada.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Pues...yo... me diría tantas cosas...como un ! espabila! jajaa algo así.Bromas aparte, es algo que la verdad me daría miedo de hacer.Cada uno sigue su camino y como algunos de tus interlocutores el niño lo llevamos dentro, y a veces pocas por eso dejamos que se asome un poquitín y nos dé una colleja.Un beso Mairlov.

    ResponderEliminar
  24. Me emocionó tu post Mairló!!! Ni te digo lo que me gustaría poder pasear un ratito con la niña que fui, ni te digo la de cosas que le diría (la verdad que no tuve una infancia para nada buena, me gustaría mucho decirle a esa niña que de grande todo sería mucho mejor). ¿Qué raro no? Como tanta gente querría volver a ser pequeña, y yo la verdad que no lo querría por nada en el mundo, aunque adoro a la niña que fui, y que desde luego todavía vive en mi interior.
    Un besito, que tengas un excelente fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Mairló,gracias por tu visita a mi blog.
    Me ha encantado tu entrada,realmente todos necesitamos dialogar con la niña,que fuimos ,cuidarla,mecerla como hacías tu con las gallinas...Y sentir en el alma ese equilibrio que dá la dicha y la paz de sentirnos unidas...UN PLACER LEERTE,DE VERDAD.
    Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
    FELIZ FIN DE SEMANA
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  26. Que bonita niña llevas dentro Lo! Difinitivamente la mujer bella que eres se germinó cantando arrullos a gallinas y comiendo sugus.

    Abrazos grandes, uno para la niña y otro para la mujer.

    ResponderEliminar
  27. Cromos, canicas y plumier eran todo mi universo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Bellísimo y emocionante relato. Eres una persona encantadora, con un talento maravilloso.
    Te dejo un abrazo con todo mi aprecio.

    ResponderEliminar
  29. !Qué tierno, que bonito y relajante! Sabes, cuando puedo me paso por tu blog porque a parte que escribes muy bien, eso creo ya lo sabes, me transportas a un mundo relajante, tranquilo y me siento tan a gusto que quisiera quedarme aquí, pero una voz interior me dice "la realidad te espera" y allá me voy, hasta otra.
    Besos^^

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***