martes, 11 de septiembre de 2012

En nombre del sol

Me he pasado la noche soñando con escaleras y piernas de madera, sentía tal impotencia que creo haber gritado. Pasan de las 12:30h y los niños apuran (pegajosamente) el último día de vacaciones, allí afuera el rugido se palpa mientras yo descalzo los pensamientos y repaso los comentarios de mi última entrada. Me encanta la variedad de voces, como cada persona interpreta el texto y lo enriquece con su opinión, esa es la magia de los blogs -me digo- esa. Mi entrada no hacía referencia a una separación de pareja sino a ese desdoblamiento que uno siente consigo mismo..(o al menos que yo siento conmigo misma). A veces y sin motivo aparente siento que no siento, que me falto, que se me han descosido latidos que antes hacían sentirme en la cumbre de una excitación sin límite. Ahora percibo el instinto adormecido, narcotizado, ausente, exiliado de mí. No sé, quizá sea una rendición en chiquito, la aceptación de que en la (supuesta) edad de la plenitud me siento menos plena que nunca. Y lo cierto es que no me desagrada, me dejo llevar por ésta morfina anímica sin peso ni melancolía, sé que todo es cíclico y que más pronto que tarde me tentará la rueca y volveré a mí. Así que mientras espero a la fiera me relajo sobre los mil destellos de calma y me coloreo las pestañas del alma con rimel de sol.

La luz del sol siempre me proyecta a la calma..

Junk Of The Heart (Happy) by The Kooks on Grooveshark

47 comentarios:

  1. Son etapas. Unas veces sientes que el mundo se te queda pequeño y otras que no quieres estar en él.
    Eso seguro que en otoño cambia
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con dolega, son etapas que pasan y luego todo vuelve a la normalidad

    Por cierto te queda de lujo ese rimel de sol, no hay más que verte en la nueva foto de perfil que estrenas, se percibe la serenidad en serio

    Besos desde el Cantábrico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy de acuerdo con Dolega, coincido en que son etapas.Ésta está siendo larga, pero en fin...no me preocupa..

      Gracias, Contandohormigas :)

      Un besito

      Eliminar
  3. Te comenté que tu relato me parecía bello, no es fácil saber explicar como estamos sin estar, son etapas de inercia, etapas que también debemos disfrutar. Duran poco.
    Hoy te leo, te siento mas dispuesta, mas subiendo las escaleras.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ésta etapa me siento extraña, Ester (jamás pensé que escribiría sobre ello) pero como bien dices hay que disfrutar cada etapa vital..

      Un beso

      Eliminar
  4. La luz del sol me tiene frito.
    Que envidia me da lo bien que te sienta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo, yo tampoco me siento plena en la supuesta edad de sentirse así, creo que nunca me pasará, casi mejor, ¡siempre niña¡. El sol me gusta más en invierno, será por la niebla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he creído que otorgar el grado de plenitud a una edad es una soberana estupidez, es el tiempo anímico el que marca y no la edad. De todas formas pienso como tú, creo que lo de la plenitud no me rozará más que a lametazos...

      (que tampoco está nada mal :)

      Besos, Jonhancome, guapa

      Eliminar
  6. Podría ser el letargo del otoño que se acerca. En ese estado las ideas se metamorfosean en esa calma y tan bellas como las mariposas aparecerán más tarde.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es una especie de calma chicha, Mar....a mí el otoño me reactiva todas las fibras del alma.

      "En ese estado las ideas se metamorfosean en esa calma", me ha encantado como lo has expresado.. :)

      Un besito, preciosa

      Eliminar
  7. Sabes que pasa? Que cada vez que te leo me transportas a...ufff que se yo.La verdad tienes buena mano para la escritura.Saludos y... una mirada.

    ResponderEliminar
  8. Esa morfina anímica a veces aparece y relaja nuestros sentidos, para después, con mayor energía, volver a la senda con un espíritu renovado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estoy segura de que es el cobijo de una buena inercia..

      Un abrazo, Pedro Luis

      Eliminar
  9. extraviarse de esa manera....será que yo no tengo tiempo ? besosssss y la luz del sol que no me falte !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quien lo tiene, Rosa? yo no, esa ausencia tiene poco que ver con el ritmo que llevamos y sí con las emociones que perdemos.

      ¡Ah, la luz! :)

      Besos, guapa

      Eliminar
  10. Ciclos que se cierran para dar paso a otros nuevos y enigmáticos...
    Quiero darte las gracias por tu comentario en mi casa y decirte que por aquí me tendrás si el tiempo(maldito tiempo)me lo permite.
    ¡¡Qué decirte!!
    Me gusta lo que leo,si.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tenerte aquí, Morgana, bienvenida!!

      Un fuertísimo abrazo

      Eliminar
  11. Tener el conocimiento de la certeza que todo es cíclico es un gran logro para encontrar la plenitud como y donde sea.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Pilar...aunque te confieso que no tengo demasiada urgencia en encontrar la plenitud, en realidad sospecho que debe ser pelín...¿aburrida? ;)

      Besitos

      Eliminar
  12. Rímel de sol... Qué lindo!!! Siempre tienes unas frases preciosas.
    A mí también me encanta la magia de los blogs, y que a veces una esté diciendo algo y otra persona interprete una cosa muy diferente, me sorprende.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantan los diversos puntos de vista, me hacen pensar..es increíble, aquí en los blogs hay gente estupenda!

      Como tú! ;)

      Besito

      Eliminar
  13. Serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa, sociabilidad, sedación, son motorizadoras de Serotonina, una hormona generadora de tranquilidad que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular.
    Siempre estás en la mejor etapa M°ló, siempre (a veces no se nota :)

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras sí que están llenas de serotonina, Char...son neurotransmisoras de bienestar..

      :)

      Besitos

      Eliminar
  14. Si no te desagrada será que está época te apetece vivirla así.

    Cada momento tiene su tiempo.

    Y como dice el poeta "Escapar no significa ir a alguna parte".

    ResponderEliminar
  15. Y no hay nada mejor que cerrar los ojos en dirección al sol y dejar que su cálida serenidad dibuje una sonrisa en tu rostro mientras tus pensamientos y sensaciones se van ordenando por su propia cuenta. Por cierto ¿la planta es regaliz?. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada como respirar sol, Karras...y lo has escrito tan maravillosamente bien que casi me has hecho cerrar los ojos..

      Desconozco si es regaliz (la foto la hice en una marisma)..pero se parece mucho, podría ser, sí..

      Besitos

      Eliminar
  16. Hola no se si esto funciona, es una prueba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa, tuve el ordenata estropeado desde el viernes...al fin está arreglado.

      Creo que todos esperamos más de lo que descubreimoas al llegar a esa edad, es como si la pleitud fuera algo especial,,, imagino que lo que más se tiene es fuerza , energia me refiero...pero los bajones eatan ahí siempre...recuerda...somos humanos, el eslabon perdido del universo...

      Besos

      Eliminar
    2. En realidad no son bajones, Pluvisca...¿sabes cuando de pronto tienes la sensación de que en vez de corazón tienes una piedra pómez? (para según qué cosas), pues así...

      Si es que cuanto más mayor más RARA me vuelvo, hija...

      Besitos preciosa, me alegra que tengas ya el ordenador arreglado!

      Eliminar
  17. Creo que nos pasa a todas... Sn momentos, instantes... Luego vuelve todo a la normalidad

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Hola mairló , tu no te has parado a pensar que algunas personas son como los caracoles , lo digo por que necesitan el sol para estar bien y llenas de energia , a otras sin en cambio los días de llubia les sienta mejor , y por lo que dices , yo creo que esta es mi modesta opinión , creo que tu eres como yo , tu necesitas recargar energia con la fuerza y la belleza de un día de sol , es como si dentro de nuestro interior tuviésemos una pila que se carga con el sol ¿ No , te parece ? besos de Lm.

    Pd; Esta foto nueva tuya , es preciosa jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo me alimento tanto del sol como de la lluvia, Little...te diría que más, mucho más, de la lluvia, de hecho estoy deseando que caiga una de esas tormentas que rompen el cielo...uhmmm ¡me apasionan!

      Besitosssssssss

      p.d La tuya también! jeje

      Eliminar
  19. Lo del rimmel de sol me ha cautivado. A mí que soy "rimelosa" desde temprano.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buffffffff a mí me cuesta un horror poner rímel..pero lo de "rimelosa" me ha encnatado, Virgi! ;)

      Besitos, guapa

      Eliminar
  20. Parece que la edad de la plenitud no es la misma para todos. Como ya te han dicho, con el tiempo pasa, y tal vez vuelva, pero siempre pasa.

    Saludos. (;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la plenitud es sibarita en cuanto a edades....tienes razón..

      Besitos, Carla!

      Eliminar
  21. No creo que los culpables sean los años que van pasando, o se van sumando, sino las obligaciones y responsabilidades que uno va contrayendo. Sí, tengo muchos días que siento que no siento ni la necesidad de sentir.

    Te dejo un beso, Mairló.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta todo lo que dices aquí, y la foto me ha dejado loca, es preciosa. No hay una edad para sentirse plena, quizás todos tenemos buen recuerdo de una década, en mi caso la de los cuarenta, pero hay días que me siento genial, aunque el cuerpo se empeñe en llevarme la contraria. O_-

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***