domingo, 8 de julio de 2012

"Eva", un robot con con(s)ciencia


Ayer vimos la película "Eva" (TP), llevábamos -niños y padres- desde que la estrenaron con ganas de verla. La película me gustó, es verdad que no tiré cohetes con los ojos mientras la veía (y eso que los efectos son bastante buenos) pero me gustó. El argumento es -entre otras cosas porque cuando ahondas en la trama te das cuenta de que engarza varios "cables"- una pedrada contra el molde social que nos encapsula y delimita. Trata de un robot que lejos de seguir una programación marcada tiene una autonomía animicoemocional que le permite decidir y actuar según sus sentimientos y recuerdos, de ahí que al final de la peli....(que no, ni borracha cuento el final) pasa lo que pasa. Como puntos flacos o negativos diría que la película se me hizo pelín lenta y pelón previsible además de que el protagonista "Daniel Brühl" me pareció bastante pavisoso y no consiguió ni convencerme ni atravesarme la membrana. Como puntos favorables destaco la originalidad de los efectos y la fabulosa interpretación de la niña Claudia Vega, Marta Etura (actriz que me hechiza) y Luis Homar que interpreta a un mayordomo por el que yo pagaría 3/4 de riñón, una maravilla de robot que limpia, cocina, habla y actúa según percibe tu estado de ánimo (vamos, una gloriabendita!). Por supuesto la estrella de la película para mis hijos fue un gato-robot "ilegalmente libre" que nos encantó.

¿Del uno al diez?

Uhmmm..le doy un siete justo.


1 comentario:

  1. JO, ya sé porqué soy el primero en comentar porque a todos les ha pasado como a mi antes, se me ha borrado el comentario cuando iba a publicar. :-)
    Decía antes que es una lástima que haya pelis con este trasfondo filosófico existencial que no profundicen en la relación vida - sentido de la vida un poquito más. Le daría un toque más metafísico. no? Besos y una sonrisa

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***