jueves, 17 de mayo de 2012

Sin título


Teresa recorre el pasillo a la velocidad de la luz. A pesar de su corpulencia tiene el alma tan vaporosa que sus pies se mueven como los susurros de una geisha....shiuuu...shiuuu...shiuuu, algo tiene su musicalidad que me transmite calma, como si al caminar allanara el flequillo en punta de este suelo gris.

Vengo al ordenador pero no me concentro más que en la ventana y los viejos sauces. Al contemplarlos se me escapan dos suspiros desde los ojos y me voy volando al charco donde, anoche, las ranas del parque dieron un concierto de rock.



24 comentarios:

  1. Una hora de "aquellas"??...

    Me gustaría haber escuchado ese concierto! ;)

    Besos miles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fue curioso.. :)

      besitos, MARISA

      Eliminar
  2. Ranas rockeras, ¡¡¡mola¡¡ :D

    Tienes una forma de contar las cosas que me flipa, a mi tb me hubiera gustado oír ese recital de ranas je je

    besos

    (Ló, no sé si eres tú pero esa foto dan ganas de abrazarte a rabiar)

    ResponderEliminar
  3. Muy grande la frase final: "La charca donde las ranas dieron anoche un concierto de rock". Muy bueno. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Debió ser estupendo el concierto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Momentos cotidianos que tu conviertes en algo especial tan sólo con el poder de tu pluma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. la convalecencia está siendo fructífera donde gozas desde la ventana de un inigualable concierto de rock heavy, porque mira que es sonoro el cantar de estos componentes¿eh?. Saludosss!!

    ResponderEliminar
  7. Teresa como geisha, la tranquilidad, la mirada, unos cuantos suspiros...
    la mente que evade, y el corazón que siente ganas de amar.

    Curiosa forma de escribir Lo.
    Me gustó!
    Beso)

    ResponderEliminar
  8. Hola Ló , paso por aqui por que me llamo la atención la foto de tu avatar es preciosa al igual que tu blog, pero lo que más me gsuta es lo del concierto de rock de las ranas , yo los tengo de crillos y mas ahora que ya pronto se asoma el verano , un saludo de Lm.

    ResponderEliminar
  9. Es tiempo de conciertos. Las ranitas de san Antonio están afónicas estos días de tanto cantar.
    Hermoso.

    ResponderEliminar
  10. Si puedes viajar por la ventana saldrás pronto...

    ResponderEliminar
  11. Hazme un hueco en el estanque, no hace ni falta que la rana se convierta en príncipe.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso panorama. Símplemente precioso!

    ResponderEliminar
  13. El próximo concierto , me avisas y te acompaño a mirar esos viejos sauces.

    Como te explicas Ló!!!!!!!!!!!!

    una forta abraçada

    ResponderEliminar
  14. Hay veces que la vida se empeña en llamar nuestra atención.

    Y ¡¡hasta!! nos aparta del ordenador.

    Las ranas rockeras llamaban para ver si había alguna despistada en busca de príncipe azul.

    pd: Interesante imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. COMO ME HUBIERA GUSTADO ESTAR EN ESE CONCIERTO!!! :)

      Eliminar
  15. que bonito, y bonito final. Gracias por pasar por mi blog.

    ResponderEliminar
  16. Hay sitio en ese estanque para alguien mas? Crees que si se lo pedimos por favor a las ranas volverían a tocar para nosotras?
    Un abrazo, feliz finde!!!

    ResponderEliminar
  17. Es bonito a la ranas escuchar,ese persistente croar que no te deja indiferente,ya que siempre acompañado de una reluciente luna te hace pensar en grandes aventuras.

    Gracias por la gentil visita

    ResponderEliminar
  18. Dicen que las rans hicieron un lleno total...y es que nadie como elas para el rock

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Desde niño los Sauces siempre han robado mi atención y las ranas -algunas veces- me robaron mi derecho a dormir a gusto (después te puedo contar el 'por qué')

    Un beso y un abrazo desde México.

    postdata. Me hará bien saber tu nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuéntame el por qué CÉSAR...me dejas intrigada aunque casi puedo intuirlo, y es que las ranas rockeras son tan divertidas como insaciables, por aquí estuvieron de concierto hasta casi el alba. Prefiero mil veces el violín de los grillos, ese cricri me trae tantos recuerdos de infancia que me adormece el alma..

      Eliminar
  20. una persona con una fosa supraclavicular como la de la fotografía, o es un ángel o no existe
    Conclusión : me gustan los pastelillos marroquíes con aromas a azahar y sabor a naranjas

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***