domingo, 6 de mayo de 2012

Perfect moment

Incienso frutal, ropa cómoda, calcetines suaves, elegir un libro con vistas panorámicas y atrincherarse en una esquina del sofá. Hacer de esa esquina un templo y de este momento una isla silenciosa.

Volar.

¿Hay algo más tentador para una tarde de resaca emocional?

28 comentarios:

  1. Pues a mi me parece un plan tan ideal que me has puesto los dientes largos y en cuanto pueda busco mi esquinita en el sofá y me pierdo en la lectura

    Besos muchos, corazón

    ResponderEliminar
  2. Alguien en el otro lado del sofá observando con devoción y cautela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y silencio, eh?

      Eso ya es ideal, ALSON.. ;)

      Besazo, guapísima

      Eliminar
  3. Eso es encontrarse a uno mismo y saber que eres y estás.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto ANDRÉ, en esos momentos es cuanto más se goza de uno mismo..

      Besitos, poeta

      Eliminar
  4. Yo también me apunto a volar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. acompañado?.. si, la verdad es que es seductora la propuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acompañado o en soledad, todo un placer de placeres..

      Besitos, JAVIER

      Eliminar
  6. Nada, no hay nada, yo he tenido esa resaca emocional de domingo y ni la esquina del sofá me ha servido.
    No he debido de volar bien.

    Un petonàs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O al revés, quizá sea que has volado muy, muy bien ESME...;)

      Petonets, tresor

      Eliminar
  7. Momentazo mi querida Ló, uno de los momentos y lugares de ese templo interior que más disfruto...y des pués de esa resaca emocional verás como todo se pone en su sitio.
    Abrazotedecisivo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres terapéutica mi SARA!, tus palabras siempre tienen ese don de dejarme una sensación de bienestar increíble..

      Un besote, preciosa!!!

      Eliminar
  8. Nada más tentador, solo falta mrder el cielo con los dientes de delante...

    besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "morder el cielo con los dientes de delante"

      Me encanta esa imagen, PLUVISCA!!!!

      Gracias, guapísima!

      Eliminar
  9. Hola Ló!
    Me tienta todo eso... Sólo cambiaría el libro por buena música... ;-)
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ep, ROB!, antes de nada bienvenido!

      Pues tienes razón..la música es otra de esas alfombras voladoras que la transportan a una a Marte y sin escalas! jejeje. Pero combinar ambas cosas, lectura y música, ya es de lo más orgasmático! ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Me encanta esa esquina pero la resaca la cambiaría por algo más carnal pero cada uno es dueño de hacer en su esquina lo que quiera. Saluditoss1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay GLORIA... es que yo ando últimamente con lo carnal a ras de suelo jajajaja, con lo que soy yo, coñe!

      ;)

      Besitos

      Eliminar
  11. Añadiria una copa del vino preferido para ir saboreando.

    ResponderEliminar
  12. jaja! perfecto... muy lindo tu blog
    beso

    ResponderEliminar
  13. Jo...., ya hace tiempo que no tengo esa sensación de refugiarse y desaparecer, que tan bien has retratado. Un rincón, incienso (en mi caso de canela, aunque a mi hijo P. no le gusta de ningún tipo, jajaja), silencio, zero pensamientos negativos(si, con "z", jaja), lo de la ropa como siempre voy lo más cómodo posible en casa no hay cambio, y lo del libro..., pues durante muchos años he leído muchos, sobre todo novelas de corte histórico y similares. Hoy no tengo tanto tiempo para saborear esos libros, aunque parece ser que tampoco les encuentro ya ese placer de antaño, así que un poco de todo.
    Si, decididamente tengo que buscar una tarde de las que relatas para volver a probar esas islas de lectura en paz que parecen haber sucumbido ante los avatares del cambio climático emocional. Aunque una amiga me dijo que eso eran cosas del cambio hormonal de cierta edad, ejem...,jajaja, quien sabe? Besos.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***