miércoles, 25 de abril de 2012

Reversible

Del pie derecho extraigo una hebra y me coso la cordura al bajo de los pantalones, no sé la razón por la que mi poca paciencia se me va siempre a ras de asfalto. Hoy discuto con un cliente (soporto tan, pero tan poco la prepotencia de los necios) a la par que otra persona discute conmigo y el resultado es un "os vais todos a la p*** mierda" que me ha salido desde la boca grande del alma. Luego me he sentido tan eléctrica que salido al patio interior del edificio a fumarme un cigarrillo y sacudirme el panal interno. Me gustan los patios interiores, poseen un encanto tan familiar que siento que me abrazan. Mientras observaba el humo del cigarrillo elevándose me he perdido en el cielo, en esas nubes nómadas que paseaban sin prisa, ajenas al frenético hormiguero social que late a ras de tierra, y entre ellas...coronando toda esa armonía azul, las golondrinas. Automáticamente he asociado las golondrinas a los veranos infantiles de lápices, bicis y sábanas tendidas al sol (de niña me gustaba tanto atravesarlas y llevarme el frescor en las pestañas que al recordarlo he cerrado inconscientemente los ojos). Luego he pensado en el eje oxidado de la memoria y por breves segundos he conseguido revertirme el alma.


No sé qué tiene ésta canción que hoy no puedo dejar de escucharla. 

Me transporta..

10 comentarios:

  1. Ya somos dos, yo tampoco tolero la prepotencia venga d quien venga. Oye esa imagen de las sábanas tendidas al sol y tú atravesandolas me ha hecho recordar muchas cosas buffffff

    Hoy me has puesto melancólica, en cuanto salga a la calle no podré evitar mirar y buscar golondrinas ¡eres encantadora!

    ResponderEliminar
  2. Coincido en no soportar la prepotencia de los necios.

    es cierto que un apartarse momentaneamente, un lugar que se nos hace amable y dejarse llevar por los recuerdos de momentos felices nos devuelven la calma que nos roban los cretinos.

    Somos reversibles, podemos convertir el mal humor en placidez...solo hay que saber.

    Y a estas alturas también sabemos que los cretinos en su necedad solo saben estar permanentemente en estado de cabreo.

    Por eso es tan sano apartarse de ellos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sencillo , "el sol si le llamas vendrá" por que a mañán es azul.
    Yo, aprendí ya hace algún tiempo a no conceder a nadie el privilegio de poder enojarme ,. Ahora que nadie tiene esa facultad me doy cuenta de los momentos que he perdido de felicidad. ya nadie tiene sobre mi ese poder de enojarme.
    ¡Te deseo feliz e bonita mañá en un hermosos azul.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ló, y es que la prepotencia es de necios y de gente que no se quiere deamasiado y la paga con los otros.

    Y tu niña, sabes darle la vuelta al calcetin y reconciliarte contigo y eso es lo que importa.

    besinos

    ResponderEliminar
  5. La canción es una pasada, absolutamente mágica. Y estoy contigo en todo lo demás también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. vaya, qué suerte trabajar con patio interior. Donde yo trabajo los patios son exteriores, y allí las personas no cuelgan la ropa a secar,
    ni huele a caldo puchero o pollo al ajillo.
    solo
    te ves tan solo fumando, y eso que yo no fumo!!
    en fin, que cada día es más difícil que nos entiendan

    ResponderEliminar
  7. Cuando te suceda esto, recuerda que la PREpotencia es la coraza del impotente...

    ResponderEliminar
  8. Debemos aprender a no dejar que cualquiera nos "queme" la existencia, solo vale para perder un tiempo precioso, hace tiempo que practico el ejercicio de la invisibilidad, cuando alguien se pone petardo y quiere que entre en su ruleta petarda, sencillamente pienso es invisible, es invisible.... al tercero ¡es invisible!
    Saluditosss!

    ResponderEliminar
  9. Yo si que me llevo EL FRESCOR EN MIS PESTAÑAS cuando te leo. :)

    ResponderEliminar
  10. después de un mal momento, siempre llega la calma y, si con buenos recuerdos, mejor.

    Besibrazos

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***