jueves, 19 de abril de 2012

Chatarra hormonal


Del plumón que caldea el corazón extraigo un sueño y lo protejo como al niño de mis ojos. Hoy he tenido un mal día, muy mal día, muy torcido, muy amargo, muy de ondas expansivas y no he sabido gestionarlo, ni hacerle un pliegue y tres dobleces para guardármelo enterito en el bolsillo izquierdo junto con otros restos, otros esqueletos de otras vidas sucedidas en otros días malos ya olvidados. Joder, qué vieja me hago -me digo boca adentro- qué amarga, y es que a veces se me cae a chorros el líquido sinovial de la paciencia, pierdo por días la flexibilidad de la luz, aquellas porciones de momentos intensos de cordura, sosiego y esperanza. En fin, por fortuna y sin esperarlo ha venido ésta canción a ordenarme las venas y rescatarme de mí misma...


13 comentarios:

  1. Una vez conocí a una chica que comía margaritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, pero se me perdió dentro de un reloj de arena..

      Eliminar
  2. Hay días de todos los colores, déjalo marchar,seguro que mañana será otro día totalmente distinto.

    ¿Sabes Lo? yo veo intacta en ti a la chica que comía margaritas, en serio.

    Besos y abrazos reconfortantes

    (¿Puedo escribirte al correo?)

    ResponderEliminar
  3. Ah, la canción de Luz Casal es una pasada aunque no sé que sucede que no puedo escucharla pero la conozco

    Otro beso

    ResponderEliminar
  4. La música nos tranquiliza
    incluso nos vuelve a dar otra oportunidad
    y volver a vivir otros momentos
    aunque sea sólo en la memoria.

    como siempre, un post intenso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que te voy a explicar de días buenos y malos, de suspiros y lágrimas , que te voy a explicar ?

    Un buen día te das cuenta que has ido guardándolos y todo brilla para seguir con el círculo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. "ordenarme las venas"... Hay frases que merecen marcos

    ResponderEliminar
  7. Uffff Ló, dias asi mejor tirarlos al cuarto de atras como dice Carmen Martin Gaite...porque envenenan la savia nueva...

    Luz Casal me enamora.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Ló, todos hemos tenido alguno de esos días en que quieres barrer los recuerdos bajo la alfombra. Lo mejor que puedes hacer es pensar que " mañana será otro día". Hay que matar los demonios para poder ser feliz.

    Un besuco, amiga!

    ResponderEliminar
  9. Hola, ola de mar..
    A veces encontramos la paz en canciones, otras veces en las palabras de otros. Yo casi siempre las encuentro en las palabras de las personas que quiero. Hay una canción qeu si me pongo a veces, para animarme, es esta: Tengo, Pastora.
    Mañana será otro día..., para ser feliz.
    Un beso
    del
    Aire

    ResponderEliminar
  10. Vaya... no se que PLANETA habrá cruzado el cielo, pero su ONDA expansiva, creo que nos ha dejado TOCADOS y no precisamente por la MANO DE DIOS!!!
    MOMENTOS QUERIDA, MOMENTOS en los que a veces creemos que salir del LABERINTO, es tan difícil que solo a costa de exprimir sesos y sentimientos, encontramos el CAMINO DE REGRESO A NUESTRA PAZ INTERIOR, es DIFÍCIL, pero NO IMPOSIBLE!!! así que a TOMAR DECISIONES, que esto siempre viene bien
    UN RELAJADO FIN DE SEMANA, es mi deseo para tí MIL BESINES DE TERNURA:)

    ResponderEliminar
  11. Rescatarnos de nosotros mismos...¿hay tarea más complicada y ardua que ésta? está muy bien que tengas esa melodía que te haga olvidar un mal día, momentos de impaciencia, de tensión, de cabreo o mal humor... y te permita salir fuerte a por otros momentos de total calma y felicidad, el ying y el yang mi querida Ló, y tú los describes latido a latido...que bien escribes niña, que regalos nos haces.
    Abrazotedecisivo y pasa muy buen fin de semana

    ResponderEliminar
  12. Para ser quienes somos tenemos que aceptar que existe en nosotros algún perfil naufrago.

    Que cuando aparezca pase rápido, que no deje demasiado poso, y volver -rodeados de música- a nuestro ser más querido.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***