jueves, 16 de febrero de 2012

Código(s)

Creo que la primera vez que escribí lo hice por dentro. No cogí un papel sino que me usé de lienzo a mí misma (aún lo hago). Sí, seguramente empecé a escribirme por el hueso del dedo pequeño de un pie, seguro que el derecho porque soy diestra. La base de la historia de mi vida está escrita en esos diez dedos, luego y a medida que mi cuerpo crecía decidí ir subiendo, dibujando flores de tres pétalos en los bordillos de calcio hasta que llegados a la rodilla me pudo el cansancio y descubrí la pasión por la hoja en blanco. De adolescente (me) escribía textos en espiral, todos ellos con boli verde-bosque, de esa forma conseguía que la gente que pretendía leer mi diario (o lo que fuera) se cansara al tercer giro y dejara mis paranoias en paz. Mi madre era especialista en robarme las espirales, nunca se cansaba por mucho que yo empequeñeciera la letra (de hecho -¡y a mi edad!- se me queda mirando fija y sé que aún lo hace). Hoy soy yo quien leo las espirales de mis hijos, a veces las encuentro camufladas dentro de sus dibujos, otras, la mayoría, en el fondo de sus ojos. Y nunca me canso de leerlas, nuncanuncanunca, y sé que jamás me cansaré por mucho que ellos crezcan y empequeñezcan y retuerzan las letras.




12 comentarios:

  1. Precioso texto Ló, me ha encantado y me encantaría leerlo y publicarlo en mi blog de Audio Lecturas
    si tu me das tu autorización.

    Hacia tiempo que no me pasaba por tu blog, espero que ahora que te he encontrado de nuevo nos leamos mas a menudo.

    Te djo un abrazo desde mi blog personal
    Cajon secreto por si te apetece pasar por allí.

    ResponderEliminar
  2. Lo, llegamos aquí a través de Conxita, la "T" más grande de cualquier academia.
    Nos alegra haberlo hecho, me ha llamado la atención varias cosas de las que hablas. Eso de escribir en espiral, es algo que me resulta muy próximo, me encanta escribir, paso la mayor parte del día haciéndolo, de todo, absolutamente de todo.

    En una etapa de mi vida, también escribía en espiral, sigo haciéndolo, sobre todo cuándo escribo cartas postales, si como lo oyes, aún escribo cartas postales, llámame romántico, debo ser uno de los pocos, que aún a día de hoy, escribe cartas postales, con su sello, su fecha y su dirección. Siempre las envío a las mismas personas y siempre en espiral. Curioso.

    También suelo escribir por dentro, hacia dentro, entiendo a lo que te refieres.
    Con permiso, nos quedamos por aquí.

    Un placer haberte conocido.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. RUEGO A LA VIDA, que no me canse nunca de LEERTE!!! :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a Conxita vengo... y me quedo!
    Las espirales! Siempre me he visto y escrito también en espiral... a mí a veces sí me cansan... y a veces me cuesta!... y otras se me olvida que soy y estoy en espiral... y entonces vuelvo a verlas por todas partes.

    ResponderEliminar
  5. Las espirales...me devolviste ala adolescencia...tus letras tienen vida, vida que acaricia

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Que impedia al chico distinguir donde acaban las luciernagas y donde empoezaban las estrellas....el mundo se expande en espiral da vueltas y passa por el mismo sitio pero un poquito mas allà, escribir en espirar es una pulsion inconsciente hacia la unidad , el absoluto y la comprension del porqué...

    ResponderEliminar
  7. Me pasa como a ti, no me canso de saltarme esos códgos, aunque cada vez más... cambio el lugar de lectura...tú ya sabes, el papel, la sonrisa, su mirada...todo la delata jejejeje.
    abrazotedecisivo guapa

    ResponderEliminar
  8. !Claro que sí Ló... jamás de los jamases nos cansaremos de leerlas!!!, los hijos, son lo más especial de toda nuestra vida, siempre lo son y no decae esa especialidad ni aunque crezcan.
    Precioso texto.

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
  9. Hola Lo, vengo del blog con Te de ternura que te dedica una entrada, magnifica y me encuentro que Lo eres, tu.. y veo que esa sensibilidad de la que habla es absolutamente cierta... en tus escritos... en lo que de ellos nos llega..

    me gusta como siempre lo que nos muestras.... leer las espirales de los hijos siempre, siempre es un placer..

    un beso

    ResponderEliminar
  10. A mi aún no me ha llegado esa edad, pero me quedan 2 telediarios.

    Tiene que ser genial :)))

    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  11. toda espiral busca un escape. Tienen vocación de círculo, pero ambición suficiente para escapar a la Ley de la Gravedad.
    si tus hijos heredaron tus mismos dedos y un bolígrafo color rojo sangre pasión, no cabe duda que un día un bosque
    repleto de vida rodeará cada paso que deis

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito lo has dibujado ,aquí,sobre el "lienzo en blanco".
    Y menos mal que tenemos dedos y manos y rodillas y brazos..para empezar a escribir o para seguir escribiendo porque sin la comunicación podemos caernos en un vacío inmenso.
    Los hijos son como secantes de las espirales de sus padres.Ojalá ellos sigan escribiendo ,que lo harán!!
    Besucos

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***