lunes, 6 de febrero de 2012

Campanilla


Las 12:40h y parece que el tiempo está encantado y no pasa, se me atasca. Lanzo la mirada por la ventana e inmediatamente me enamoro de la luz cristalina de este lunes, la ciudad despierta de un hechizo de nieve y lo celebra irradiando nitidez. Necesito irme, salir. A veces siento la membrana fugitiva vibrándome en pleno pecho, como si de pronto llegara tarde a algún lugar y me urgiera una bocanada de aire fresco o un pedacillo de tramo para echar a volar. B. no se da cuenta, teclea en su pequeño ordenador granate ajena a esa luz ambiental, al tiempo y a todo. La observo desde un lateral e intento absorber con avidez la sensación de calma que me transmite su gesto al teclear. Me gusta el temple expuesto en sus ojos, la seriedad de su boca, el entrecejo apretado en dos líneas intensas "como si entre ellas sostuviera el cuerpo de una idea"- pienso, no sé.. tengo la sensación de que al concentrarse tanto le crecen una especie de alas invisibles desde los omoplatos y es capaz de crear una burbuja de ausencia a su alrededor, un muro invisible que delimita su propio espacio vital y en dónde no penetra sonido alguno. Me gusta la gente que tiene la capacidad innata de desaparecer de pronto, de volar lanzándose en picado desde la minutera de un día cualquiera. Siento unas ganas locas de abordar su bolso y robarle un poco de polvillo de hadas...



23 comentarios:

  1. Lo que mas me sorprende de ti , Ló, Es que escribes tan bien como eres capaz de amar. Y creo que esto no tiene precio. Afortunados los que te rodean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los seres intensos lo somos para todo, también para lo malo ( y tú, que eres de mi tribu lo sabes bien), pero en este caso eres tú quien me lee con los ojos rojos del cariño, por algo eres mi MIQUELARCANGELET de la guarda..

      (o no? ;)

      Eliminar
  2. tÚ SI QUE eres un hada mágica, que te asomas a mi espacio con cosas hermosas que regalar. Sigue soplando polvillos mágicos de tu bolso.

    Abrazotedecisivo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tu espacio es todo hechizo, SARA!

      Un besote, preciosa

      Eliminar
  3. !Ay, es que lo cuentas de una manera que, ¿cómo no vas a sentir ganas locas de ir a cogerle polvo de hadas?!!!... si es que es imposible no sentir esas ganitas locas, ló!, yo, también lo deseo, también con las ganitas locas, por fa...cógeme un suspirillo aunque sea chiquitito de polvo de hadas también para mí.
    ... los niños, es que son mágicos ellos en sí mismos, un mundo aparte, !lástima que crezcan y vayan perdiendo sus polvos de hadas, lástima!

    Mil besitos gordotes a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te guardaré APM, palabra que en cuanto le robe un saquito hago repartición para todos! ;))

      Un besote, guapísima, cuanto se te ha echado de menos!

      Eliminar
  4. No te había leido, lo hago en este justo momento. De alguna manera hemos tratado un mismo tema. La capacidad de perderme en el fondo de mí mismo me viene desde la adolescencia, o quizás de antes de nacer.
    Escribes perfecto, yo sin falsa modestia soy incapaz de poder expresar como quisiera aquello que nace dentro.Se nota que soy de ciencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo expresas maravillosamente con tus pinturas y tus letras, anda ya JAVIER..eres un navegante de sueños, llevas la magia en el adn!

      Eliminar
  5. Ló, ya sabes ... no llegas tarde a ningún sitio. No es prisa. Es la sensación de que te falta tiempo, como si la vida te fuera en ello.

    Coge los polvos mágicos, se alegrará.

    Un petonàs i gràcies per la teva complicitat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé ESMERALDA, la sensación de llegar tarde a ningún sitio la tengo muy arraigada desde hace muchos, muchos años..

      Gracies a tu, bonica...trobar-te ha estat tot un tresor

      Eliminar
  6. Una cualidad genial esa de desaparecer para el resto...

    Será cuestión de robar polvo de hadas...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo en el intento, PLUVISCA... ;))

      Besitos

      Eliminar
  7. Me ha encantado, chica, pero egoístamente te pediré que me guardes un poco de ese polvo si lo consigues...Te lo agradeceré como nadie :)

    Besazos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te guardaré DANI, pero que conste que tú no lo necesitas, eres el mago de la luz!

      Petonsssss

      Eliminar
  8. Querida Ló, me parece que ese polvo de hadas no se lleva en el bolso. Creo que, aunque se pudiera robar, es muy probable que no surtiera el mismo efecto en todos. Quién no es Campanilla en algún momento...!!! Una "buena mirada" nos convierte en Campanilla. O en Peter Pan.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí VICTORIA, sospecho que los polvillos mágicos los llevamos en el fondo de ojos de la percepción. No obstante....yo seguiré en mi intento ;)

      Eliminar
  9. La sensación de huida o fuga es igual que tu texto:libre,fuerte,con necesidad de respirar,detalle sobre detalle,creando magia solo posible con los polvillos de un hada.
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces GO no me cabe la menor duda que tú debes tener alas invisibles en la espalda..

      Besitos, preciosa

      Eliminar
  10. Aisss Dios mio!!!! UN POLVILLO DE HADA MARAVILLOSA eso es lo que TÚ nos dejas QUERIDA LÓ, pero que descripción tan DELICADA de la AUREOLA de una PERSONA!!!, Que maravilla de PENSAMIENTO, que FACILIDAD de EXPRESIÓN, una EXPRESIÓN ÚNICA que me FASCINA!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Ló, he visitado tu jardín (tu blog de margaritas) y quería darte la enhorabuena. Está lleno de buenos detalles. Eso del entrecejo apretado como sosteniendo una idea sólo puede escribirlo quien lleva la literatura en el alma, o quien tiene el alma enredada en palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Quien no se a sentido campanilla alguna vez?...
    hermoso texto...
    un abrazo
    :-)

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***