domingo, 8 de enero de 2012

Sine Die

Las estaciones están enredadas, pienso mientras observo como el invierno se despereza entre el poso de café y mi cucharilla. Le cuesta despertar del todo, lo veo desenroscarse en el fondo de la taza mientras doy un trago lento y observo tras la ventana. Dijeron que hacía más de 50 años que las cigüeñas de septiembre no se acercaban al campanario, "pronostican un invierno cálido" afirmaron, mi cuñada se sonreía "ha sido venir a vivir tú y...", después llegó la lluvia, muchísima lluvia, después el otoño hizo un baile corto, ahora el invierno intenta despertarse a tragos de café cálido.

De entre todos los adornos navideños aquello que siempre me cuesta quitar son las luces. De hecho y por votación familiar dejaremos puestas (sine die) las del salón, las "de ver la tele con luz tenue" dice R, "las de soñar", pienso yo. Y es que a veces la penumbra me descubre ventanas....y las ventanas -como la de la foto- me proyectan al recuerdo de aquellos sueños que quedaron estacionados en el arcén de la memoria.





(Ummm...siempre que escucho ésta canción siento ganas de volar... :)



17 comentarios:

  1. Siento romper el aroma poético de tus pesamientos pero es que yo lo primero que quito son las luces, menuda factura me viene todos los meses.


    La foto es preciosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, según la foto, parece que vives en un pueblo alejado de la ciudad.

    Yo también tengo la suerte de hacerlo, en un pueblo de Madrid, al noreste, pocos habitantes, tengo un rio muy cerca y en nuestro pueblo no conocemos los semáforos.

    ResponderEliminar
  3. Jo vull una finestra com aquesta i una cançó voladora com aquesta i un hivern na garifred com aquest i un somnis com aquestos que tu dius ...on s'ha de firmar?

    ResponderEliminar
  4. Siempre me gustó la luz tenue, es más, creo que la mayoría de las de cas alo son.

    No pongo luces en navidad ( desde hace unos años) pero eso es otra historia

    La canción es de las que me hacen fluir

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Puedo venirme a soñar contigo??? me encanta esa idea. Soñar eternamente acurrucado :)

    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  6. uy... a mi tamnien me cuesta quitar las luces...
    de hecho...creo que deberiamos tener siemrpe luces de colores cerca de nosotros...

    bonito post...
    me identifico mucho con tus palabras...

    un abrazo
    :-)

    ResponderEliminar
  7. A mi también me encanta seguir un tiempo más con las luces... Se ve mucho más cálido el hogar y como bien dices, invitan a soñar.
    Preciosa ventana y preciosas vistas. Una maravilla perderse en ellas.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  8. Algunas ventanas abren más que un simple paisaje idílico...

    Saludos y buen año.

    J.

    ResponderEliminar
  9. Yo vivo en un pueblecillo a las afueras de Barcelona, huí de la ciudad para poder disfrutar de la paz del campo..y es que la cabra tira al monte y yo, que soy cabra profunda, lo adoro! ;)

    Sobre las luces de Navidad si las enciendes de noche y apagas el resto el consumo es mínimo y ganas en calidez ambiental, no sé, es que a mí me hechiza esa luz ensoñadora.. :)

    Besos, CIELO :)

    ResponderEliminar
  10. No cal firmar, MIQUEL, la finestra i la cançó voladora te les deixo per “aquells moments” en que tot pesa massa, ara l’hivern..en fi, jo que visc al Montseny aquest any el trobo un pel massa càlid..

    Petonets voladors! ;))

    ResponderEliminar
  11. Enjoy! :)

    Besos ESCUCHANDO PALABRAS, bienvenida!

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre he puesto luces y adornado la casa, y eso que soy atea profunda y la navidad no tiene nada de religioso para mí, en fin, cosas..

    La luz tenue es perfecta para bucearse por dentro y estirar de las hebras de los pensamientos, tengan estos el formato que tengan y por supuesto, el abrigo ideal para la ensoñación.

    A qué es una canción increíble?, es de Antony & The Johnson y se titula “Bird Gehrl”

    Besos, PLUVISCA :)

    ResponderEliminar
  13. Ven DANI, que hay un rincón esperándote aquí, en pleno ovillo.. :)

    Molts petonets!

    ResponderEliminar
  14. De momento nosotros vamos a dejar las luces de colorcillos del salón, son tan cálidas y dulces, no sé...esos pequeños detalles me pueden, FIRENZE..

    Besos y créeme que la "identificación" es mutua

    ResponderEliminar
  15. Esas luces son como la luz de la chimenea, igual de dulces e igual de incitadoras, a que sí? :)

    Creo que, en lo posible, es bueno rodearse de aquellas pequeñas (grandes) cosas que nos hacen felices, aunque sea una felicidad tamaño guisante.

    Besitos, LEONOR, preciosa

    ResponderEliminar
  16. Sí, algunas ventanas nos precipitan a nuestro propio paisaje interior..

    Buen año también para ti, JOSÉ A, me alegra verte por aquí :)

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***