jueves, 29 de diciembre de 2011

Pequeño bautismo de luz



Enciendo un cigarrillo,
miro por la ventana
y dejo que la luz me consuma.


( Me gusta salir al invierno con la piel cubierta y el alma desnuda..)

9 comentarios:

  1. Es preciosa esa foto con esa luz tenue, lo que no son tenues son tus palabras, que son magnificas...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Hacen una hermosa composición tus letras y la imagen. Me han hecho soñar.

    Que tengas un Feliz Año 2012.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Celebro que te gusten luz y palabras, Cabopá, es un gustazo volver a tenerte por aquí :)

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Si te han hecho soñar me doy por contenta Verdial :)

    Besos y desde luego feliz entrada de año!


    (Que poco me gusta a mí todo el follón de las campanadas.......)

    ResponderEliminar
  5. Con el alma desnuda para llenarla de preciosas sensaciones que se convertirán en recuerdos.

    Me gusta como expresas sentimientos.

    un abrazo de invierno, apretadito!!

    ResponderEliminar
  6. También en invierno me gusta colarme por debajo de la puerta, por una rendija de la ventana y ver la luz encendida, el hogar que acoge a la familia, que calienta el alma... Me gusta mirar la mirada de los amigos y desearles felices fiestas y todo lo mejor.

    Un beso no, todos.

    ResponderEliminar
  7. El alma siempre a la intemperie de las emociones, yo es que no sé "vestirme" de otra forma..

    El gusto es mutuo, Esmeralda, tu blog es de una sensibilidad exquisita :)

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Perse que alegría me han dado tus palabras!!, a mí me encanta que entres por mi casita y me dejes tus cariños en forma de buenos deseos.. :)

    Feliz año también para ti!!

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  9. Siempre con el alma desnuda Ló...el alma nunca tiene frío :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***