lunes, 14 de noviembre de 2011

Ejes


Es curiosa la forma en la que viajan las cosas. Hoy, sin ir más lejos, mientras me colocaba las gafas ha sonado en la radio el primera acorde de una canción y de pronto he recordado que desde Julio no me pintaba las uñas de margaritas y no escribía en el blog. Este blog que tiene la forma anatómica de mis estados de ánimo, mis divagaciones y pensamientos. De pronto he sentido una urgencia tremenda por repicar teclas, tengo tantas nadas que contarme que si las junto unas con otras logran formar el conjunto exacto de mi vida.


11 comentarios:

  1. Un placer ir descubriendo poco a poco quien se esconde o se crea tras el teclado.

    ResponderEliminar
  2. Los estados de ánimos nos delatan, así es la vida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. me gusta como escribes, me llega...pero te prodigas tan poquito...

    Animate a escribir mas mujer!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Te esperaba!!
    De vez en cuando aunque vea que no has posteado, entro en tu espacio por si el mio tiene problemas y no actualiza.


    Me alegro de volver a oírte/teclear.

    y... sí, la vida esta llena de nadas, de muchos, de pocos..

    Píntate mas veces las uñas, anima...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. un placer leerte nuevamente ... asómate más seguido por los buenos ánimos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pilar, desde luego hay mucho (todo) de mí en éstas mis divagaciones..

    ResponderEliminar
  7. Sí, no se puede huir de la emoción..

    Un abrazo Sneyder

    ResponderEliminar
  8. Gracias Pluvisca, la verdad es que no pensé que alguien siguiera leyéndome, ha sido una agradable sorpresa.. :)

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Esmeralda, es un gustazo tenerte aquí!, te envío hoy un abrazo fuerte de osa polar!

    Y besitos!

    ResponderEliminar
  10. Que no me había percatado de tu vuelta, pues que alegría. Muchos besos.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***