jueves, 17 de noviembre de 2011

Ecos



Tengo las manos heladas y los labios ardiendo. He encendido una vela cuadrada que guardaba desde hace mil Navidades y una barrita de incienso con aroma de canela. Mi cuñada las odia, arruga la nariz ya desde la puerta, pero a mí me relaja el olor, toda la casa huele a pastel de cumpleaños y a lluvia.

No sé bien la razón pero me gusta encender velas cuando llueve. Cuando llueve y es otoño y siento la necesidad de recogerme piel adentro y hermetizar ciertas puertas de mí misma. Para que no se me escapen los anhelos que necesito para sentirme -imagino- o alguno de esos silencios internos que guardo bajo la almohada de la emoción. Y es que desde que piso ésta casa-palomar ando despeinada anímicamente y parecen haberse despertado ecos tras la ventana. Ecos y rumores, como hormigas que me recorren la conciencia. Quizá todo sea cíclico, pero desde que estamos aquí tengo la sensación de que la tierra está viva..





5 comentarios:

  1. No hay nada mejor que dejarse sentir, que hacer una pequeña introspección y dejar fluir lo que nos provocan las cosas que nos rodean.

    Todo suele ser cícilico pero hay lugares donde una se siente más viva

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay algo en la lluvia que nos ayuda a mimetizarnos con la naturaleza, aunque sea prefabricada de fuego cuadrado (?)

    ResponderEliminar
  3. Que gozada leerte Ló,eso es el otoño...tiempo de recogimiento, de interiorización... para prepararnos de nuevo... para la algarabia de la primavera...todo son ciclos...vitales...a los que estamos unidos... aunque ahora cada vez más la gente lo ignore...
    Me encantan tus ecos...me llegan hasta aquí...son muy sonoros.

    Abrazotedecisivo

    ResponderEliminar
  4. Ló, tus ecos me han llevado a sentir dentro de mi, el olor a tierra, roja, mojada.
    Cierto que todo es cíclico pero no estés mucho tiempo despeinada, luego cuando te quieres peinar cuesta mas.

    Peínate y píntate las uñas.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***