sábado, 19 de marzo de 2011

Tengo, tengo, tengo..





Tengo 40ypico años, un amor, hijos, un labrador, un jardín loco, siete lunares (repartidos), un número incontable de libros, tazas, fósiles y pecas, 2 sueños imposibles, 1 reto diario, 2 amigas-hermanas, una cuñada que me considera su mejor amiga, una adicción inconfesable, presbicia, una añoranza profunda, una dolencia desde la infancia (de la que algún día escribiré), una forma de fumar que roza lo ridículo, un trabajo cómodo aunque inestable (y gracias), unas ganas locas de ser menopáusica (lo juro), una colección de piedras de mis viajes, ansiedad por escribir....pero sin saber el qué (de ahí nació este blog medio extraño), un coche que no conduzco porque no tengo carné ni pajoteras ganas de tenerlo, alergia a la mimosa, respeto a la luna, un instinto solitario que controlo, una sonrisa bonita (dicen) y unos calcetines de lana con conejos rosas. Y si no fuera por esos ratos de ausencia en los que el vacío inexplicable se me enrosca en la nuca afirmaría que tengo absolutamente todo para ser feliz.



23 comentarios:

  1. Tienes de todo.
    No te puedes quejar.
    El vacío inexplicable también lo tengo yo.

    Disfruta de lo demás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Buen autorretrato.Puedes darte por contenta por lo mucho que tienes. Del vacío al que aludes no se escapa nadie. En cuanto a escribir, hazlo cuando tengas algo que decir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Escribe Ló, escribe aún cuando creas que no tienes nada que contar, tus cotidianidades son tan cercanas que resulta un placer leerte

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que resulta bonito leerte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Se necesita ese vacío para apreciar más lo que se tiene.
    Devuelvo tu amable visita a La Acequia, en la que espero hallarte siempre que lo desees.

    ResponderEliminar
  6. No me quejo TORO, ni siquiera cuando el vacío me engulle..

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Sí...tengo mucho ANTORELO, no me quejo...no...

    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría tener una imaginación enroscadora, MARÍA (en vez de saltarina) y también me gustaría tener grandes y buenas historias que contar, aunque fueran ciencia ficción...

    Pero como no tengo imaginación para inventar historias voy saciando el instinto de teclear recreándome en mis pequeños momentos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias ESTRELLA, es un gustazo tenerte aquí.. :)

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Supongo que el vacío hace de contrapeso y equilibra, de alguna manera. Aunque también te hace sentir como un gruyère, PEDRO.

    Mil gracias por devolverme la visita, desde luego allí me tendrás.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ló ,Bienvenida a mi blog como espero yo serlo del tuyo ,la verdad es que cree el blog por la era del paleolitico y no habia vuelto a entrar hasta hace unos dias ,pero te voy a agregar con tu permiso .Muy buen blog y tu perrita es casi como la mia ,se diria que son como primas ,ella es cruce de Golden Retrivier con Bretón ,una bomba ..jajja .

    Besosssssssssss Ló !!!

    ResponderEliminar
  12. Ese vacio que te rodea de vez en cuando es quizás el punto de locura que te permite valorar todo lo demás y ser consciente de que la felicidad se puede disfrutar día a día, pero no se puede sujetar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Tienes amor, salud y una familia. Lo tienes todo. Me ha encantado descubrirte más. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo diría algo similar de mí misma, y muchas veces me he encontrado así, preguntandome que me falta para ser feliz si lo tengo todo, al final, llego a la conclusión de que esos ratos de vacío inexplicable son justo la clave, los que me confirman o reafirman que tengo la felicidad, más una felicidad efímera.
    (son molones tus calcetines de lana con conejitos !vaya que sí!)


    Mil besotes gordotes

    ResponderEliminar
  15. A veces no sirve lo que tenemos para ponerlo en la balanza y constatar cuántos kilos de felicidad nos caben, sino lo que somos.

    Niña, me encanta leerte, me encantan tus calcetines de lana (yo tengo otros muy parecidos), me encanta tu blog y lo que cuentas, y cómo lo cuentas... oye, pero lo de la menopausia, yo no tengo prisa, eh!!

    Besitos achuchaos

    ResponderEliminar
  16. Creo que tienes muchas cosas envidiables...incluso esos momentos de vacio
    Felicidades por una vida tan plena
    besos

    ResponderEliminar
  17. Me alegra tenerte aquí, LUA!, tu blog es como la primavera, un estallido de color, me encanta!

    Mi perrita es una labradora de 3 meses y medio, es un amor pero está está hecha un trasto!...ahora misma la tengo a mis pies, roncando como una locomotora jeje :)

    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Dice Punset que la felicidad es la ausencia de miedo, aunque bien pensado quizá la felicidad sea un simple donut y ese hueco interno el vacío que consigue darle la forma exacta.

    Besos, PILAR, no sabes cuanto aprecio tus comentarios

    ResponderEliminar
  19. Gracias, NIEVES, tesoro :)

    Un rebesote!

    ResponderEliminar
  20. Suscribo absolutamente todas tus palabras, APM, en realidad si la felicidad no tuviera escalones ni fuera efímera apenas la valoraríamos..

    Pero ese maldito vacío, ese....en fin..

    Besotes, guapísima!!

    ResponderEliminar
  21. Ay PERSE, pues yo tengo jurado y rejurado que en cuanto pille la menopausia me emborracho, por todo lo alto!...ofú! ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. "Plena" es una palabra muy grande JUANJO...pero sí tengo todos los "elementos" necesarios para saborear cachos de plenitud...

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  23. Resulta muy agradable ver que hay gente que tiene,tiene,tiene..lo necesario para ser feliz!!Sonrío...

    Me alegro por ti.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***