jueves, 24 de marzo de 2011

Bálsamos


Nunca he sido de morderme los labios y envenenarme. Primero porque no sé sostener el veneno en la boca ni aplastarlo bajo una capa de pintalabios. Segundo porque antes de intentarlo me lo trago y lo enquisto hasta tal punto que acabo escupiéndolo como los gatos, en forma de bola de pelos. Hoy, al hablar con M. y oírle decir que no tiene un puto puñetero domingo libre para dedicarnos, he notado el veneno sanguíneo recorriéndome las comisuras de las venas. He pasado la lengua y el sabor era tan sumamente amargo que mi cuerpo lo ha repelido y lo he escupido teléfono adentro hasta impactar, de forma inútil por desgracia, al otro lado del cable. Luego al colgar he seguido sintiendo el zarpazo en pleno estómago hasta que de pronto ha salido ésta canción por la radio y ...zas!, me ha animado.

Qué cosas, jamás de los jamases hubiera dicho que ninguna canción de este grupo pudiera rescatarme de un momento intenso de mala hierba.




Claro que bien pensado no sé si ha sido la canción u observar al de la barbita del video.... ;)

18 comentarios:

  1. Sí, la verdad es que a mí también... :)

    Besitos PLINN!

    ResponderEliminar
  2. Aunque soy hombre, voy a ser sincero y decir que el de la barbita...................esta muy bien. Je je je

    No guardes veneno, ni hagas tuyos los problemas de los demás.

    Un abrazo.

    feliz día.

    ResponderEliminar
  3. he vuelto a escucharla, tengo el cd, pero a saber dónde o.O
    biquiñosss

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que envenena ,lo que nos es nocivo para nuestra salud hay que escupirlo tan lejos como puedas ...Piensa que siempre existen cosas positivas que sacar de cualquier situación por muy mala que sea ..En fin voy a insuflarme yo tambien de esa energia ,de esta cancioncita y por que no ...De alegrarme la vista con el de la barbita ..jejje .

    Besos guapi.

    ResponderEliminar
  5. Espero que ya se te haya pasado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mal rato estás pasando, pero todo pasa, incluso los malos momentos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola, vine a visitarte y la verdad es que escribes muy bien...creo que te seguiré leyendo

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Ay, Ló, Ló, Ló...!!! (después de este mantra) te digo que el veneno al final siempre debe ser escupido porque si no, ya se sabe, acaba matándonos por dentro. Escupir, vomitar, arrojar, seguir siempre esa dirección (hacia fuera) es la que nos salva, bueno, también nos salva un menda con barbita como ese!!!

    Besitos y felices sueños!!

    ResponderEliminar
  9. Es difícil no hacer propios según qué problemas ajenos, DAVID..pero sí, te doy la razón...

    Y el de la barbita está de mordisco y medio, sí..jejeje ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo no la había escuchado nunca hasta ayer, y me encanta! :)

    + besos, PLINNN

    ResponderEliminar
  11. Pues sí LUA, niña..mira, una de las cosas buenas del mal momento de ayer fue la canción :)

    Un besote, preciosa

    ResponderEliminar
  12. Cómo no me quedo veneno dentro se me pasa rápido, TORO..

    Petons

    ResponderEliminar
  13. Cierto ANTORELO, todo pasa y todo queda...(como decía el poeta)

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Yo no sé quedármelo dentro MERCEDES, yo lo arrojo integro (aisss como me gusta la sonoridad de ese verbo, "arrojar", lo pronuncias y parece que te limpia y todo)

    Y el de la barbita...ummm ;)

    Besitos, guapa!

    ResponderEliminar
  15. Hola Lo...

    bueno.. no hay que exagerar, te salió la bola de pelo por la boca, seguro que él como te conoce.. lo pasa..

    y seguro que tu rabía se diluye...

    segurito..

    y si.. ayuda la canción y el de la barbita... que no está nada mal..

    y la buena encarnadura..

    Besitos..

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu visita y por tus palabras.
    Y... la mala hierba nunca es buena, disfruta de los otros momentos que te da la vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***