domingo, 20 de febrero de 2011

En diagonal

Las 10 y pico y me preparo el segundo café de la mañana. Utilizo la cafetera eléctrica que me regalaron en mi cumpleaños y que apenas he utilizado desde entonces. Disfruto de ésta calma pequeña pero circular, una calma compacta que me llevo al paladar antes de que venga la marabunta y mi tiempo se divida. Llueve, hoy tengo comilona familiar, pero llueve...y me gusta tanto mirar por la ventana de ésta casa...me relaja hasta extremos ilimitados. Es curioso, pero a veces sólo hay que girar levemente la cabeza para cambiar la perspectiva vital y rellenar el vacío.

Aunque sea un poco. Aunque ocupe el mismo espacio y tenga la misma densidad que un poso de café.

14 comentarios:

  1. Guau! Miau! Me gusta esta taza! :) feliz día:))

    ResponderEliminar
  2. Jajaja a mí también, PLINN...(y la perspectiva)

    Feliz día para tí también!! un besote

    ResponderEliminar
  3. Llevas razón, a veces, una nimiedad puede cambiar nuestro ánimo. Buena comilona.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esos pequeños momentos son extraordinarios, no tienen precio. Me alegro que tu nueva casa sea tu refugio desde donde mirar el mundo de manera amable.

    Cómo me gusta leerte, niña!

    Disfruta de tu comilona-dominguera-familiar.

    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
  5. Cuando encuentras la calma en un retazo de tu vida cotidiana, tienes sin duda un tesoro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Verdad que es fantástico mirar por la ventana mientras llueve?... mirar y mirar cambiando la perspectiva. Me alegro que goces de tu casa, de la calma, de la paz interior que lo armoniza todo y de tu marabunta cuando llega !hay un sin fin de cosas pequeñas maravillosas con las que gozar hasta el infinito, Ló!!!

    Mil besitos

    ResponderEliminar
  7. Sí, y a veces un simple movimiento lo cambia todo.. :)

    Un abrazo, ANTORELO

    ResponderEliminar
  8. Si supieras PERSÉFONE cuanto atesoro esos momentos de calma conmigo misma...me resultan, decorazón, vitales.

    Un beso con abrazo achuchero, guapísima

    ResponderEliminar
  9. Suscribo tus palabras PILAR..esos momentos son auténticos tesoros y, como le decía a Perséfone en el mensaje de arriba, para mí resultan vitales..

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Ay APM...cuánto me ha gustado tu comentario, tienes tantísima razón...en los pequeños detalles está la vida en mayúsculas..

    Un besote, preciosa!

    ResponderEliminar
  11. Saborear la calma, reposando el alma en un retazo de tu vida, en un instante perfecto donde se frena el galope de la rutina.

    Te deseo muchos momentos en que puedas mirar por la ventana...

    Besitos, niña

    ResponderEliminar
  12. Mirar la lluvia caer, o en su defecto escucharla golpear contra un techo de chapas de zinc, es como un mantra. No importa quién seas o cómo te sientas.

    Eso siempre ayuda a reljarse.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  13. Pero aún así, relaja, eh?.

    Hay que aprender a saborear los momentos. (y no es un anuncio de café... jajajajaja)

    Disfruta de tu tiempo... Es tuyo y nadie te lo puede quitar.

    Besibrazos.

    ResponderEliminar
  14. qué linda pareces, Piba!
    y qué mirada intensa de la vida, aunque sea cotidiana.
    debe ser eso de alimentarse con margaritas!

    abrazo

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***