jueves, 16 de diciembre de 2010

Y volar


Mi amigo T se ha ido de viaje, me ha llamado desde el aeropuerto momentos antes de embarcar. Hemos hablado de la ilusión del viaje y del poco equipaje que llevaba, apenas dos mudas y poca cosa más, ni libros ni música, me decía. Me gusta sentirle así, saber que deja parte del equipaje anímico en el aeropuerto y se va libre de sí mismo. Sólo espero que le haya tocado ventanilla, volar es como desaparecer un poco de todo y eso merece contemplarse. Siempre que vuelo tengo la sensación de que estoy tan cerca del sol que puedo acariciarlo con las pestañas..



Hoy no dejo de escuchar ésta canción...




10 comentarios:

  1. Ummm Lo....

    a mi me pasa lo mismo ..

    volar es algo mágico..

    que además sugiere tantas cosas..

    tantas...y tantas posibilidades.

    Besos... deseando le haya tocado ventanilla y a ti tambien.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que le vaya bien.
    Y tú vigila con las pestañas. No te las vayas a achicharrar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si pudiéramos meter el estado anímico en una maleta, a veces, yo me quedaría aquí y embarcaría mi equipaje a algún país de la constelación de Orión o más lejos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. He llegado volando hacia ti, sin equipaje...

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. "volar es algo mágico"

    Sí, ESTRELLA ALTAIR, creo que lo has definido a la perfección, volar es magia pura... :)

    Un besito

    (Le tocó ventanilla ;)

    ResponderEliminar
  6. Tendré cuidado, TORO, aunque si te soy sincera casi prefiero quemarme las pestañas a helarme los ojos..

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. No, de Orión no, que soy habitante! ;). A veces es bueno amasar el estado de ánimo, formar con él una especie de bola parda y lanzarlo por el patio de luces, lejos, muy lejos..

    Un besito, PERSE

    ResponderEliminar
  8. Pues eso me encanta, MERCEDES ;)

    Un besazo

    ResponderEliminar

*** No siempre puedo contestar los comentarios de forma individual, no siempre puedo visitaros y corresponder como me gustaría, pero siempre, siempre, SIEMPRE os atesoro.

Gracias, de corazón, por vuestra compañía. ***